Mujer camerunesa que reclamaba cadáver de su hijo migrante va a juicio este 26 de enero

En ambos expedientes acusan tráfico de migrantes ilegales y crimen organizado, aunque aún se desconoce la conexión entre los acusados

migrante asesinado, Ministerio de Gobernación

La camerunesa Mary Frinwie Atanga (izquierda) ha sido hasta ahora uno de los casos en que se ha maltratado a migrantes en el país. LA PRENSA /ARCHIVO/MANUEL ESQUIVEL

El Ministerio Público solicitó acumular o unir los expedientes radicados en juzgados de Managua donde se acusan a los cameruneses Magloire Tchamani y Mary Atanga Frinwie -quien reclamaba el cadáver su hijo migrante muerto a balazos por el Ejército de Nicaragua-, con el expediente donde acusan a los nicaragüenses Kiver Martínez, Yasser García y Byron Jarquín, radicados en tribunales de Rivas.

En ambos expedientes acusan tráfico de migrantes ilegales y crimen organizado, aunque aún se desconoce la conexión entre los acusados.

La acumulación se pretende hacer en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, donde está programada la audiencia inicial contra los cameruneses el próximo 26 de enero, aunque se desconoce si ese mismo día se hará la unión de expedientes o se solicitará una audiencia especial.

Mary Atanga Frinwie vino a reclamar a Nicaragua el cadáver de su hijo Mbang Atanga, migrante irregular asesinado por miembros del Ejército en mayo de 2017.

Homicidio frustrado

En el caso de Rivas también se está acusando homicidio frustrado, por los hechos ocurridos el 29 de mayo de 2017 a eso de las 3:20 de la madrugada, cuando el migrante ilegal Mbang Atanga era trasladado junto a 12 migrantes más en dos vehículos conducidos por los tres procesados en Rivas, quienes supuestamente no atendieron una orden de alto en un retén militar y hubo intercambio de disparos según la versión policial.

Producto del tiroteo entre procesados y militares resultó muerto el joven camerunes  Mbang Atanga y en diciembre de 2017 vino su mamá a retirar su cadáver, pero fue acorralada por agentes policiales que se hacían pasar por trabajadores del Ministerio de Gobernación, en un hotel capitalino y finalmente fue acusada el 20 de diciembre en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, donde le realizaron en horas de la tarde de forma sigilosa audiencia preliminar por supuesto tráfico de migrantes ilegales y crimen organizado.

500 dólares por cada migrante irregular fue el costo supuestamente pactado entre el camerunes Mbang Atanga y miembros de la presunta organización en Costa Rica, para llevarlos de Cárdenas- Rivas a Honduras.

Los cameruneses Magloire Tchamani y Mary Atanga Frinwie permanecen en prisión desde el 10 de diciembre.