Minería y medioambiente

Los SGA son herramientas que permiten a las empresas mineras, controlar sistemáticamente su desempeño ambiental mediante la elaboración y diseño de procesos organizacionales

La industria minera genera importantes aportes a la economía de los países donde se desarrolla. El aprovechamiento de los minerales es vital para el bienestar social y el propio ambiente. El mundo necesita de los minerales, puesto que son la clave para resolver los grandes problemas ambientales que nos aquejan.

Para no consumir combustibles fósiles, necesitamos baterías eléctricas y para eso necesitamos minerales, para no usar búnker necesitamos paneles solares y también minerales. Un estudio del Banco Mundial, publicado en septiembre del 2017, indica que el aumento de tecnologías de energías limpia (baterías de almacenamiento eléctrico, generadoras de energía eólica y generadores fotovoltaicos) tendrá un fuerte impacto en la demanda de minerales y metales.

A pesar de los innumerables beneficios, la actividad minera ha sido cuestionada por los impactos ambientales que genera sobre el suelo, el agua, el paisaje, aire, la biodiversidad y asentamientos humanos donde se localizan los proyectos mineros.

No obstante, en las últimas décadas, la minería industrial, al igual que otras actividades económicas, ha realizado esfuerzos e inversiones importantes para fortalecer sus procesos y sistemas de gestión ambiental (SGA).

Los nuevos mercados internacionales, las fuentes de financiamiento, las lecciones aprendidas del viejo modelo de minería convencional y la necesidad de obtener una licencia social, son algunos de los principales factores que han motivado a las empresas mineras a reorientar sus sistemas y técnicas de operación de forma que las comunidades se vean claramente beneficiadas por la presencia de la minería y que el impacto ambiental neto sea siempre positivo.

Los SGA son herramientas que permiten a las empresas mineras, controlar sistemáticamente su desempeño ambiental mediante la elaboración y diseño de procesos organizacionales, responsabilidades, y procedimientos. A su vez permiten medir el cumplimiento de las regulaciones ambientales, identificar impactos ambientales y establecer programas para asegurar que las políticas ambientales corporativas sean adoptadas y cumplidas.

Como parte de los SGA de las empresas mineras, estas han incorporado dentro de su gestión ambiental el cumplimiento con los estándares de calidad de efluentes, según lo establecido en el Art. 44 del decreto nacional 21-2017; estudios de evaluación de impacto ambiental, consultas públicas, estudios hidrológicos e hidrogeológicos para permisos de uso del agua, ejecución de proyectos de inversión social, entre otros.

También se desarrollan buenas prácticas ambientales relacionadas con la gestión de recursos energéticos, manejo sostenible del agua, conservación de la biodiversidad y planes adecuados de cierre de minas.

En este contexto se ha adquirido el compromiso en desarrollar una minería sostenible y responsable, y por consiguiente se desmitifican los supuestos que se plantean en algunos sectores de la sociedad, sobre el hecho que no existe o se puede desarrollar un modelo de minería responsable y segura.

En cuanto a la implementación de SGA, hay algunas empresas mineras que son pioneras, que consecuentemente han alcanzado ventajas competitivas entre las otras empresas, y se han posicionado en los primeros lugares en cuanto a la implementación de SGA eficientes. Otras han adoptado medidas de responsabilidad social empresarial para buscar certificaciones de gestión ambiental.

En otras palabras, en Nicaragua las empresas mineras a nivel industrial, dedicadas principalmente a la extracción de oro, plata (minería metálica), arena, cantera, caliza (minería no metálica), cumplen con estándares internacionales de gestión ambiental y de higiene y seguridad ocupacional, que se ajustan con las políticas ambientales del país.

De esta manera, han surgido compromisos para cumplir con los más altos estándares de calidad que permiten desarrollar un modelo de minería sostenible orientada a disminuir riesgos socioambientales y garantizar la sostenibilidad de las actividades de extracción y protección de colaboradores y comunitarios.

Para hacer minería para todos, debemos ajustarnos a las demandas y necesidades de los mercados internacionales y sociedad, con la finalidad que se pueda avanzar en las mejoras del modelo de minería sostenible promovido y desarrollado en Nicaragua.

Los SGA representan una oportunidad para el sector minero en Nicaragua ya que demuestran y comprueban con base estadística los registros e indicadores que indican que minería industrial cumple con las normas nacionales y estándares de calidad en correspondencia con las políticas ambientales de las empresas que laboran en el país.

El autor es especialista en geoquímica y petrología.