CONTENIDO PATROCINADO

Semillas criollas garantizan producción estable, sostenible y diversa

Las semillas criollas producidas en policultivos, aseguran la diversidad de alimentos e ingresos económicos a la agricultura familiar, garantizando la seguridad alimentaria estable y variada durante todo el año.

Existen evidencias que con manejo agroecológico las semillas criollas mejoran su productividad. Diagnósticos realizados por el Programa de Campesino a Campesino (PCaC), la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) y el Movimiento de Productoras y Productores Agroecológico y Orgánico de Nicaragua (MAONIC), socios de la Alianza Semillas de Identidad (ASI), han mostrado que productores y productoras haciendo uso de las semillas criollas y acriolladas de maíz, han logrado entre 40 y 90 quintales por manzana y en el caso del arroz entre 80 y 100 quintales por manzana.

“Estudios realizados por las organizaciones socias de la Alianza Semillas de Identidad en el Departamento de Matagalpa, muestran resultados positivos en el comportamiento de variedades de semillas criollas y acriolladas de maíz y de frijol durante los ciclos productivos 2013, 2014 y 2015, en los cuales predominaron bajos niveles de precipitaciones a causa de la sequía, mejor conocida como Fenómeno del Niño. Aún así, los rendimientos de las variedades criollas superan los promedios nacionales, inclusive con inviernos normales”, indica Sandra López, de la Fundación Denis Ernesto González, en Matagalpa.

Lea también: Semillas criollas se adaptan al cambio climático

Esto demuestra que las semillas criollas producidas en policultivos, aseguran la diversidad de alimentos e ingresos económicos a la agricultura familiar, garantizando la seguridad alimentaria estable y variada durante todo el año.

Harold Calvo, coordinador de la ASI, explica que evaluaciones realizadas con diferentes variedades de semillas criollas de frijol muestran rendimientos entre los 20 y 34 quintales por manzanas, por encima del promedio nacional.

Rubén Hernández, productor agroecológico de Jinotega, considera que en Nicaragua existe una gran riqueza y diversidad genética de semillas criollas y acriolladas. “Tenemos un patrimonio genético importante, como productores y productoras hemos identificado 135 variedades de maíz, 147 de frijol común, 31 de otras leguminosas comestibles, 39 de sorgo y millón, 16 de arroz, 3 de trigo harinero del pan, además de muchas otras variedades de hortalizas, tubérculos, árboles frutales, plantas aromáticas y medicinales, plantas forrajeras y miles de especies y variedades de plantas silvestres”, comenta.

Le puede interesar: Semillas criollas, riqueza histórica ancestral

Esta gran agrobiodiversidad está distribuida a nivel nacional, y a través de más de 416 bancos comunitarios de semillas criollas de propiedad colectiva, los que permiten que miles de familias campesinas tengan acceso a semillas de calidad.

En Nicaragua existe un patrimonio genético muy importante en manos de productores y productoras agroecológicos, que garantiza la alimentación de manera estable, variada y nutritiva.

CONTENIDO PATROCINADO
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: