Zona de Strikes: ¿Cuál es el mejor equipo cubano que usted ha visto?

Aunque ya no gana con la frecuencia de antes, el equipo cubano sigue siendo un plantel de gran calibre. ¿Cuál es el mejor equipo de Cuba que usted ha visto?

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Es imposible que no exista la identificación generacional. Pasa en todo. En la música, la moda, la política y el deporte.

Nuestros abuelos hablaban con entusiasmo de Babe Ruth allá y Stanley Cayasso aquí. Para nuestros padres lo mejor fue Mickey Mantle en las Mayores y Pedro Selva o Ernesto López a nivel local.

Nosotros vimos a Barry Bonds en las Grandes Ligas y a Nemesio Porras en los «Pomares». Y cada quien defiende su época y la enarbola como la mejor de cuantas han existido. Es comprensible.

¿Y entre los equipos de Cuba que ha visto, cuál es el mejor para usted? Yo tengo muy presente el mío, pero no significa que no haya otros mejores que ese. Y fue el que vino al Mundial de 1994 aquí.

Su infield tenía lo encabezaba el mejor pelotero que ha tenido la isla:  Omar Linares, en tercera; Germán Mesa en el short, Antonio Pacheco en segunda, Orestes Kindelán en primera y Alberto Hernández de cátcher.

Ese cuadro interior era tan bueno, que expertos de Grandes Ligas lo calificaron en su momento como mejor que el de algunos equipos de las Mayores precisamente. Incluso Peter Gammons lo comparó con el de Cleveland.

Ermidelio Urrutia, Víctor Mesa y José Estrada estaban en los jardines, mientras que Lourdes Gurriel, aparecía como el bateador designado. Era un plantel de gran explosividad, que pasó más de 100 juegos sin perder.

A los pítcheres los lideró el astro Lázaro Valle, seguido por los posteriormente big leaguers: Oswaldo Fernández, Rolando Arrojo, Orlando “El Duque” Hernández y Liván Hernández, con Omar Ajete y Faustino Corrales.

En el banco estaban Jorge Luis Toca, Juan Carlos Linares, Pedro Luis Rodríguez, Eduardo Paret y Juan Padilla, con Jorge Fuentes al timón, de un equipo que nos ganó 12-1 y 13-1 en ese Mundial.

Hay quienes hablarán de Agustín Marquetti, Armando Capiró, José Antonio Huelga y Braudilio Vinnent. Otros se van a referir a los días de Luis Giraldo Casanova, Pedro José “Cheíto” Rodríguez, Antonio Muñoz y Fernando Sánchez. Pero es cuestión de opiniones. Yo me quedo con el de 1994, que por cierto ganó ese Mundial invicto.

Ese mismo equipo fue el que impactó en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, antes de la incorporación de los profesionales, pero independientemente del contexto, los equipos de Cuba han tenido una calidad incuestionable.