Comunidades miskitas del Río Coco viven en desesperanza

El hambre y las enfermedades prevalecen en las comunidades del Caribe Norte, dice indígena miskita

Indígena miskita Leonora Jerry Saballos. LA PRENSA/E. ROMERO

En las comunidades indígenas de Río Coco, Waspam, Caribe Norte, hay hambre y diversas necesidades e impera el miedo, asegura la indígena miskita Leonora Jerry Saballos.

Los indígenas miskitos, sobre todo ancianos y viudas, pasan hambre, pues difícilmente pueden alimentarse durante tres veces al día, relató la indígena miskita que viajó a Managua, con motivo de la visita académica del relator especial de las Naciones Unidas, Michel Forst al país el pasado sábado 10 de febrero.

“Un tiempo se come”, dijo Jerry Saballos, quien indicó que personas adultas mayores como ella, permanecen sentadas sin comer por lo que demandó hablar a favor de los miskitos pues “hay tantos aguantando hambre”.

Ella también visitó LA PRENSA, donde comentó que al hambre, se suma una situación de miedo, provocada por la presencia de los colonos que invaden sus tierras.

La indígena habita en la comunidad de San Jerónimo, Río Coco Arriba, pero asegura la situación es similar en el resto de las comunidades, donde la falta de saneamiento les impide sembrar la tierra pese a poseer grandes extensiones.

“ Cuando llegaron los colonos a los pueblos miskitos, hubo mucho problema”, dijo Jerry Saballos quien demandó al Gobierno “que los saque”. “Nosotros no nos podemos meter al monte, tenemos miedo”, dijo Jerry Saballos, quien apuntó que los colonos si encuentra a los indígenas en sus parcelas “los matan”.

La presidenta del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan), Lottie Cunningham, dijo que por la pérdida contínua de su territorio y falta de cumplimiento del saneamiento por parte del Estado de Nicaragua, los indígenas no pueden acceder a sus parcelas lo que contribuye a la inseguridad alimentaria.

Lea además: CIDH señala violencia contra indígenas miskitos

Daños ambientales

La presidenta de Cejudhcan, Lottie Cunningham, manifestó que hay una situación de desesperanza en esas comunidad al hambre se suman las enfermedades en los niños.

Señaló la defensora de los indígenas que aunque los miskitos han optado por sembrar en otras tierras por ser áridas, no han tenido óptimos resultados. A esto agregó los efectos por el daño ambiental, que ha provocado cambios en las estaciones actualmente está lloviendo en esa región lo que afectará las siembras de frijoles.

Lea también: Nuevo ataque de colonos a indígenas miskitos