Expertos cuestionan «muro de contención»contra el narcotráfico

Crifras de incautaciones logradas durante diez años por instituciones de seguridad no logran sostener versión oficial de efectividad de estrategia de muro de contención contra el narcotráfico, dicen especialistas

narcotráfico

Con cifras oficiales de los últimos diez años se demuestra que las incautaciones de droga en el país han disminuido, pero el discurso oficial busca hacer creer que hay efectividad de su estrategia del muro de contención. LA PRENSA/ ARCHIVO

Uno de los temas utilizados por el Gobierno para alegar que Nicaragua goza de una efectiva seguridad ciudadana está relacionado con la estrategia denominada “Muro de contención contra el narcotráfico y crimen organizado”. Pero las incautaciones de cocaína han ido en descenso durante los últimos diez años.

El Gobierno ha asegurado que en el país no hay maras ni células del narcotráfico, aseveración que es rebatida por especialistas e investigadores del tema.

Lea además: Nicaragua en la mira del narcotráfico, de acuerdo a informe de la DEA

Los datos del Gobierno publicados en el Libro Blanco sobre la delincuencia demuestran que las incautaciones de cocaína en Nicaragua pasaron de 13.4 toneladas en 2007 a 4.8 hasta octubre del 2017, ligeramente superior a lo alcanzado en 2016, que fue de 4.5 toneladas de cocaína.

La lucha contra el narcotráfico

En una parte del Libro Blanco, el Gobierno aduce que esa estrategia empleada “tiene como objetivo contener, capturar y desviar la mayor cantidad de droga, a fin de evitar su circulación por los principales núcleos poblacionales y su impacto destructivo en la sociedad nicaragüense”.

Lea también: Temen mayor flujo de drogas por Centroamérica

Esta afirmación es utilizada por el Gobierno para demostrar la efectividad de su estrategia y argumentar que no hay cárteles ni otra amenaza del crimen organizado.

“Como nación enfrentamos el narcotráfico y crimen organizado con un enfoque de amenaza a la seguridad soberana, por ello podemos afirmar que en Nicaragua no existen cárteles, no existen estructuras del crimen organizado, maras, no hay pistas clandestinas que faciliten el descenso de aeronaves con droga, no somos un país de almacenamiento de drogas y no poseemos los niveles de criminalidad que se registran en otros países hermanos”, sostiene el Gobierno en parte el Libro Blanco.

En su explicación sobre el narcotráfico el Gobierno expresa que por la posición geográfica de Nicaragua, la narcoactividad ha pretendido utilizar al país como ruta de tránsito para el trasiego de la droga.

“Muro de contención” y los cárteles en Nicaragua

Sin embargo, el Gobierno insiste en aseverar que durante los últimos diez años Nicaragua se ha constituido en un “muro de contención”, impidiendo que la droga transite hacia el norte de la región y contribuyendo a disminuir que los niveles de violencia generados por maras y pandillas se trasladen hacia el sur de Centroamérica.

Lea además:Deforestación en Nicaragua también por el narcotráfico

“A nivel regional centroamericano se aprecia la sostenida tendencia de Nicaragua en la disminución del homicidio en comparación con el resto de países de la región”, alega el Gobierno.

En octubre de 2017 el Diario Universal, de México, hizo referencia a un documento exclusivo de la Procuraduría General de la República (PGR) de ese país al cual dice tuvo acceso y que destaca que, al igual que en todo Centroamérica, en Nicaragua operan el cártel de Los Zetas y el cártel Jalisco Nueva Generación.

Lea también: Acusan a extranjeros que llevaban 2.3 millones de dólares y cocaína y metanfetamina adherida al cuerpo

Esa publicación coincidió con un informe que en ese mismo mes publicó la agencia estadounidense Drug Enforcement Administration (conocida por sus siglas en inglés DEA) y en el que caracteriza a las organizaciones mexicanas como las de mayor amenaza criminal en el tráfico de drogas con presencia en Estados Unidos.

Expertos ponen en duda afirmaciones oficiales

El mayor en retiro Roberto Samcam hace alusión a estas publicaciones y dice que él le sumaría la presencia en Nicaragua, al igual que en el resto de Centroamérica, al cártel de Sinaloa, por lo que consideró que “esto pone en entredicho las afirmaciones del Gobierno”.

La investigadora del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), Skarlleth Martínez, señaló que quedan dudas sobre cómo es frenado el narcotráfico que viene desde Colombia con destino hacia el norte.

Lea más en: Cae narco al llegar a Nicaragua

Es por eso que la investigadora insiste en que no podrían ser categóricos en aseverar que con el “muro de contención” han frenado el narcotráfico y el crimen organizado en Nicaragua.

Recordó Martínez que cada semana las autoridades informan sobre detenciones de personas con droga, lo que le lleva a preguntar que “si es un muro de contención, ¿de dónde sacan la droga estas personas?”.

Menos droga en años de mayor producción

Samcam señaló, por su parte, que el Gobierno no demuestra grandes resultados en diez años a pesar de alegar la existencia de un “muro de contención”, pese a que los organismos internacionales de control y seguimiento a narcóticos han previsto más bien un aumento de la producción de cocaína en países sudamericanos, como Colombia, que necesariamente utilizan a la región como tránsito.

Lea además: Por el Caribe nicaragüense sigue pasando droga

A inicios del año pasado, las autoridades costarricenses y de Panamá previeron un repunte del tráfico de drogas por la región a causa de una mayor producción de cocaína en Colombia, como resultado de la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Y según Samcam, el cálculo que hacen es que los países del sur, como mayores productores de coca, están produciendo alrededor de 1,942 toneladas al año, de la cual un 90 por ciento es enviada a Estados Unidos. De esa cantidad, se presume —dijo Samcam— una buena parte se queda en Panamá y Costa Rica.

Lea además: Nicaragua amenazada por mareros prófugos

Samcam se refirió a las 81.6 toneladas de cocaína que el Gobierno contabiliza que han sido incautadas en Nicaragua entre el 2007 y el 2017 y las compara con los datos que, según dijo, conoce de las incautaciones realizadas en Panamá en ese mismo período, que fueron 524 toneladas de cocaína.

¿Cómo se saltan Nicaragua?

A su vez, estimó Samcam, los narcos siguen utilizando el Caribe y el Pacífico en el istmo centroamericano para el traslado de la droga, por lo que pregunta: “¿cómo explicar que pegan un brinco entre Costa Rica y Honduras y no pasan por Nicaragua?”.

Lea también: Escuelas azotadas por guerras de pandillas en Honduras

“Es muy difícil creer eso, porque las agencias especializadas lo dicen, en especial la DEA plantea que la zona del Caribe es la más porosa que existe, es una zona deshabitada con grandes niveles de pobreza, es una zona donde el Estado no existe”, comentó Samcam, a quien le lleva a hacer otra pregunta: “¿quién se da cuenta quién llega en toda esa frontera que es enorme en la Costa Caribe?”.

¿Coquetea con Estados Unidos?

“Otro de los grandes objetivos del Libro Blanco es coquetear con Estados Unidos, en cuanto a que aparece el Gobierno de Nicaragua desarrollando políticas tendientes al control de las drogas que van para el norte”, fue la consideración que alrededor de esta estrategia hizo el general en retiro Hugo Torres, quien además consideró que para demostrar esos supuestos logros “le dan al tráfico de marihuana una connotación superior, al decir que está sustituyendo al tráfico de cocaína y que está más focalizado en las zonas rurales y montañosas”.

Lea más en: Marero detenido en Costa Rica pasó por Nicaragua

“Eso hay que leerlo con lupa, lo que quieren decir es que se ha desviado la lucha contra la narcoactividad de lo que era antes, la lucha contra la cocaína que fundamentalmente era en zonas rurales y del Mar Caribe, y Pacífico hacia las zonas montañosas; que es donde operan precisamente los grupos alzados con motivaciones políticas”, destacó el general en retiro, quien calificó de “absurdo” que se pretenda hacer creer que “ahora el narcotráfico es tráfico de marihuana”.

