David Ocón: un artista en el umbral

Ocón ha caminado hacia el umbral. Su prolífica obra, una al parecer, se divide, entre sus quehaceres como artista visual, escritor y arquitecto

Durante la presentacion del libro Mesoamérica: mula y tren. LAPRENSA/Archivo/4 de Junio del 2015

David Ocón, escritor, arquitecto y artista plástico nicaragüense, nacido en Acoyapa, Chontales, un 23 de agosto de 1949, se ha ido, pero nos deja un rico y amplio legado producto de su alegre, crítica y perspicaz visión de vida.

Ocón ha caminado hacia el umbral. Su prolífica obra, una al parecer, se divide, entre sus quehaceres como artista visual, escritor y arquitecto.

Puede leer: Muere el artista visual David Ocón: “uno de los grandes innovadores de la plástica nicaragüense”

En sus primeras exposiciones tomó notas de la rica arquitectura de la colonia española, reflejando sus calles, casas e iglesias.

Mas su obra se elevó con gran riqueza, explorando diversos colores, y creando gamas y combinaciones cromáticas y nuevas consistencias de las formas, dentro de la figuración abstracta.

Ocón pasa de la acuarela al óleo, el collage, al uso de objetos diversos y composiciones en las que el propio medio (como paredes, piso, luces e instalaciones) además de objetos diversos son protagonistas, revelando una gran riqueza visual, para lograr una obra sugerente en la que el espectador se involucre, en una serie de mensajes, donde en algunos casos las imágenes se acompañan de textos de su propio puño y letra.

LA PRENSA/Cortesía

Innovador de la plástica contemporánea

Ha sido un maestro de nuevas técnicas y ha trabajado en cantidad y calidad la electrografía, medio en la que la imagen se produce sobre “banners”, y máquinas eléctricas de reproducción como la fotocopiadora, involucrando todos los sentidos y dando resultados únicos y originales.

Un artista de su tiempo y de espacio. El artista nicaragüense que llevó la electrografía como expresión nacional.

LA PRENSA/Archivo

Su obra llena de vida, de cultura del pueblo, de cultura del mundo, ha sido como en su producción literaria, un arte inteligente, rebosante de un rico acervo cultural donde como en una danza cadenciosa y bella, agarrados de sus manos van la cultura, la política, la historia, la religión, la crítica, la sexualidad y la cruenta realidad de nuestro medio.

Puede además leer: Cenizas de la poeta Claribel Alegría serán repartidas entre sus dos patrias: Nicaragua y El Salvador

En su espacio artístico van desde bodegones, monas lisas, imágenes de santos de yesos arropados de papel crepé, modelos de revista, ídolos de la alfombra roja, revistas frívolas de modelos masculinos y femeninos, hasta la evidencia dura de las víctimas del tren de la muerte, con su gente ensangrentada buscando el sueño americano.

Escritor de la ironía

De su escritura —cinco libros de narrativa y cuentos—, decía Ocón eran como descargas eléctricas, donde con humor evidenciaba su amplio dominio de la cultura del mundo y del saber, modo de hablar y hacer del pueblo.

Publicó a través de los certámenes del Centro Nicaragüense de Escritores: De bien decir y de maldecir (2001), La feria de la carne (2003), Escritos abrasivos (2006), Historia de Jesucristo y sus Relatos, y Mesoamérica: mula y tren.

Por su alta calidad literaria y estilo el CNE le otorgó en 2011 una placa de reconocimiento a su obra en el Día Nacional del Escritor.

En la arquitectura

Realizó los diseños del complejo habitacional San Antonio, viviendas de dos plantas, así como las obras arquitectónicas del Parque Luis Alfonso Velásquez Flores, entre otros.

Además trabajó en diversos proyectos sociales en distintas partes del país como Prinzapolka, Paiwas, Matiguás, Río Blanco, Mulukukú y la Meseta de los Pueblos.

En 1972 se graduó de arquitecto en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), posteriormente realizó estudios de restauración de monumentos en Florencia, Italia, y de desarrollo rural en Bruselas.

LA PRENSA/Arnulfo Agüero

En bienales, museos y premios

Sus obras se exhibieron en la Primera Bienal de La Habana, Primera y Segunda Bienal de Santo Domingo, Sexta Bienal de Cuenca, Ecuador; Exposición Tierra de Tempestades Harris Museum, en Inglaterra.

Así en el Museo de Arte Extranjero, Riga, Lituania; Museo Galería de Kazanläck, Bulgaria; Colección de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de York.

Y en Managua en el Museo Fundación Hugo Palma-Ibarra y Museo de la Fundación Ortiz Gurdián. En Artefactoría y Mácula-Malagana.

Fue merecedor de varios reconocimientos entre ellos: el Premio Certamen Nacional Artes Plásticas (2005), Premio de Pintura Toribio Jerez del Banco Central de Nicaragua (2002), el Premio Juan Bautista Cuadra Certamen Nacional de Pintura (1988), y el Premio Pintura Joven Certamen Nacional de Artes Plásticas (1984).

*Arquitecto y crítico de arte