¿Por qué el turismo crece?

Creo que en medio de todas las enconadas diferencias políticas que existen en Nicaragua, el turismo es algo en que nos hemos puesto de acuerdo

elecciones 2019

Mientras las mismas cifras oficiales del Banco Central de Nicaragua muestran que el consumo ha disminuido notablemente, la construcción de viviendas muestra un descenso significativo por la contracción de la demanda, hay un sector de la economía que mantiene y mejora su ritmo de crecimiento: el turismo.

¿Qué factores inciden en este crecimiento constante del turismo en Nicaragua y qué podemos hacer para que esta transformación turística de Nicaragua sea aún mayor y desparrame sus beneficios a todos los sectores a como ha ocurrido en otros países del área, como República Dominicana, Costa Rica y Panamá?

En primer lugar, creo que en medio de todas las enconadas diferencias políticas que existen en Nicaragua, el turismo es algo en que nos hemos puesto de acuerdo. Nadie quiere que la imagen de Nicaragua como destino turístico se vea enturbiada por las pasiones políticas y nadie quiere que los miles de empresarios que han apostado al turismo invirtiendo todos sus recursos para convertir sus casas, fincas o haciendas en destinos turísticos se queden “como la novia de Tola”, esperando a los turistas, mientras pierden su capital.

Gobierno, sector privado, partidos políticos y empresarios turísticos han “firmado” un pacto providencial, diría yo, en torno al turismo.

De allí el esfuerzo loable del gobierno de facilitar el desarrollo de la actividad turística, las leyes aún vigentes para promover la inversión como la 306 y el esfuerzo que hace la Policía Nacional para que esa imagen de Nicaragua como destino seguro que recién se ha comenzado a consolidar, se mantenga incólume.

Todo lo cual contribuye a que ese titánico esfuerzo de los miles de empresarios que toman riesgos económicos apostando su patrimonio al turismo, no se quede esperando como “la novia de Tola”, generando nuevas fuentes de empleo y creando por consiguiente demanda en el consumo y contribuyendo significativamente al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Pero hay otro factor elemental, que no debemos de pasar de menos y es que el turismo en Nicaragua ha tenido en los últimos años, particularmente en el 2017 y lo que va del 2018, una buena prensa, tanto nacional, como internacional. Ya desearían otros países tener una prensa así.

Comencemos con la prensa nacional: el esfuerzo más destacado y constante de promoción turística que debo reconocer, es el de Carmen Elizondo y Lucy Valenti, quienes hace tres años fundaron la revista trimestral bilingüe “Turismo e Inversión” y el programa de una hora del mismo nombre que se transmite todos los lunes a las 8:00 de la noche por el canal 14 “Vos TV”, con repris los domingos a las 6:30 p.m.

Este programa da a conocer todos los avances relevantes en inversión turística de Nicaragua —en cada rincón del país— lo que motiva no solo a los turistas potenciales que lo ven o leen, sino a los mismos inversionistas, porque alguien les reconoce y les apoya.

En ocasión del tercer aniversario, este próximo 30 de enero “Turismo e Inversión” estará lanzando “Explore Nicaragua”, una guía turística comprensiva de todo el país, en lugar del contenido tradicional.

En este esfuerzo nacional, cabe destacar el entusiasmo de todos los medios, sin distingo de colores políticos: escritos, hablados y televisivos, enfocados en la promoción del turismo, pero aún más importante ha sido la buena racha de prensa que Nicaragua ha recibido en los mayores mercados emisores de turismo, Norteamérica y Europa, la que no ocurre por casualidad.

Hay que reconocer que el Intur invierte importantes recursos en la promoción internacional y particularmente en facilitar la llegada de periodistas internacionales que visitan Nicaragua y sus destinos turísticos y que han hecho crónicas muy positivas de sus atractivos y su variada oferta hotelera, particularmente los hoteles “boutique”.

Recientemente, pedí a la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) y a “Turismo e Inversión” los links de estas crónicas para incorporarlos en este artículo, pero resultan tantas y tan positivas que es imposible resumirlas aquí y tendría que ser el tema de un nuevo artículo.

Me limitaré a decir únicamente que han puesto a Nicaragua en lo que los norteamericanos llaman el “spotlight” mundial, es decir: bajo las luces del foco del turismo global y por ningún punto debemos echar a perder este momentum que con tanto esfuerzo hemos alcanzado.

El autor es periodista, exministro de Turismo y exdiputado.