Genio y antipoesía de Nicanor Parra es recordada por escritores nicaragüenses

El escritor Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, recordó que en sus años de juventud Parra fue uno de los primeros poetas que estudió, gracias a un taller que impartió el profesor Fidel Coloma en la Universidad de León

Nicanor Parra,en su casa en Chile. LA PRENSA/EFE /Archivo

Escritores nicaragüenses recuerdan amistad con el poeta chileno Nicanor Parra, lamentan su muerte y lo destacan como una de las voces más importantes de la literatura en español.

“Su muerte es un gran pérdida, pero a la vez me alegro que haya vivido una vida tan larga y fructífera”, expresó la poeta Gioconda Belli al recordar a Parra, a quien conoció en una reunión del Instituto Cervantes en Nueva York, en 2005.

Puede leer: Irreverente, controvertido, inmortal, Nicanor Parra el creador de la Antipoesía se ha ido

“Era un tipo muy bello, aunque era viejo tenía una piel un poco quemada por el sol, tenía un humor cáustico y era muy simpático”, agregó la poeta.

Al referirse a su magna obra literaria, señaló que como creador de la antipoesía, Parra quebrantó una serie de reglas, ya que sus versos estaban caracterizados por una ironía fina y para él nada era sagrado.

“Podía reírse de todo y tenía la capacidad de ver a través de los artificios y desnudar las cosas, era el don de su poesía; también escribió los poemas políticos más efectivos sin hacer discursos”, precisó la autora de la novela El País de las Mujeres.

“Su poesía es eterna”

Por su lado el escritor Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017, recordó que en sus años de juventud Parra fue uno de los primeros poetas que estudió, gracias a un taller que impartió el profesor Fidel Coloma en la Universidad de León. Desde entonces — agregó el novelista— la escritura de Parra le quedó resonando en los oídos.

Parra también es visto por Ramírez Mercado como un gran poeta irreverente, iconoclasta y lírico.

“Tenía la esperanza que iba a ser eterno, por el tiempo que le tocó vivir, pero su poesía es eterna”, destacó el novelista.

Con relación a sus posiciones críticas de los regímenes de izquierda y derecha, recordó que “Parra era anárquico, ácrata, era como Jorge Luis Borges muy provocador, pero divertido”.

Asimismo reveló que tuvo cercanía con Parra en 1991 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, cuando recibió el Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo y éste le dedicó uno de sus magníficos libros.

Su poesía “hace gestos, se burla, es sarcástica y rompe con los moldes establecidos de la lengua española”, destaca por su lado el crítico literario Anastasio Lovo.

También tiene su raíz anarquista y ácrata, al no creer en ninguno de los poderes. Y sus artefactos —añade Lovo— son una caja en la que hay tarjetas que contienen poemas y dibujos, los que publicó en pleno apogeo y crisis de la Unidad Popular en su país.

“La obra de Parra es memorable, sus Poemas y antipoemas, Canciones rusas y Artefactos y todo lo que demás hizo. Eso es Nicanor Parra, una gran pérdida y aporte para el idioma”, dijo Lovo al resaltar la esencia de poeta Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2001).

En lo personal recordó que recibió un seminario sobre Rubén Darío impartido precisamente por Parra en la Universidad de Chile en 1985. Y como anécdota—dice Lovo— nunca habló de Darío sino de su antipoesía, aunque reconoció el genio poético del Padre del Modernismo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: