Chavismo acosa a la prensa libre

El periodismo en Venezuela vive bajo una “espada de Damocles” por la penalización de la difamación con hasta 10 años de cárcel.

En enero pasado, los periodistas venezolanos que son perseguidos por el régimen venezolano en Miami, Florida, Estados Unidos.

En enero pasado, los periodistas venezolanos que son perseguidos por el régimen venezolano en Miami, Florida, Estados Unidos.

El editor del portal Armando.info, Ewald Scharfenberg, manifestó que el periodismo en Venezuela vive bajo una “espada de Damocles” por la penalización de la difamación con hasta 10 años de cárcel.

Lea además: Periodismo: historias de un oficio dulce y amargo

Desde el exilio, Scharfenberg contó a LA PRENSA vía telefónica, que él y sus colegas Alfredo Meza y Joseph Poliszuk, también editores del portal venezolano de periodismo de investigación Armando.info, y el reportero Roberto Deniz, tuvieron que salir de país para evitar ser encarcelados por la publicación de dos reportajes sobre el negocio detrás del plan estatal Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y también porque querían seguir publicando estas investigaciones que desnudan la corrupción detrás del régimen chavista.

Autoridades del chavismo han convertido los juicios de difamación en armas o en una a espada de Damocles que siempre pende sobre la prensa”
Ewald Scharfenberg, editor del portal Armando.info

La Demanda

Los periodistas fueron demandados por el empresario colombiano Alex Saab por “difamación agravada continuada e injuria agravada”, delitos penados con prisión de entre uno y seis años.

Lea además: Así se hace periodismo en Venezuela

Saab asegura que su honor y reputación se han visto afectados por las afirmaciones contenidas en las publicaciones. En la demanda el empresario está asistido por el abogado Amir Nassar, quien en 2005 representó al partido de Gobierno ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

No debería ser penalizada

Scharfenberg manifestó que en la mayoría de los países del mundo civilizado, incluida América Latina, la difamación no es un crimen penal, sino un caso civil que se resuelve en las cortes civiles y, cuyo desenlace, si se encuentra culpable al periodista, se le impone una multa, pero “en Venezuela no solo se conserva, sino que se ha aumentado la pena de cárcel por difamación”, según Scharfenberg.

En el caso de la demanda contra los periodistas de Armando.info, si los encuentran culpable, les tocaría seis años de prisión.

Lea además: El periodismo independiente, “arrinconado” en Venezuela

Scharfenberg agregó que la pena por difamación puede aumentar hasta 10 años si el demandante es una autoridad del Estado como el Presidente, el Vicepresidente, ministros, el jefe de la Fuerzas Armadas, pero en este caso es un empresario colombiano.

Scharfenberg aseguró que desde 2017 se han hecho 31 demandas contra periodistas por difamación e injurias, interpuestas por personalidades relacionadas con el Chavismo.

Reportajes

Scharfenberg explicó que los reportajes prueban la conexión de Saab con la distribución de alimentos gracias a los contratos que la empresa Group Grand Limited obtuvo con la administración de Nicolás Maduro. El primero de los trabajos fue publicado en abril del año pasado con el título “Empresarios cuestionados en Ecuador y Estados Unidos le venden comida al Gobierno venezolano”.

El segundo fue divulgado en septiembre del año pasado con el título “De Veracruz a la Guaira: un viaje que une a Nicolás Maduro con Piedad Córdoba”, poco después de que la Fiscal General de la República, destituida por el Ejecutivo venezolano, Luisa Ortega Díaz, denunciara la relación entre Saab, Group Grand Limited y el propio Nicolás Maduro.

“Saab mantiene una ofensiva simultánea en varios frentes contra la prensa libre. En Miami, ha demandado al periodista Gerardo Reyes, de la cadena de televisión Univisión, quien también ha seguido la pista de sus negocios en Colombia y Venezuela” , según una nota de prensa de los periodistas venezolanos divulgada a raíz de su salida del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: