El presidente de Zimbabue anuncia elecciones presidenciales y legislativas antes de julio

Emmerson Mnangagwa, quien asumió el poder a finales del año pasado, dijo que "esta vez" Zimbabue quiere ser "abierto y transparente" y celebrar "elecciones libres, justas y creíbles

Zimbabue

El nuevo presidente explicó que la Constitución actual requiere elecciones cada cinco años y que ese periodo de cinco años acaba en julio. LA PRENSA/AFP

El nuevo presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, anunció este miércoles que las elecciones presidenciales y legislativas previstas para este año en el país africano se celebrarán probablemente antes de julio.»El mes que viene podré hacer una proclamación para (anunciar) las elecciones, que yo creo no serán en julio sino antes de julio», dijo Mnangagwa durante su intervención en un panel del Foro de Davos.

Mnangagwa asumió el poder en Zimbabue a finales del pasado año, en sustitución de Robert Mugabe, quien había permanecido al frente de la presidencia del país durante 37 años.

Lea además: Autor del golpe contra Robert Mugabe juramentado como vicepresidente de Zimbabue

El mandatario fue entrevistado por la presentadora de la cadena de televisión BBC Mishal Husain, a la que explicó que la Constitución actual requiere elecciones cada cinco años y que ese periodo de cinco años acaba en julio.

No obstante la Carta Magna permite celebrar elecciones seis meses antes de esta fecha límite, por lo que a mediados de febrero anunciará la fecha exacta de los comicios, que serán «antes de julio», consideró el mandatario.

Puede ver: Así celebraron la renuncia del presidente Robert Mugabe en Zimbabue, en imágenes

Mnangagwa dijo que «esta vez» Zimbabue quiere ser «abierto y transparente» y celebrar «elecciones libres, justas y creíbles, además de libres de violencia».

«Si partimos de este criterio, por qué quisiéramos denegar (la observación electoral) a observadores internacionales?», dijo el presidente de Zimbabue, quien dijo que si la Unión Europea (UE) quiere supervisar los comicios será «bienvenida».

Mnangagwa quiso además promover un país que, tras la salida de Mugabe del poder, «está abierto a los negocios y preparado para la inversión» extranjera.