CONTENIDO PATROCINADO

Semillas criollas mitigan y se adaptan mejor al cambio climático

Las semillas criollas y acriolladas son estables en su producción y evolucionan constantemente, adaptándose a diversos ambientes agroclimáticos y a los efectos del Cambio Climático, además de su tolerancia a plagas y enfermedades.

Nuestras semillas evolucionan constantemente, adaptándose a diversos ambientes y a los efectos del Cambio Climático

Uno de los argumentos que suelen mencionar los defensores de los cultivos transgénicos es el cambio climático y la necesidad de adaptarse al mismo. Sin embargo, con un manejo agroecológico y  semillas criollas y acriolladas no hay ninguna necesidad de adoptar semillas modificadas genéticamente.

Con un manejo agroecológico, las semillas criollas y acriolladas son estables en su producción y evolucionan de manera constante, lo cual facilita su adaptación a diversos ambientes agroclimáticos y a los efectos del Cambio Climático, además de su tolerancia a plagas y enfermedades.

Lea también:

“En diversos estudios realizados con productores agroecológicos en Matagalpa, se ha identificado que el 40% de las variedades criollas de frijol y el 35% de las de maíz tienen mayores rendimientos que los promedios nacionales en diferentes condiciones agroclimáticas. Hay casos en los que variedades de frijol tienen un rendimientos de un ciento por ciento mayor al promedio nacional y en el caso del maíz hasta un 66% mayor. Además de que los productores tienen la certeza de qué variedades deben utilizarse en cada territorio”, explica Carlos Vidal Tenorio,productor agroecológico de Rivas y vocero de la Alianza Semillas de Identidad (ASI).

Blanca Landero, productora agroecológica de Chinandega, considera vital promover el rescate, el mejoramiento y el libre intercambio de las semillas criollas y acriolladas adaptadas a diferentes zonas agroclimáticas y a la cultura social y productiva de comunidades campesinas e indígenas. “Es un paso fundamental para crear sistemas de producción ecológica y económicamente sostenibles”, puntualiza la también vocera de la ASI.

Por su parte, Leonel Antonio Calero, productor agroecológico de Masaya, considera que el modelo de producción convencional centrado en paquetes de agroquímicos y en los monocultivos, además de deteriorar los recursos naturales (agua, suelo y biodiversidad), provoca daños a la salud del productor y del consumidor, y erosión genética o pérdida de variedades y especies, por abandono de las variedades.

Todo esto crea una dependencia económica sobre las comunidades campesinas, también aumenta el cambio climático provocando un declive sistemático en la productividad y en los rendimientos de los cultivos, afectando la economía de quienes los producimos”, señala Calero.

CONTENIDO PATROCINADO
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: