Especialistas recomiendan vacunarse ante brote de sarampión en Guatemala

El último caso de sarampión que se registró en Nicaragua fue en 1994, desde entonces la enfermedad se considera erradicada en esta nación

Sarampión, América Latina, zona libre de sarampión

El último caso de sarampión endémico que se registró en América Latina fue notificado en el año 2002. LA PRENSA/ARCHIVO

Un brote de sarampión en Guatemala tiene en alerta a las autoridades sanitarias de ese país y debido a la cercanía con Nicaragua, existe el riesgo de que el mal llegue al territorio pinolero, es por tal motivo que el especialista en Medicina Interna, Neri Olivas, recomendó a la población verificar si están vacunados contra esta enfermedad y de lo contrario asistir a la unidad de salud más cercana para ser vacunado.

“Siempre existe el riesgo (de que se propague el virus) por la intercomunicación que hay ahora; entonces, el virus puede viajar rápidamente grandes distancias. La ventaja que hay en Nicaragua es que tenemos una alta tasa de inmunización”, explicó el galeno.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el sarampión es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta sobre todo a los niños y se transmite por gotitas procedentes de la nariz, boca y faringe de las personas infectadas. Los síntomas iniciales, que suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la infección, consisten en fiebre alta, congestión nasal y enrojecimiento de los ojos.

Adicionalmente, varios días después aparece un erupción de la piel, de color rojizo y más o menos extensa, que suele ir acompañada o precedida de fiebre; es la manifestación de un gran número de infecciones que comienza en la cara y cuello, y se va extendiendo gradualmente al resto del cuerpo, agrega la OMS.

Lea: América, la primera zona libre de sarampión en el mundo

De acuerdo con el doctor Olivas, el último caso de sarampión que se registró en Nicaragua fue en 1994, desde entonces la enfermedad se considera erradicada en esta nación; pero señala que el virus sigue circulando en gran parte del mundo por lo que es muy importante vacunar a los niños cuando cumplen su primer año de vida.

Por otro lado, el documento inmunización en las Américas publicado en 2017 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), revela que hasta el 2016 el ochenta por ciento de la población nicaragüenses estaba vacunada. El veinte por ciento restante corresponde a menores de un año, quienes no están en edad de vacunarse, y personas que viven en zonas remotas.

Para prevenir el sarampión en Nicaragua se aplica una dosis de la vacuna MMR, misma que se administran a los niños cuando cumplen su primer año de vida y los protegen de otras enfermedades como paperas y rubéola.

“También se puede poner un refuerzo (de la vacuna) sobre todo cuando hay epidemias se puede poner la MMR de paperas, sarampión y rubéola, se puede pero eso depende de las características epidemiológicas de cada lugar”, explicó el médico.

Además, la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, anunció que en los próximos días el Ministerio de Salud (Minsa) reforzará la aplicación de vacunas contra el Sarampión.

Le puede interesar: Logros en salud en 2012 y los retos para el 2013

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: