¿Libertad de prensa sin libertad?

Estoy convencida de que no basta con luchar para ganar derechos, sino que hay que honrarlos. La libertad de prensa deriva del derecho a la libertad de expresión

Cartas al director

Según el World Press Freedom Index de 2017 Costa Rica ocupa el sexto lugar en el mundo en libertad de prensa. Si bien esto es motivo de orgullo, cabe preguntarse ¿acaso la libertad, como el poder, no viene acompañada a su vez de responsabilidad? Este no está siendo el caso hoy en Costa Rica. El 4 de febrero habrá elecciones presidenciales y legislativas y un porcentaje muy importante de los costarricenses se encuentra todavía indeciso. Tradicionalmente los debates televisivos juegan un papel importante en la decisión que al final toman los ciudadanos. Este año los canales de televisión Teletica Canal 7, Repretel y Grupo Extra los tres canales de televisión más grandes del país han dispuesto arbitrariamente no invitar al candidato oficialista, el señor Carlos Alvarado Quesada, del Partido Acción Ciudadana (PAC), a los debates televisivos que organizan.

Como en Costa Rica se respeta la libertad de presa no hay ninguna ley que obligue a los canales a invitar a todos los candidatos; así abusan de su poder y ofenden la libertad de prensa al organizar debates exclusivamente de oposición que no le permitirán a los costarricenses escuchar la tesis del oficialismo ni tener una visión objetiva y completa de las diferentes opciones entre las cuales tienen derecho a elegir.

Hago un llamado a los demás candidatos a la Presidencia de la República y condeno su actitud. Por ética deberían peticionar ellos mismos por que se invite al candidato oficialista a los debates. Al aceptar debatir sin Carlos Alvarado podrán atacar al gobierno actual sin que este pueda refutar. Estar dispuesto a debatir sin que esté presente aquel al cual se ataca me parece sumamente cobarde. Al actuar así los candidatos a la presidencia engañan al pueblo y atentan contra la democracia en nombre de la cual pretenden hacerse elegir.

Si bien estos medios de comunicación son privados, cargan con la responsabilidad de fungir como garantes de la democracia, no solo porque gozan de libertad de prensa sino también en virtud de la enorme audiencia que tienen, es decir, en virtud de su poder. No tienen derecho de preseleccionar a los candidatos ni de sesgar la visión a la que tendrán acceso los costarricenses. Es contradictorio que el Tribunal Supremo de Elecciones esté abogando por un voto informado y que al mismo tiempo estos medios se permitan dejar de lado la información imparcial que es un pilar esencial de la democracia.

Estoy convencida de que no basta con luchar para ganar derechos, sino que hay que honrarlos. La libertad de prensa deriva del derecho a la libertad de expresión que los medios mismos están negando en este momento. Además, no solo se silencia al señor Carlos Alvarado, sino también a la posición progresista, defensora de los Derechos Humanos, inclusiva y socialdemócrata de quienes lo apoyamos.

Los canales no han publicado argumentos que respalden su decisión. Pretextan basarse en los resultados de las encuestas. Sin embargo, estas han fallado antes tanto en Costa Rica como en el plano internacional. Fallaron drásticamente en predecir la posición que ocuparía el PAC en todas las elecciones en las cuales ha estado presente este partido. Fallaron también en predecir la victoria del NO en Colombia, de Donald J. Trump en la elección presidencial estadounidense y del Brexit en Reino Unido. El que se dejen guiar ciegamente por encuestas, sin interpretarlas de ninguna manera ni contextualizarlas, pone en evidencia las severas deficiencias de los medios de comunicación en la forma de interpretar la realidad acerca de la cual pretenden informar. Y lo peor, ponen a las encuestas por encima del auténtico veredicto del pueblo que será dado el 4 de febrero.

Hice una petición en Change.org para defender esta causa y en cuatro días se han unido a mí, mediante su firma, más de seis mil personas. Junto con estas exijo que en nombre del respeto que le deben a la libertad de prensa de la que gozan, en nombre de la responsabilidad que les confieren esta libertad y su propio poder y en nombre de la democracia que es su deber defender los canales de Teletica, Repretel y Grupo Extra inviten al señor Carlos Alvarado Quesada a los debates televisivos que organizarán.

La autora es médica cirujana.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: