Niño sueña con poder caminar para ir a la escuela en Cerro Largo, Boaco

“Yo quisiera que me ayudaran con la alimentación, algún paquetito de comida, porque ya pedimos en el zonal, pero nunca me dieron respuesta”, cuenta la mamá del menor.

Para Elkin Samuel Rosales Granados, de 11 años, su mayor deseo es asistir a la escuela para aprender y jugar como los demás niños de la comunidad Cerro Largo, en Boaco; sin embargo no lo ha podido cumplir a causa de una malformación de nacimiento que le impide caminar o mantenerse en pie por sí solo.

Su madre, Mirtha Granados es quien se ha ocupado de cargarlo de un lado a otro, mientras su marido trata de ganarse el sustento de la familia a punta de machete, en las fincas cercanas, lo que generalmente no logra solventar las necesidades básicas de la familia, entre ellas, un colchón digno para la cama del menor o un mosquitero.

Puede interesarle: Construyen tres reductores de velocidad en peligrosa vía de Boaco

“Yo quisiera que me ayudaran con la alimentación, algún paquetito de comida, porque ya pedimos en el zonal, pero nunca me dieron respuesta”, agregó la mamá.

Este año, Elkin podría caminar por primera vez en once años, puesto que será sometido a la segunda operación en sus tendones, pero la familia necesita apoyo para costear los viajes a Managua, puesto que se les dificulta cargar al niño o llevarlo en bus desde su comarca hasta la ciudad, a unos 11 kilómetros de distancia.

Lea también: Dinero para construir barrera en Camoapa lo ocuparon para pago de planilla

“Ya lo sometieron a una cirugía para estirarle los tendones y el nueve de abril le van a hacer otra operación, esperamos en Dios que con esa él pueda caminar, porque a su edad me da pesar que él nunca haya caminado (…) me gustaría que me ayudaran, porque la operación ya está, pero se nos hace difícil el traslado desde aquí hasta Managua”, dijo Granados.

Elkin aprendió a leer y a escribir cuando logró cursar preescolar, desde entonces, su educación se detuvo puesto que sus padres no pueden cargarlo desde su vivienda hasta la escuela, a unos 700 metros.

“Él no ha vuelto a la escuela porque se me dificulta llevarlo, porque pesa mucho, no lo puedo cargar hasta la escuela, pero es tan inteligente que aprendió a leer y escribir en preescolar”, agregó su mamá.

También lea: Niño de Boaco necesita cuatro mil dólares para recuperar la vista

Inicialmente una maestra llegaba a impartirle lecciones hasta su hogar, pero dichas clases se fueron reduciendo hasta que el menor fue eliminado del sistema educativo, relató su mamá.

Si usted quiere apoyar a este niño, puede contactarse con sus padres a los números 82213464 y 88888777.