Fuerzas de choque

Y al referirse a la afirmación del Gobierno que en el país no hay maras ni pandillas, Torres estimó que el Libro Blanco “dice unas cuantas mentiras”.

Y mencionó, por ejemplo, la versión oficial que establece que cuentan con políticas que permiten el rescate de jóvenes en las pandillas.

“Lo que hemos visto es que algunos de estos jóvenes que venían siendo rescatados por organismos de la sociedad civil, han sido reintroducidos a las actividades delictivas por parte del régimen a través de las fuerzas de choque del orteguismo”, dijo Torres.

Lea más en: Familia huye a Estelí de maras

El general en retiro se refiere a Samir Matamoros, quien en abril de 2015 efectuó disparos contra manifestantes frente al Consejo Supremo Electoral, en Metrocentro. Matamoros había sido rescatado por una organización de la sociedad civil “y el orteguismo lo integró a sus fuerzas de choque y, como ellos, muchos de estos jóvenes forman parte de esas fuerzas de choque que reprimen a la población cuando osa manifestarse en contra de los abusos del régimen”, sostuvo Torres.

Salvadoreño dirigía grupo narco

Igualmente, en la actualidad es procesado en el país al marero salvadoreño Sergio Antonio Umaña Salamanca, quien porta cédula de identidad nicaragüense como Manuel Luna Salmerón y quien contaba con toda una célula con la que operaba en el país.

En este proceso han salido a luz la existencia de dos agrupaciones similares: la manejada por Umaña, denominada Clica, establecida en el departamento de Chinandega, y otra identificada como La Colonia.

Lea más en: Marero salvadoreño que lideraba banda de tumbadores de drogas tenía cédula nicaragüense

De acuerdo con lo que dijo la Fiscalía en las audiencias del juicio, esa agrupación liderada por Umaña movió 24.4 millones de córdobas y 678,387 dólares en el país a través de compra de bienes inmuebles, transacciones bancarias y adquisición de bienes muebles, en el período 2015-2017.

La explicación que ofrece el Gobierno sobre la estrategia del “muro de contención” es que el crimen organizado es abordado desde una perspectiva integral e interdisciplinaria, conforme el enfoque de seguridad humana.

Por lo cual, indica en el Libro Blanco, se requiere de acciones integrales que no impliquen solamente la persecución de la actividad delictiva, sino también la prevención.

Explicación de estrategia

Para el Gobierno, la estrategia de Estado “muro de contención” “es el principal esfuerzo operacional que involucra la mayor concentración de fuerzas y medios del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, la implementación de acciones y medidas de inteligencia, contrainteligencia y de coordinación de las instituciones, asegura la protección y control de los límites fronterizos terrestres, marítimos y aéreos como parte del anillo estratégico de la Seguridad Soberana”.

Logros desde la óptica oficial

El Gobierno a través del Libro Blanco también se refiere a lo que considera los principales logros de la estrategia “muro de contención” implementada, para lo cual dice que Nicaragua ha creado sus propias capacidades operacionales con el fin de golpear al narcotráfico y el crimen organizado.

Entre los logros menciona el fortalecimiento del sistema de protección de las fronteras, tanto en el norte como en el sur, haber reducido “sustancialmente” el tráfico de drogas, al evitar que la misma sea ingresada y la transiten por los principales centros y núcleos poblacionales, la desarticulación de estructuras de apoyo logístico para la transportación de droga.

“Se contribuye a la seguridad regional, evitando que esa droga llegue a los países del norte y se generen mayores índices de violencia y descomposición social y a la seguridad de los países del sur de Nicaragua, evitando el traslado de la violencia y de maras de los países del norte”.

A su vez, dice el Gobierno, “se ha frenado el tráfico de migrantes ilegales hacia el norte de la región”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: