Urge que Nicaragua tenga una red vial que soporte los fenómenos naturales

El MTI debe desarrollar obras que resistan la furia de los fenómenos naturales, al tener como ejemplo más emblemático el huracán Mitch, en 1998, que dejó daños en la infraestructura vial de Nicaragua calculados en 148 millones de dólares

fenómenos naturales

El huracán Mitch, en 1998, dejó muertes que aún se lloran y daños en la red vial que se calcularon en 148 millones de dólares. LAPRENSA/ARCHIVO

La gestión de riesgo frente a desastres y calamidades es uno de los ejes que incluye el Programa Nacional de Desarrollo Humano 2018-2021, y una de sus acciones se enfoca en incorporar criterios de gestión para la reducción del riesgo ante desastres y adaptación al cambio climático en la inversión pública y privada.

Ante esto, el experto en cambio climático, Alejandro Alemán, considera, que por ejemplo, la inversión que se haga en infraestructura con base a los criterios mencionados es muy positivo; sin embargo, es necesario que también se fortalezca la gestión ambiental para contrarrestar los efectos del cambio climático.

“Yo creo que es un paso importante, pero no nos debemos quedar ahí. Sigue siendo un desafío para el país fortalecer las instancias responsables de la gestión ambiental. A medida que en el país se incrementan los niveles de deforestación también se acrecienta la vulnerabilidad, expresó Alemán.

MTI dando el ejemplo

Después de publicarse en 2017 el Manual de Consideraciones Técnicas Hidrológicas e Hidráulicas para la Infraestructura Vial en Centroamérica, que pretende incrementar la resiliencia en las carreteras y puentes, el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) en este 2018 destina recursos que tienen que ver con el tema del cambio climático.

En total son 72.8 millones de córdobas, de los cuales 71.4 son para obras de adaptación en puntos vulnerables que tienen las vías y el resto en una consultoría para la evaluación final de un proyecto dirigido al sector transporte de Nicaragua, siempre en el tema del cambio climático.

Según el Plan Anual de Contrataciones (PAC) del MTI, estas acciones son respaldadas financieramente por el Banco Mundial y el Fondo de Desarrollo Nórdico.

El MTI, como institución encargada de construir carreteras y puentes, en la presentación del Manual de Consideraciones se comprometió a desarrollar obras que resistan la furia del cambio climático, al tener como ejemplo más emblemático el huracán Mitch, en 1998, que dejó daños en la infraestructura vial de Nicaragua calculados en 148 millones de dólares.