Encuentran el cuerpo de una niña de 12 años amarrado al fondo de un pozo en Estelí

El cuerpo de la niña estaba en algunas de sus partes deshecho y tenía una enorme piedra de unas 60 libras amarrada a su cintura que la mantenía bajo el agua del pozo donde fue encontrada

La niña Yesbeling María Espinoza Calero en Estelí, es el caso más reciente de asesinato atroz contra una niña. LA PRENSA/ROBERTO MORA

La niña Yesbeling María Espinoza Calero en Estelí, es el caso más reciente de asesinato atroz contra una niña. LA PRENSA/ROBERTO MORA

El hallazgo del cuerpo identificado como el de la niña Yesbeling María Espinoza Calero, de 12 años, ha causado conmoción en la comunidad Los Llanos Número Uno, municipio de Pueblo Nuevo, departamento de Estelí. Algunas personas no pueden contener sus lágrimas al hablar sobre el crimen de la menor.

El cuerpo de la niña estaba en algunas de sus partes deshecho y tenía una enorme piedra de unas 60 libras amarrada a su cintura que la mantenía bajo el agua del pozo donde fue encontrada, en la propiedad de Alberto Aráuz. Rafael Antonio Espinoza Calero reconoció el cuerpo de su sobrina Yesbeling.

Lea también: Femicidios quedan impunes en zonas alejadas

La niña había desaparecido el 24 de noviembre del 2017. Fue reconocida “por el cuerpecito, que es una chavala delgadita, ella estaba tiernita, apenas con 12 años”, expresó Rafael Espinoza.
Flora Calero dijo que a su hija la ataron de sus manos con alambre de púas.

La Policía de Estelí no ha brindado la versión oficial sobre este caso, pero este miércoles peritos de esa institución recuperaban evidencias del pozo donde fue encontrado el cuerpo de la niña.
Aparentemente encontraron una prenda femenina de vestir y varias piezas de huesos pequeños.

No vieron ni oyeron nada

Los habitantes de la comunidad afirman que no vieron hechos ni personas extrañas previo a la desaparición de la niña, pero algunos coinciden en afirmar que ella siempre caminaba con una amiga de unos 15 años, quien ya fue interrogada por la Policía.

Yesbeling estudiaba el quinto grado en el colegio rural Guardabarranco Los Llanos Número Uno, de donde algunos maestros aseguran que era una niña tranquila, pero a veces se salía de clases para irse “por algunas lomas con la (amiga) que caminaba”.

El cuerpo de la niña Yesbeling María Espinoza Calero, de 12 años, fue recuperado por agentes de la Policía y bomberos. LA PRENSA/R. MORA

Lea además: Hallan muerta en una bolsa a una recién nacida en Popoyuapa, Rivas

Doña Emilia Calero Hernández dijo que crió a su nieta Yesbeling desde que estaba tiernita, porque su mamá se fue a trabajar a Estelí para darles el sustento. Su padre, identificado como Leónida Rodríguez Hoyes, está ayudando ahora a hacer la fosa en el cementerio donde serán enterrados los restos de la menor.

Calero Hernández recordó que el pasado 24 de noviembre ella le pidió a su nieta que fuera a comprar unas tortillas, a lo que la niña le respondió que mejor fuera ella con el niño. Pero cuando la abuela regresó a eso de la 1:00 p.m., ya no la encontró y nunca más la volvió a ver.

Lea: Jurado absuelve a hombre que mató a su primo por abusar de su hija en Estelí

“Ahora quedé solita, entonces la casita la dejé con mis otros hijos, me vine a vivir con mis otras hijas (a Pueblo Nuevo). Ya no quiero estar allí”, expresó Calero Hernández, quien rompió en llanto y preguntó por qué le hicieron eso a su niña.

Se salía de clases con una amiga de 15 años

La familia doliente está segura que el cuerpo encontrado es de Yesbeling, porque hallaron la ropa que andaba el día de su desaparición: una blusa rosada y pantalón blanco, aunque afirman que en el pozo estaba desnuda.

Emilia dijo que su nieta andaba mucho con una amiga de 15 años, con quien salía de las aulas de clases y se iba a un guayabal, pero no sabe qué hacían. Los maestros le decían que llegaba a sacarla de clases.

Le puede interesar: Enero de 2018 cerró con cinco femicidios en Nicaragua

La abuela de Yesbeling considera que esa amiga puede saber “quién le hizo el daño” a su nieta, mientras Flora Calero, madre de la víctima, sostuvo que la amiga de su hija debe saber quién fue el hombre con quien se fue su hija.

“Aquí están sucediendo cosas muy duras. Pedimos a las autoridades que pongan cartas en el asunto porque esto nos ha conmovido el corazón”, expresó María Teresa González, una de las habitantes de la comunidad Los Llanos Número Uno, ubicada a unos 18 kilómetros del casco urbano de Pueblo Nuevo.

Lea además: Encuentran el cadáver de una mujer en una playa de Corinto

José María Ramos casi llora también al hablar sobre el caso de la niña encontrada en el pozo y afirma que esta es la segunda vez que un crimen horrendo sacude a esta comunidad, haciendo referencia a lo sucedido hace algunos años cuando un hombre que buscaba a una niña de 14 años con quien quería mantener una relación de pareja, llegó hasta esa comunidad a matar a la mamá, el padrastro y la hermanita de 9 años.

Afirman que la Fundación Entre Mujeres estará ayudando a la familia de Yesbeling para enterrar los restos de la niña en el cementerio de la comunidad.