Nicolás Maduro aplica en Venezuela la “receta” de Daniel Ortega

“Es imposible que en tres meses se puedan crear las condiciones mínimas de credibilidad democrática para elecciones en Venezuela”.

Daniel Ortega (i) saluda a Nicolás Maduro (d). LA PRENSA / Archivo.

Daniel Ortega y Nicolás Maduro. LA PRENSA/ Archivo.

A criterio de Mauricio Díaz, exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el gobierno de Nicolás Maduro está aplicando lo que Daniel Ortega hace en Nicaragua, pues no brinda condiciones para las elecciones y además amenaza a los opositores.

“La historia se repite una vez como comedia y la otra como tragedia”, dijo Díaz, quien explicó que la realidad de Venezuela puede convertirse en una tragedia, pues ambos países están íntimamente vinculados “con un cordón umbilical”.

Lea también: Nicolás Maduro intentará reelegirse en las elecciones de 2018

Las declaraciones de Díaz se dan a raíz del anuncio hecho por la Asamblea Constituyente de Venezuela, controlada por el chavismo, sobre adelantar las elecciones presidenciales de ese país, las que estaban previstas para diciembre y ahora se anuncian para antes del 30 de abril.

Crisis diplomática con España

De acuerdo con el exdiplomático, “el régimen de Nicolás Maduro se equivocó al adelantar las elecciones presidenciales” y ahora tiene como resultado la descalificación de esos comicios por parte de la OEA, además algunos diplomáticos se han retirado del país como forma de protesta.

El régimen de Maduro expulsó al embajador de España en Venezuela, Jesús Silva Fernández, y le dio 72 horas para abandonar el país. Como reacción, el Gobierno de España declaró “persona non grata” al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, y le pidió se retira del país en tres días.

Pareciera que Maduro “quiso seguir el patrón que se usó en Nicaragua, pero no le resultó, pues la comunidad internacional ya había tomado nota”, afirmó Díaz.


Puede interesarle: Cooperación venezolana cae el 61 % en el primer semestre de 2017


Nicolás Maduro y su esposa, Cilia Flores. LA PRENSA / EFE/Cristian Hernández
Nicolás Maduro y su esposa, Cilia Flores. LA PRENSA / EFE/Cristian Hernández

Situación similar

Según el excandidato a la vicepresidencia en el 2011, Edmundo Jarquín, es imposible que en tres meses se puedan crear las condiciones mínimas de credibilidad democrática para elecciones en Venezuela.

Además del cambio de fecha para los comicios, el régimen de Maduro imposibilitó la participación de los partidos políticos más representativos de ese país agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aduciendo que con la medida se busca “evitar la doble militancia” de los ciudadanos.

De acuerdo con Jarquín, “el adelanto de elecciones en Venezuela solo confirma que Maduro nunca se sentó al diálogo con fines de alcanzar una solución pacífica”.

Lea: Maduro aspira a que Venezuela sea la quinta mayor reserva mundial de gas

“La posibilidad de un cambio por medios democráticos daría la opción a todos los venezolanos de una mejoría en todos los órdenes, económico, social, y reduciría drásticamente los niveles de criminalidad que tiene Venezuela”, dijo Jarquín.

A criterio de Díaz, el régimen de Maduro cada vez pierde fuerza, pues con “esta maniobra quedó evidenciado que no tiene voluntad de encontrar una salida basada en los principios consagrados en la Carta Democrática”.

 

La situación de los venezolanos es dramática, no es la misma situación en Nicaragua, donde el Gobierno ha logrado hacer lo que ha querido y no hay una reacción política y social interna de contención a las acciones que ha tomado Ortega”. Mauricio Díaz, exembajador de Nicaragua ante la OEA.

Dos escenarios

Díaz refirió que los nicaragüenses y venezolanos “nos encontramos en dos caminos en algún sentido semejante, pero a la vez muy distintos”.

Al respecto explicó que en Venezuela la ciudadanía, los empresarios y las instituciones como la Iglesia católica han sido más beligerantes en reclamar sus derechos. En el caso de Nicaragua “la oposición está dividida”.

Indicó que al gobierno de Ortega le ha dado resultado aplicar la filosofía de Nicolás Maquiavelo de “divide y vencerás”.

Según Díaz, los gobiernos “socialistas del siglo XXI” siguen el mismo patrón y filosofía con el objetivo de perpetuarse en el poder.

 

Elecciones bajo condiciones no democráticas no le agregarán legitimidad a la dictadura (de Maduro). Ha utilizado las sanciones de la Unión Europea para reafirmarse en el propósito que siempre tuvo, que era evitar elecciones democráticas”. Edmundo Jarquín, excandidato a la vicepresidencia de Nicaragua 2011.