Nicaragua con riesgo insignificante para enfermedad de la vaca loca

Nicaragua eliminó uno de los obstáculos que enfrenta para enviar productos cárnicos al mercado internacional. La OIE le cambio el status de riesgo moderado a riesgo insignificante para la enfermedad conocida como vaca loca

carne de res, carne de exportación, nicaragua. venezuela

Desde octubre, Venezuela, que se había consolidado como el segundo mercado para la carne, dejó de comprar este producto. LA PRENSA/ARCHIVO

Nicaragua eliminó ayer uno de los múltiples obstáculos que enfrenta para colocar sus productos cárnicos en el mercado internacional. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE por sus siglas en inglés) le cambio el status de riesgo moderado   -que poseía desde 2012-  a riesgo insignificante para Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), conocida popularmente como enfermedad de la vaca loca.

Este cambio permitirá enviar harina de carne y hueso y también cortes con hueso, a países que mantienen el status insignificante para EEB como requisito de ingreso a sus mercados, confirmó Raul Barrios, presidente de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne).

Dado que esta enfermedad se transmite a través de los “huesos y tejidos nerviosos algunos países exigen el riesgo insignificante como requisito de ingreso para estos dos productos a sus mercados, aunque no para la carne y resto de cortes”, explicó Barrios.

Carne

Años tramitando cambio de status

Nicaragua llevaba varios años cumpliendo con diversas normativas para lograr este cambio y durante la sesión general de la OIE que se realiza anualmente en mayo, el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) recibirá el documento que certifica el nuevo status.

Y aunque esta es una buena noticia para el sector ya que facilitará la venta de los dos productos mencionados, no significa que abra las puertas de todos los países. «Es solo el cumplimiento de un requisito más de los tantos que exigen los mercados para el ingreso de la carne y los subproductos”, aclaró Barrios.

La explicación surge porque ayer en su habitual conferencia de prensa, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri anunció que el país recibió una certificación que le permitirá exportar carne a todo el mundo y varios medios de comunicación reprodujeron la información.

“A partir de la recepción de este certificado la carne nicaragüense ya puede ser exportada a cualquier mercado del mundo, incluyendo los más exigentes como son en este caso, los mercados europeos y el chileno… Esto nos va abrir mercados para que nuestra carne llegue a este tipo de mercados que antes no podía llegar”, aseguró Aguerri ayer y aunque LA PRENSA le solicitó esclarecer la información no respondió a la solicitud. Fue Canicarne quien proporcionó la aclaración.

Qué es la OIE

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE por sus siglas en inglés) tiene su sede en París, Francia y está integrada por delegados de 181 países, entre ellos Nicaragua y  una de sus funciones es “garantizar la seguridad sanitaria del comercio mundial mediante la elaboración de reglas sanitarias aplicables a los intercambios internacionales de animales y productos de origen animal”.

Los delegados de los países se reúnen al menos una vez al año en la sede de la organización en París, Francia para celebrar la sesión general que se realiza normalmente en mayo y las normas que dicta han sido reconocidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) como de referencia mundial.