Defensor alerta a migrantes nicas sobre riesgos de trata de personas en Panamá

Ciudadanos nicas entre los que difícilmente pueden legalizarse en Panamá. Un trámite de legalización en ese país está por encima de los cinco mil dólares y no aplica a toda persona.

Panamá recientemente inauguró el tercer juego de esclusas y apuesta a un cuarto para el futuro. LA PRENSA/ AFP

Panamá recientemente inauguró el tercer juego de esclusas y apuesta a un cuarto para el futuro. LA PRENSA/ARCHIVO

El caso de tres nicaragüenses liberados en Panamá tras comprobarse que fueron víctimas de trata de personas con fines de explotación laboral, destapó en ese país una situación que ocurre actualmente con migrantes extranjeros.

Yasser Abdiel Soto Enríquez, Yamil Moreno González y Pedro Joaquín Acevedo Moreno, son nicaragüenses que junto a dos venezolanos permanecieron detenidos acusados de extorsión, pero demostraron que habían sido retenidos para explotarlos en el área de la construcción, que junto a las labores domésticas, son las áreas donde más ocurre la trata de personas en ese país, expresó el abogado y activista de derechos humanos, Manuel de Jesús Ávila.

LEA: Panamá atrae a nicas migrantes

Es por ello que Ávila, aconsejó a los nicaragüenses con pretensiones de emigrar a esa nación, a tener mayor cuidado cuando por ejemplo les ofrezcan altos salarios. Dado que el salario mínimo en Panamá oscila entre 24 a 30 dólares diarios para personal calificado y con su documentación en regla, “por lo tanto si alguien ofrece mas de esto por día debe tener cuidado”, advirtió Ávila.

El activista indicó que los requisitos para que una persona pueda legalizarse en Panamá es cada vez más difícil, “especialmente para nicaragüenses, venezolanos, colombianos, haitianos y dominicanos”.

Un trámite de legalización en Panamá está por encima de los cinco mil dólares y no aplica a toda persona, además que hay profesiones que son restringidas solo a panameños, explicó Ávila quien dijo que en caso de las domésticas han conocido casos que las contratan por tres meses, luego las acusan por hurto para no pagarles y las dejan en la calle sin sus documentos.

Otras modalidades

Otra modalidad de explotación encontrada ocurre con personas del campo, llevados como cuidadores de fincas donde les pagan menos de 300 dólares mensuales, con horarios de 5:00 a.m hasta altas horas de la noche, alojados en galeras sin ningún tipo de condiciones higiénicas . El abogado Manuel de Jesús

Ávila dijo que los casos que ha encontrado en condiciones de trabajo casi de esclavitud no denuncian por miedo.

LEA: Nicaragüenses, los más deportados de Panamá en 2017