Políticos y sociedad civil llaman a mantener unidad campesina

Miembros de sociedad civil dicen que construyen ciudadanía

Seria división

La cúpula de los dirigentes campesinos anticanal aceptan que hay una división. LA PRENSA/C.VALLE

Desde distintos sectores de la sociedad celebraron este domingo el fin de las tensiones internas del movimiento campesino y destacaron la necesidad de mantener la unidad frente a las amenazas del gobierno.

Lea además: Líderes campesinos anticanal resuelven sus diferencias y mantienen unión

Los campesinos, agrupados en el llamado Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, le plantan cara al proyecto del canal interoceánico de Nicaragua desde hace más de cuatro años cuando Ortega aprobó la ley con la que entregó la concesión al empresario chino Wang Jing.

Bajo presiones de las autoridades, este Consejo ha demandado la derogación de la Ley del proyecto del Canal Interoceánico (Ley 840), la que establece la expropiación de las tierras que quedan sobre la ruta del canal.

La organización aglutina a los campesinos que serían afectados por ese proyecto. Sin embargo, desde el año pasado comenzaron a surgir tensiones entre sus miembros. La asesora legal del movimiento, Mónica López Baltodano, renunció. Ella había estado con los campesinos desde el principio de la lucha y fue una de las primeras en estudiar a fondo la Ley 840 y advertir sobre sus consecuencias.

Los cuestionamientos

En su renuncia el pasado 15 de enero, López Baltodano dijo que muchos y diversos han sido los esfuerzos desde diferentes intereses partidarios por apoderarse y controlar esta fuerza social. Luego cuestionó al actual Consejo Campesino y expresó que tanto la conducción colectiva, discusión democrática, respeto a la pluralidad y autonomía fueron puestos a un lado porque una parte del consejo se había subordinado a lo que llamó intereses partidarios y personales.

Reportaje: El invisible Canal de Nicaragua

“Hemos visto revivir el Pacto Ortega-Alemán y sus vicios en su más detestable expresión actual, que es la confabulación para destruir el movimiento social más esperanzador de Nicaragua”, dijo la exasesora, mientras denunciaba una agresiva campaña de desprestigio contra la líder Francisca Ramírez y ella.
Este sábado esas diferencias fueron subsanadas en una sesión extraordinaria de los 17 miembros del Consejo Nacional, donde llegaron a la conclusión de que los problemas internos pesaban menos que la lucha contra la Ley del Canal.

Destacan a Mónica López

El coordinador del Consejo Nacional, Medardo Mairena Sequeira, insistió en el objetivo del movimiento campesino de exigir respeto a los principios de la Carta Magna y rechazar las acciones del gobierno que violan los derechos de los nicaragüenses en general.

Sobre el retiro de López Baltodano, de la organización, Mairena dijo reconocer el trabajo profesional de ella y considera que como todas las personas que los han ayudado, López deja una marca en la historia de la lucha contra la Ley del Canal Interoceánico.

El disidente del FSLN y vicepresidente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), general en retiro Hugo Torres, celebró la unidad de los campesinos y manifestó que Ortega es el único que podría salir beneficiado de su división, porque esta organización “se ha convertido en la paja en el ojo del régimen”.

“Ortega está empeñado en desarticular el movimiento, porque sabe que es un bastión de lucha por las reivindicaciones del campesinado en la franja del Canal y la lucha por la derogación de la Ley 840”, dijo Torres.

Azahalea Solís, miembro de la organización opositora Frente Amplio por la Democracia (FAD) y del Movimiento Autónomo de Mujeres, dijo también que los campesinos aportan a la democratización y son un ejemplo de la construcción de ciudadanía.

Han hecho 94 protestas

El movimiento campesino anticanal ha hecho 94 marchas contra la Ley 840, siete de carácter nacional y ocho territoriales.

Una de las más emblemáticas fue la del 27 de octubre de 2016, cuando cientos de campesinos lograron llegar a la capital a pesar de los retenes de la Policía, sin embargo, cuando estaban en Managua se les impidió el paso hacia la Asamblea Nacional.

Los territorios donde habitan los campesinos se encuentran militarizados. Han sufrido y resistido amenazas.

La organización campesina se ha enarbolado como la defensora de la soberanía nacional, por su rechazo a la Ley 840 que entrega una parte del territorio nacional al empresario chino.

Lucha de los campesinos anticanal «no es de partido»

El coordinador del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, Medardo Mairena Sequeira, aseguró que los campesinos anticanal están más unidos que nunca, luego de superar sus diferencias en una sesión extraordinaria que realizaron el sábado pasado en Nueva Guinea (Caribe Sur).

Medardo Mairena, líder anticanal que estuvo 40 horas detenido de manera arbitraria en El Chipote. LA PRENSA/ ARCHIVO

Según Mairena, en la reunión quedó claro que no existen influencias políticas en el movimiento y reconocieron que “el hecho de que cualquier integrante del Consejo Nacional tenga amigos políticos, eso no debe ser problema para vernos con diferencias”.

“Esta lucha no es de un partido político ni de un credo religioso, sino de todos los nicaragüenses que tengamos la buena intención de luchar por la libertad y por nuestros derechos”, dijo Mairena.

Mairena también destacó que el “movimiento campesino no es un objeto para venderlo”, sino “una organización de lucha contra las leyes que violan nuestros derechos”.

Mairena asumió la coordinación del movimiento campesino anticanal en el segundo semestre de 2017 y fue reelecto para un segundo semestre, el cual concluye en cuatro meses. Según los estatutos del Consejo Nacional, ya no tiene derecho a seguir de coordinador y dice que tampoco le interesa.

Manifestó que le gustaría que el nuevo coordinador sea una mujer, pero dijo que eso lo tienen que decidir en consenso. La sesión en que limaron asperezas fue a puerta cerrada. Explicó que fue así porque querían tener la confianza de sincerarse y reconocer sus errores.