Nueva planta en Nicaragua procesará 13,500 pollos por hora

Pese a que desde el año pasado el consumo de carne de pollo crece a menor ritmo, a partir de abril iniciará operaciones una planta con capacidad para sacrificar 13,500 aves por hora

Planta procesadora de Cargil, Managua 27 de enero del 2018. Foto Manuel Esquivel /LA PRENSA

Pese a que desde el año pasado el consumo de carne de pollo crece a un menor ritmo que en años anteriores, a partir de abril iniciará operaciones una planta de proceso, que con una inversión de 45 millones de dólares tendrá capacidad para sacrificar 13,500 aves por hora durante dos turnos de ocho horas cada día, durante seis días a la semana.

“Históricamente el consumo de pollo en Nicaragua había estado creciendo entre 6 y 8 por ciento… pero el crecimiento actual del sector avícola en el país es de entre 3 y 4 por ciento”, dice Xavier Vargas Montealegre, presidente de Cargill Proteína Latinoamérica.

Vargas añade que este menor crecimiento en el consumo es atribuido por los economistas a que “hay menos circulante en la calle, hay menos dinero, pero no quiero entrar en un análisis porque no soy economista: al haber menos dinero se consume menos”.

También puede leer:  “Esperamos que se siga respetando la empresa privada”

Este menor crecimiento del consumo no altera los planes de expansión de Cargill, ya que, según Vargas, únicamente provoca que se alarguen los tiempos para una nueva inversión.

La nueva planta, ubicada en la Carretera a Masaya —contiguo al centro de distribución—, iniciará operaciones en abril, pero no a su máxima capacidad, sino que la alcanzará en la medida que crezca el consumo, pues está construida con capacidad adicional.

Según el Plan de Producción, Consumo y Comercio para el ciclo 2017-2018, el año pasado el consumo aparente de carne de pollo fue de 315 millones de libras y la producción nacional fue de 310 millones de libras, de las cuales Cargill aportó 195 millones de libras. El resto se importó.

Tendrá dos procesos

Vargas explica que esto significa que si el consumo de pollo vuelva a crecer a los niveles de entre 6 y 8 por ciento anual, ella alcanzaría su máxima capacidad dentro de cuatro o cinco años y obligaría a la empresa a hacer otra inversión similar.

Pero debido al crecimiento actual del consumo de entre 3 y 4 por ciento anual, a la planta le tomará de ocho a diez años alcanzar su máxima capacidad de procesamiento. Entonces será hasta que se cumpla este plazo que la empresa tendrá que volver a invertir.

La planta empleará a 975 personas y tendrá dos procesos: en el primario se sacrificarán las aves y en el secundario se enfriará, partirá y empacará el pollo para luego trasladarlo al centro de almacenamiento y distribución.

Además, en ella se concentrará todo el procesamiento de la empresa, por lo que la planta de San Benito, Tipitapa, será cerrada.

También lea: Industria quiere que nicas consuman más carne de pollo. Esto es lo que harán

“Efectivamente estamos consolidando las dos operaciones y aumentando capacidad… estamos trasladando a los empleados de la planta de San Benito para que trabajen en esta planta de la Carretera a Masaya” , dijo Vargas, quien asegura que esta consolidación vuelve más eficiente a la empresa y le permite seguir manteniendo precios muy competitivos para que la carne de pollo sea accesible a la población.

Unas seiscientas personas participaron durante 18 meses en la construcción de esta nueva planta de procesamiento, cuyo costo es de 45 millones de dólares, los que se suman a los cincuenta millones de dólares que invirtió la empresa en el centro de almacenamiento y distribución que inauguró en diciembre de 2015.

Lo que viene en 2019

La próxima inversión será de 25 millones de dólares, principalmente en una operación de gallinas reproductoras.

“En Nicaragua actualmente importamos el huevo fértil, que es de donde nace el pollo, los traemos de Honduras, Costa Rica y Estados Unidos en algunos momentos porque no tenemos la operación de reproductoras, entonces vamos a invertir de esos 25 unos 17 millones de dólares para producir en Nicaragua el huevo fértil y ya no vamos a tener que importarlo”.

Esta planta estaría lista en 2019.

Lea además: Producción avícola en Nicaragua va en aumento

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: