getting ready

Cómo usar traje de vestir y no “morir” en el intento

El traje de vestir es más que básico, y saber usarlo hace la diferencia. Nuestra asesora de imagen le explica cómo debe usar esta prenda.

El traje de vestir para el hombres es más que un básico, pues hasta el que no suele vestir formal para el medio laboral debe tener al menos un traje en el armario para eventos especiales, y, sobre todo, se deben conocer las reglas de cómo vestirlo para “no morir en el intento”.

La chaqueta del traje es una de las prendas más antiguas del armario masculino y con el correr del tiempo ha ido teniendo cambios significativos, la mayoría con la intención de que tenga cabida en cada vez más tipos de ocasiones y códigos de vestimenta. Curiosamente nuestra actual chaqueta o blazer tiene origen en una prenda del atuendo militar, particularmente porque se abotonaba, a diferencia de otras chaquetas, y ha ido perdiendo botones a medida que se actualizaba.

Hoy la más actual es la de un botón, que hay que llevar siempre cerrado y abrirlo al sentarse. Las reglas más rigurosas establecen que solo se abra si se tiene algún elemento que te tape, como una mesa o un pódium entre el interlocutor y vos, y no se te vea por completo.

Marianela Lacayo, asesora de imagen. LA PRENSA / Cortesía

En el caso de chaquetas de dos botones se abre el de abajo, en la de tres botones se mantiene el del medio abrochado y los otros dos abiertos, si son cuatro los botones, el tercero queda cerrado. Recordá que el botón no se debe ver tirante al estar abrochado, y la tela debe quedar plana tanto en la zona del botón, del ojal en la cintura y espalda.

Lea también: El hombre, la moda y la comodidad

Las chaquetas de dos botones son más clásicas que las de uno y las de tres mucho más que las de dos y uno. Sin embargo no solo se deje guiar por la moda, y pruebe los distintos estilos para que observe cuál beneficia más su contextura corporal, tanto por la altura, anchura y que no desproporcione la zona inferior y superior del cuerpo; debe de haber siempre un balance.

La cantidad de botones hace que las solapas sean más o menos anchas y que bajen más o menos sobre el pecho, lo que también hará el efecto de ensanchar o parecer más esbelto.

Los botones de los puños de las chaquetas deben quedar abrochados y si son plásticos, cámbielos por metálicos, de cuerno, semilla de tagua, nácar o imitación o hueso.

Lea además: Dos bandos de estilo masculino

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: