«Pepanos» circulan sin control por la ciudad de Rivas

Ninguna autoridad ha podido tomar el control sobre unos cuatro mil triciclos (pepanos) que atraviesan las calles y barrios de la ciudad de Rivas

La cantidad de triciclos conocidos en Rivas como “pepanos” ha crecido sin control y aunque tienen prohibido circular en horas nocturnas varios se lanzan a la carretera por las noches. LA PRENSA / R. VILLARREAL

Ninguna autoridad rivense ha podido tomar el control sobre la gran cantidad de triciclos que atraviesan las calles y barrios de la ciudad de Rivas, estimados en cuatro mil y solo una cuarta parte son legales. En las últimas semanas ha causado molestia que los llamados “pepanos” (caponeras) llegan a cobrar hasta treinta córdobas para transportar a una persona hacia determinado lugar.

El cobro contrasta con otros municipios, pues por ejemplo en Teustepe donde hay motoxis, la vuelta subió de cinco a siete córdobas. La tarifa en Rivas la cobran “los pepaneros” a conveniencia, algunas veces en consenso con el cliente.

Héctor Lara Hernández, habitante del barrio Pedro Joaquín Chamorro de Rivas, dijo que lleva 14 años laborando como “pepanero” (triciclero) y que está legal.

Puede interesarle: Rivas urge de ordenamiento

“Yo creo que si sacan a tantos triciclos de circulación, muchos no tendríamos dónde trabajar, yo anduve cuatro años alquilando el triciclo, pero con lo que ganaba, iba recogiendo y de este trabajo di a hacer mi propio pepano (triciclo) y si nos quitan de aquí (de las calles) quién nos va a dar trabajo”, señaló.

“Yo estoy de acuerdo que los regulen, a todos los que van contra la vía, los que andan drogados o borrachos, a los que andan en malos caminos, porque por unos cuantos las pagamos todos, porque cuando a la gente le cobran muy caro, o le roban, lo primero que dicen es los pepaneros (tricicleros) y nos llevan a todos en el saco”, lamentó.

No son opción favorable

Martha Daniela Hernández, pobladora de San Jorge, dijo que los triciclos ya no son una opción favorable para los rivenses.
“Nosotros los que venimos de otro municipio, nos sale caro agarrar un pepano (triciclo) para que nos lleve de un barrio a otro, si por dos o tres cuadras ya te cobran veinte o treinta córdobas, son unos exagerados”, lamentó Hernández.

También lea: Recién nacida encontrada muerta en Rivas no fue remitida a Medicina Legal

Otra de las situaciones que preocupa a los usuarios es que varios de estos conductores andan en estado de ebriedad y si el usuario no está pendiente de sus pertenencias, en un descuido se dan a la fuga y se roban las mercancías de los pasajeros, comentó Tomás Torrentes Vega.

Comentó que en una ocasión un pepanero casi se da a la fuga con sus compras y desde entonces tiene más cuidado al abordar este tipo de transporte.

Se trató de conocer con la municipalidad si existe algún plan de ordenamiento que incluya el caso de los triciclos, pero no se brindó la información requerida.

La historia de los “pepanos”

Los triciclos llegaron a Rivas a inicios del 2000, cuando comenzaron a atracar cruceros en San Juan del Sur. Esos medios de transporte fueron ofrecidos como una idea innovadora, ecológica y de bajo costo para llevar de paseo a los turistas por la ciudad, recuerda Geovanny Rodríguez Villarreal, conocido en Rivas como Geovanny “el Pepano” Rodríguez.

Rodríguez propuso a la delegación del Intur en Rivas la creación de la desaparecida turoperadora de transporte de triciclos, idea que fue aprobada y así este rivense compró los primeros ocho triciclos a Diriamba.

Lea también: Una mujer busca un lugar donde vivir con sus cuatro hijos en San Jorge, Rivas

“La turoperadora llevaba el nombre de pepano, los triciclos decían en la carpa ciclo pepano, y nos fue bien, porque con la primera temporada de cruceros sacamos la inversión. El nombre de pepano se debe que desde niños, a mi hermano Marvin y yo nos dicen pepano”, indicó Rodríguez.

Pero al finalizar la primera temporada de cruceros Rodríguez vio que los triciclos quedarían abandonados, por lo que planteó al entonces alcalde de Rivas que autorizara a sus ocho unidades a prestar el servicio de transporte, con una tarifa favorable.

Sin embargo la idea se salió de control y en los talleres rivenses comenzaron a construir triciclos por montones y en muy poco tiempo eran más de seiscientas unidades.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: