La equidad de género no está en las cifras, según defensoras de mujeres

"Las cosas no se miden por cantidades, sino por el mejoramiento del estatus y la calidad de vida de las mujeres", dice Haydeé Castillo

Día Internacional de la Mujer, mujeres, día de la mujer, marcha de las mujeres, equidad de género

Una mujer sostiene un letrero que pide que se detenga la violencia contra las mujeres durante una protesta para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, en Pamplona, norte de España. LA PRENSA/AP

Representantes de organizaciones de mujeres y feministas reaccionaron al anuncio efectuado por la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral (CSE), Rosario Murillo, en cuanto a que Nicaragua está en una buena posición según el foro económico mundial que coloca a Nicaragua en el sexto lugar con equidad de género y más alta participación de mujeres.

“Una buena noticia. En el Mundo somos el país número 6 en Equidad de Género (…) imagínense ustedes primero Islandia, después Noruega, después Finlandia, después Ruanda, después Suecia, después Nicaragua; Eslovenia séptimo, Irlanda octavo, Nueva Zelanda 9, y Filipinas 10. Esto, según el Foro Económico Mundial”, dijo Murillo.

“Nosotros hemos cerrado el 80 por ciento de nuestros gaps de Género, es decir, las distancias que nos separaban de la equidad. Tenemos equidad de género en las posiciones ministeriales por primera vez en tres años, y tenemos el más alto nivel de participación de Mujeres en el parlamento, en el mundo, el quinto más alto, con 46 por ciento”, expresó Murillo.

Lea: Nicaragua aún lejos de la equidad

“En números puede ser, pero no batan los números”, afirmó la activista de derechos humanos, Magaly Quintana, quien señaló que los análisis no deberían ser de cuantas mujeres están en los parlamentos o en cargos en las instituciones públicas, “pues mientras estas no tengan autonomía y no asuman la defensa de los derechos de las mujeres es como que tengamos un hombre más”.

“Es parte de una retórica”, reaccionó por su parte la feminista María Teresa Blandón, quien dijo que “los gobiernos populistas han tomado el tema de la paridad por el lado más barato (…) que nada tiene que ver con las históricas demandas feministas”.

Esto indica, dijo Blandón, cambiar no solo los cuerpos y sexos de quienes llegan a esos cargos, “sino el contenido del poder mismo”.

Para Blandón no es cierto que hay equidad de género en esos cargos pues actualmente los cargos está hablando con hombres en el poder y mujeres de papel y solo para llenar estadísticas. Y sobre todo porque dijo Blandón, la brecha de desigualdad, tanto económica como cultural política “siguen inalterables, las mujeres sigue pidiendo tierra y no tienen, el 80 por ciento del empleo informal lo siguen haciendo las mujeres, en este país el derecho sexual y reproductivo no se respeta”.

Calidad del poder

“Este gobierno se ha quedado en el tema de cantidades de mujeres , no en la calidad del poder que se ejerce y no el tipo de representación que se privilegia”, indicó Blandón.

Por su parte, Haydeé Castillo, de Mujeres de las Segovias, dice que las cosas no se miden por cantidades, sino por el mejoramiento del estatus y la calidad de vida de las mujeres.

“Nunca en la historia de Nicaragua habíamos retrocedido tanto en lo poco que habían logrado por las luchas del movimiento de mujeres como el actual Gobierno”, aseguró Castillo, quien consideró que las cosas no se miden por cantidades sino “por el mejoramiento del estatus y la calidad de vida de la mujeres”.

Castillo también cuestionó que fueron las mujeres en el parlamento, “las que le quitaron a las mujeres el derecho a la vida”, con la penalización d el aborto terapéutico.

Otros

Rosario Murillo anunció que para fortalecer lo que consideró es una buena noticia, trabajan en una campaña especial desde ayer hasta el 8 de marzo, durante la cual trabajarán “alrededor del respeto y de los valores en la relación entre hombres y mujeres”, para conmemorar de manera positiva, efectiva, el 8 de marzo. Pero Haydé Castillo señaló que el gobierno “no ha mostrado ninguna sensibilidad ante el incremento de la saña y la violencia”, que sufren las mujeres en el país.