Su Majestad ha muerto, viva su Majestad

Escritoras centroamericanas recuerdan la grandeza poética, amor y vida de Claribel Alegría, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2017

Tal era la vida productiva e intensa de la poeta que hasta en sus últimos días se encontraba escribiendo un diálogo entre las dos Claribeles (la “Claribel A y Claribel B”), en el cual se platicaban y se regañaban entre ellas, recordó la escritora Gioconda Belli. LAPRENSA/Uriel Molina/archivo, 29 de mayo de 2014

“Es un día tristísimo para la poesía de Nicaragua y El Salvador, Claribel fue un monumento a la belleza y música del lenguaje poético”, expresó conmovida la poeta Gioconda Belli, al lamentar y a la vez enaltecer el amor, la vida y alegría de la poeta Claribel Alegría, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2017.

El último libro Amor sin fin, de Claribel, fallecida este jueves a sus 93 años en su residencia en Managua, es un poemario lírico de larga extensión dedicado a su esposo Bud (Darwin J. Flakoll), quien murió en 1995, y con quien compartió también su amor por la literatura.

“Yo decía que la poesía de Claribel tenía una música muy de ella y por eso le puse clarilegio, en vez de arpegio, pero además de todo lo que podamos decir lo entrañable de ella era su capacidad de amor y amistad, y su alegría de vivir que nunca la abandonó”, destacó Belli.

Asimismo recordó que en nuestro país se le llamó cariñosamente “su majestad”, alto calificativo que le dio el poeta José Coronel Urtecho, cuando una vez escribió la “secreta majestad de su persona”, para referirse a ars poética, y en recientes años el joven poeta Francisco Ruiz Udiel empezó a llamarla como su “majestad”.

“Reina de los escritores”

En este sentido, destacó Belli, la poeta es vista también como “la reina de los escritores”, pero una reina accesible a todos y que acostumbraba sentarse por las tardes en su jardín.

Además: Escritores y familiares rindieron homenaje cultural a Claribel Alegría

De su escritura, reveló que escribió hasta sus últimos días una gran poesía. Y que le contó que estaba escribiendo un diálogo entre las dos Claribeles (la “Claribel A y Claribel B”), y que se platicaban y se regañaban entre ellas.

Recordó que como homenaje a su brillante y larga carrera en la poesía las escritoras hicieron un montaje de su largo poema Amor sin fin y que viene a ser un texto premonitorio de su muerte, dado que puede verse como “una especie de visión tropical del viaje a la muerte”.

Por lo que ahora, lo que queda es celebrar a la vida, a Claribel y su poesía. Y como curiosidad, añadió Belli, la poeta muere cuando se cumplen 136 (años) del nacimiento de Virginia Wolf, a quien admiró.

“Así que espero que la esté recibiendo en la puerta del cielo”, expresó Belli en tono de reconocimiento a su grandeza literaria.

Legado literario

“Estamos consternados por su muerte, pero el legado que nos deja es motivo de energía y más actividades en el futuro para continuar como poeta y ser humano”, expresó muy conmovida vía telefónica desde Guatemala, la escritora Marianela Corriols, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Escritoras.


Fotogalería | Claribel Alegría, una vida dedicada a la poesía


“Fue una de las grandes amigas del padre Ernesto Cardenal, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2012, la última vez que me habló fue para el día del cumpleaños del poeta, entonces me dijo que no se sentía bien, cansadita, pero murió rodeada de todos sus hijos (Patricia, Maya, Karen y su hijo Erick Flakoll)”, dijo por su lado Luz Marina Acosta, del Centro Nicaragüense de Escritores.

Dos de sus recientes libros fueron publicados por la editorial española Visor, la antología Pasos inciertos (1948-2014), con un prólogo de Benjamín Prado, y poema de largo aliento Amor sin fin, también último también editado por a Editorial Anama, en Managua. Y una de sus celebradas novelas, según la escritora Nydia Palacios Vivas es Cenizas de Izalco.

Por su lado la poeta salvadoreña Susana Reyes escribió en su Facebook: “La diosa ya está con sus iguales. A nosotros nos queda su poesía, su memoria, para abrazarnos. La recordaré siempre, con esa infinita alegría. Y de su mano me tomo para el reto de continuar honrando su legado Claribel Alegría, infinita (1924-2018)”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: