Cómo llevarte bien con la familia de tu pareja

A través de la convivencia frecuente, podrás descubrir las virtudes de esas personas que son tan importantes para tu pareja

Foto: LA PRENSA/istockphoto.com

Cuando inicias una relación de pareja, no solo comienzas un nuevo amor con alguien especial. A su vez, también conoces al entorno familiar y de amigos de tu pareja. Un entorno en el que tú misma te integras poco a poco. Este entorno es un sistema. Toma en cuenta estos seis tips.

Tiempo

Es conveniente que tengas paciencia y te tomes las cosas con calma, puesto que las relaciones familiares se consolidan poco a poco. Las primeras impresiones son importantes, pero no son definitivas.
A través de la convivencia frecuente, podrás descubrir las virtudes de esas personas que son tan importantes para tu pareja.

Establece tus límites

Tú decides en qué momento quieres conocer a los padres de tu pareja, por ejemplo. Es decir, aunque él haya mostrado su deseo de hacer las presentaciones, si crees que no es el momento o todavía no deseas dar este paso, entonces mantente firme en tu posición. Respeta tu propio ritmo emocional y toma decisiones con seguridad.

No compares su familia con la tuya

Te sentirás mejor si disfrutas de estos vínculos afectivos, sin establecer constantes comparaciones con tus propias rutinas familiares. Cada familia tiene sus costumbres, conflictos, dificultades, alegrías e ilusiones. Cada familia tiene sus fortalezas y debilidades. Date tiempo para conocer a tu familia política tal y como es en sí misma, pero no la compares con tu propia familia.

Es decir, acepta las tradiciones familiares de tu pareja, sin pretender cambiar esos hábitos. Tienes que integrarte a un entorno que ya está formado. Además, observa el lado positivo de tu familia política. Piensa que, al conocer a esas personas, conoces mejor a tu propia pareja. Conoces a tu pareja a través del contexto en el que ha crecido. Por ejemplo, sus padres pueden contarte anécdotas de su infancia.

Autenticidad y naturalidad

Es natural que quieras causar una buena impresión en tu familia política desde el principio. Sin embargo, relájate. Y, sencillamente, sé tú misma. La naturalidad es la principal premisa para afianzar lazos sólidos.
Pon en práctica tu amabilidad, tu empatía, tu generosidad emocional y tu atención al detalle. Desde esta perspectiva, los vínculos afectivos fluyen mejor.

Organiza planes familiares

De vez en cuando, toma la iniciativa para programar planes grupales en los que la familia pueda disfrutar de un rato distendido. Por ejemplo, una sesión de cine para ver una comedia de estreno. O, también, una excursión a un destino próximo. El mejor modo de conocer a tu familia política es por medio de los planes de ocio disfrutados en común.

Comunicación de pareja

El diálogo de pareja es fundamental para establecer objetivos comunes y llegar a acuerdos. Por ejemplo, puede ocurrir que ambos quieran establecer límites si sus familias se entrometen en sus decisiones.
Por tanto, habla con tu pareja y busca la colaboración constante en la búsqueda de soluciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: