El ocaso de Filosofito y Mauricio, dos humoristas de otra era

En sus años de gloria Filosofito y Mauricio fueron de los mejores fonomímicos del país. Llenaron escenarios, hicieron reír a miles de personas y conocieron de cerca a Alexis Argüello y Bayardo Arce. Ahora a duras penas sobreviven con su jubilación

Filosofito y Mauricio, fonomímicos, comediantes

Mauricio Granera y Manuel Castillo juntos suman más de cien años de vida artística como fonomímicos. LA PRENSA / ÓSCAR NAVARRETE

Orlando Granera y Manuel Castillo ya tienen listo su entierro. Hace un par de años compraron en el cementerio dos lotes, uno a la par del otro, y dieron a hacer las cruces que pondrán en la cabecera. Ninguno de los dos está en agonía ni tampoco tienen alguna enfermedad incurable, pero desde ya están convencidos que quieren estar juntos hasta en la muerte. Mauricio acaba de cumplir 70 años y Manuel tiene seis años más que él.


Lea también: La risa que se apaga


A ellos pocos los conocen por sus nombres. Desde hace más de cincuenta años a Manuel le dicen Filosofito. Él es el primer fonomímico del país. Orlando sí usa uno de sus nombres, lo bautizaron como Orlando Mauricio y escogió su segundo nombre porque dice que es afeminado y esto le sirve para hacer reír al público durante sus presentaciones.

Ambos iniciaron bailando rock and roll y chachachá en los anfiteatros de las radios de los años sesenta y setenta, después actuaron en circos hasta que se convirtieron en toda una referencia de la fonomímica. Pero sus años de gloria pasaron hace un par de décadas. Pues, aunque aún los reconocen en las calles, los shows que antes hacían cada semana ahora son cada vez más escasos. Sobreviven con la pensión que obtuvieron por sus años como inspectores de transporte, pero según dicen, esta no les alcanza. A veces se ayudan económicamente con las presentaciones que hacen, pero la mayoría de veces no cobran porque “caras vemos presupuestos nos sabemos”, dicen.

Maestros del baile

Uno de los personajes a los que Filosofito le enseñó a bailar fue a Alexis Argüello. LA PRENSA/ CORTESÍA

En una calle del barrio Villa Venezuela, Filosofito y Mauricio dan uno de los shows. Visten camisas celestes con mangas largas, chaleco y se mueven como si tuvieran veinte años menos. “Antes mis pies eran como resorte”, dice Mauricio viendo una foto colgada en la pared donde su amigo lo carga en brazos. Ahora los problemas en las rodillas le impiden saltar y moverse así. Físicamente son polos opuestos. Mauricio es más pequeño, tiene el pelo corto y su piel es más clara. Filosofito es alto, es más recio, usa el pelo largo y tiene la piel oscura.

Son muy unidos desde hace años porque Filosofito fue quien le enseñó a Mauricio todo lo que sabe. Él comenzó bailando rock and roll en las radios de la vieja Managua y después que un peruano llamado Harry Morán le ofreciera enseñarle la fonomímica a cambio de que él le enseñara a bailar ya nadie lo paró. En su vida artística Filosofito ha tenido varios alumnos de baile, el tricampeón mundial, Alexis Argüello también pasó por sus manos.

Lo que reciben de jubilación no les alcanza para cubrir todos sus gastos. Por ello le han solicitado al Gobierno ayuda, pero hasta ahora no les han dado una respuesta. LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN / ÓSCAR NAVARRETE

“A Alexis yo le enseñé a bailar. Yo me iba a su casa a enseñarle y cuando él no podía hacer los pases le pegaba en la cabeza. Él le decía a Mauricio ‘él único que a mí me ha pegado es este negro’, pero solo así aprendió el flaco”, dice Manuel Castillo, conocido como Filosofito.


Además: Mi vida de payaso


Otro de los personajes que conocieron fue al actual asesor económico, Bayardo Arce. Según dicen, él y su hermano Guillermo aprendieron a bailar con él en la radio La Voz de la Victoria y se hicieron tan amigos que llegaban a las discotecas donde ellos hacían presentaciones.

“Yo me lo llevaba a las fiestas. Lo invitaba a las discotecas donde tocaban los mejores conjuntos como Los Rockets, la Tortuga Morada y cuando lo llevaba a su casa la mamá Luisa (Castaño) me regañaba. Me gritaba ‘vas a ver, te voy a mandar preso’”, cuenta Filosofito.

La vejez

Filosofito fue quien le enseñó a bailar rock and roll, chachachá y a la fonomímica a Mauricio Granera. Actualmente hacen presentaciones en eventos y recolección de ayudas. LA PRENSA / ÓSCAR NAVARRETE

En marzo del año pasado fue el último mes que Filosofito y Mauricio trabajaron. Ambos eran inspectores de transporte en el MTI y aunque ya superaban los años para jubilarse les dieron la oportunidad de terminar las semanas de cotización para recibir la pensión completa. Desde entonces esperan en sus casas a la espera que lleguen a buscarlos para hacer presentaciones.

Antes salían más seguido y cuando lo hacen es poco el dinero que juntan. Algunas veces van a las salas de los hospitales donde están internados los pacientes con cáncer o niños con diabetes y les hacen presentaciones sin cobrar.

“A nosotros siempre nos gustaron los aplausos y hay gente que cree que ya no existimos, pero aún estamos vivos. No tenemos la misma agilidad, pero gracias a Dios que seguimos haciendo reír”, concluyen.

Puede interesarle: Óscar Pineda, el tenor y presentador de TV que restaura y maquilla cadáveres


Curiosidades

Manuel Castillo comenzó a llamarse Filosofito porque cuando comenzó en la fonomímica utilizó una guaracha panameña que se llamaba así. Desde entonces todos los conocen por ese apodo. Si quiere ayudarlos puede llamar al número 2280-1507.

Filosofito y Mauricio no pudieron estudiar por la pobreza que había en sus casas. Sin embargo, terminaron la primaria porque los obligaron a hacerlo mientras trabajaban en el Ministerio de Transporte.

Mauricio era sastre y barbero, pero no ejerció porque ganaba más siendo artista. Por su parte, Filosofito tuvo varios empleos para sobrevivir, uno de ellos fue como albañil.

Mauricio tiene 40 años de casado y tuvo tres hijos y una hija. Ella quiso dedicarse a la fonomímica, pero su papá la convenció de que ese no era lo mejor para ella. Filosofito asegura tener 28 hijos, pero solo con un par de ellos tiene relación.


Filosofito y Mauricio, fonomímicos, comediantes
Mauricio Granera y Manuel Castillo juntos suman más de cien años de vida artística como fonomímicos. LA PRENSA / ÓSCAR NAVARRETE

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: