México puede quitarle terreno a Nicaragua en atracción de inversión

Paulo de León Sandoval, director de Central American Business Intelligence (CABI), señaló que a pesar de que Centroamérica es una región abierta al mundo, aún depende de los Estados Unidos, cuya economía este año apunta a un sólido crecimiento

En los últimos años Nicaragua se ha convertido en un destino atractivo para la inversión extranjera, pero eso puede cambiar en los próximos años si no se hacen cambios para competir con México, expresó Paulo de León Sandoval, director de Central American Business Intelligence (CABI) y catedrático en micro y macroeconomía.

“El riesgo de Nicaragua es que tiene que competir con México, incluso muchos empresarios guatemaltecos que estaban viniéndose a Nicaragua hoy se están yendo a México, por una sencilla razón, el tipo de cambio está depreciado, pues ir a comprar activos a México está muy barato”, sostuvo De León.

Lea además: Gobierno de Nicaragua con dificultades para inversión

En ese sentido, insistió que actualmente, pese a la reforma fiscal en Estados Unidos que contempló rebajas de impuestos a las empresas, ese país no es el principal riesgo de la región, sino el peso mexicano. “Tenemos evidencias que el impacto del peso mexicano está llegando a El Salvador y Honduras, ya tenemos impacto en Guatemala”, dijo De León, en su participación en el foro Oportunidades Económicas y de Negocios en Centroamérica 2018, realizado ayer en Managua y organizado por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

De León manifestó que Nicaragua va creciendo bien y esto en parte se debe a que el Gobierno está ordenado en materia macroeconómica y fiscal, lo que permite que haya inversión. “La competencia de Nicaragua hoy es México, en atracción de inversiones. México ofrece una infraestructura de primer mundo y conectividad global”, dijo.

Recomendó ver qué ofrece México para mejorar la oferta que Nicaragua hace a los inversionistas.

Lea también: Gobierno recorta presupuesto a la inversión pública

Estados Unidos en su mejor momento

Paulo de León Sandoval, director de Central American Business Intelligence (CABI), señaló que a pesar de que Centroamérica es una región abierta al mundo, aún depende de los Estados Unidos, cuya economía este año apunta a un sólido crecimiento debido a las políticas económicas que impulsa el presidente Donald Trump.

“Nuestro socio principal (EE.UU.) está pasando por un buen momento”, debido al cambio de su modelo económico, dijo. “Tenemos que aprender mucho de la oferta de los Estados Unidos”, añadió.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: