Escritores y familiares rindieron homenaje cultural a Claribel Alegría

“Se va nuestra poeta querida, una mujer que supo estar al lado del amor, pero también de las luchas de los pueblos centroamericanos. Ella fue miembro honoraria de PEN y defensora inclaudicable de la libertad en toda su dimensión”, indicó en nota el Pen Club de Nicaragua

Con un homenaje musical y lectura de versos se rindió un sentido homenaje a la poeta Claribel Alegría, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2017, fallecida el jueves por la mañana, a sus 93 años.

Antes de su deceso la poeta, autora de más de treinta libros publicados entre narrativa, poesía, cuentos y testimonios, estuvo acompañada de sus hijos Patricia, Maya, Karen y Erik Flakoll.

“Ella se fue tranquila, esperó a todos sus hijos de los cuatro países y que llegaron ayer (jueves), murió en paz esta mañana”, expresó brevemente Karen.

“Ella pidió que no le lleven flores”, fue una de sus últimas peticiones, dijo su hija. En tanto Erick, se limitó a recordar el legado de Claribel para las letras hispanoamericanas.

Su vela se realizó el jueves en Sierras de Paz y el entierro será el sábado a las 11:00 a.m. en el cementerio de Santo Domingo, confirmó Erik.

Fotogalería | Claribel Alegría, una vida dedicada a la poesía

Nacida en Estelí el 12 de mayo de 1924 como Clara Isabel Alegría, el mexicano José Vasconcelos le dijo en una ocasión que su nombre Clara Isabel era muy hermoso, pero que Claribel era mejor para ella. A ella le gustó y ya se quedó con ese nombre.

Homenaje musical

Asimismo se le rindió un merecido homenaje poético y literario. El cantautor Luis Enrique Mejía Godoy cantó dos poemas musicalizados de Claribel, Extraño Huésped y Erosión, también estrenó un poema nuevo y cantó una de sus composiciones líricas, Ha muerto su majestad.

También se sumó a este sencillo pero emotivo homenaje la cantante Norma Helena Gadea con la canción Mujer de carne y hueso, en tanto poetas leyeron sus versos.

Nicaragua impactada

Sorpresivamente la vicepresidenta Rosario Murillo —en nota divulgada en medios sandinistas— lamentó el fallecimiento de la poeta y envió condolencias a los familiares.

“Nuestro abrazo solidario a la familia de Claribel, y bueno, a la comunidad literaria, artística, cultural de Nicaragua y de El Salvador, que acompañan este tránsito de Claribel Alegría a otro plano de vida”, externo Murillo.

Alegría fue galardonada con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2017, en ese entonces Murillo guardó un sepulcral silencio.

También expresaron sus condolencias y solidaridad con la familia, escritores del PEN Club Internacional Capítulo Nicaragua: “Se va nuestra poeta querida, una mujer que supo estar al lado del amor, pero también de las luchas de los pueblos centroamericanos. Ella fue miembro honoraria de PEN y defensora inclaudicable de la libertad en toda su dimensión”.

Puede leer: Claribel Alegría, la reina de la poesía en habla hispana

En tanto el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) calificó a la poeta como “Su Majestad Claribel Alegría y una de las voces más importantes de la poesía hispanoamericana”.

“Estamos muy conmovidos y pensamos próximamente hacerle un homenaje póstumo”, dijo la poeta Gloria Gabuardi, secretaria del Festival Internacional de Poesía de Granada. Gabuardi recordó que una de las ediciones del festival fue dedicada a la poeta.

Claribel también posee el Premio Internacional Neustadt de Literatura, la Orden de las Artes y las Letras, Gobierno de Francia, entre otros.

Vida literaria

En 1947 se casó con el periodista y diplomático estadounidense Darwin J. “Bud” Flakoll (1923-1995), estableciendo una relación de vida literaria vital, logrando publicar juntos sus escritos que firmaron como Claribud.

La poeta también publicó Anillo de Silencio (1948), Cenizas de Izalco (1966), Sobrevivo (1978), Nuevas voces de Norteamérica (1983), Luisa en el País de la Realidad (1997), Soltando Amarras (2002), Mitos y delitos (2008), entre otros.