Aumenta a 11 la cifra de muertos por el ataque a Save the Children en Afganistán

Durante casi diez horas, cuatro miembros del Estado Islámico llevaron a cabo el ataque contra la sede de Save the Children. Las fuerzas de seguridad rescataron a 46 empleados durante el asalto

Save the Children, Afganistán, ataques ,

Este es el segundo ataque contra civiles en menos de una semana en Afganistán. LA PRENSA/EFE

La organización humanitaria Save the Children elevó este jueves a once el número de muertos en el ataque reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) a una sede de la ONG en Jalalabad, en el este de Afganistán, al informar del hallazgo del cuerpo de otro de sus trabajadores en el edificio.

“Save the Children puede confirmar que tenemos cuatro (trabajadores) muertos y otros cuatro heridos en el ataque de ayer (este miércoles). El cuerpo del último compañero lo encontramos esta mañana en el edificio”, dijo una portavoz de la organización en Kabul, Mariam Attaie.

Attaullah Khogyanai, portavoz del gobernador de la provincia de Nangarhar, de la que Jalalabad es la capital, había informado con anterioridad de la muerte de diez personas, cinco de ellas terroristas, y que veintiséis habían resultado heridas.

Lea también: Al menos 71 muertos y 170 heridos en dos ataques simultáneos en Afganistán

Según la portavoz de Save the Children, el cadáver encontrado este jueves pertenece a “un hombre joven de unos 20 años”, que se suma a la muerte de otros tres empleados de la ONG, entre ellos un guardia de seguridad, un civil y un miembro de las fuerzas de seguridad.

Durante casi diez horas, cuatro miembros del EI (el quinto se suicidó al inicio de la acción) llevaron a cabo el ataque contra la sede de Save the Children en la capital de la provincia de Nangarhar, principal bastión del grupo yihadista en Afganistán. Las fuerzas de seguridad afganas rescataron a 46 empleados de la ONG durante el asalto, según Khogyanai.

Se trata del segundo ataque contra civiles en menos de una semana en Afganistán, después de que el pasado sábado los talibanes asaltaran el Hotel Intercontinental de Kabul causando una veintena de muertos.

Puede leer: Queman tres iglesias en Chile tras la llegada del papa Francisco

El EI irrumpió en Afganistán en 2015 y mantiene su principal bastión en Nangarhar, provincia fronteriza con Pakistán y clave en las comunicaciones entre los dos países.

Aunque en los primeros nueve meses del año pasado el cómputo de víctimas civiles por el conflicto descendió en un 6 por ciento, la primera vez que se producía un retroceso desde 2012, las cifras fueron de 2,640 muertos y 5,379 heridos, todavía “niveles altos”, según la ONU.