Nicaragua, entre los países más corruptos del mundo

En Nicaragua existe un Gobierno que ha concentrado el poder, que ha restringido la libertad de expresión, que ha restringido el derecho de organización y la participación política de la sociedad civil.

Rosario Murillo, Daniel Ortega, FSLN

La pareja presidencial, Daniel Ortega y Rosario Murillo. LA PRENSA/ARCHIVO

Venezuela y Nicaragua, aliados políticos desde 2007, encabezan la lista de países más corruptos de Latinoamérica, según el Índice de percepción de la corrupción de 2017, presentado este miércoles por Transparencia Internacional (TI).

De acuerdo con los resultados, publicados en la hoja electrónica del organismo internacional, Nicaragua está en la posición 151 en un ranking de 180 países.

El orden de los países está determinado por el puntaje asignado durante la consulta realizada entre empresarios y expertos para evaluar el tema de la corrupción en el sector público. Esta escala va de 0 a 100, entendiendo 0 como altamente corrupto y 100 como muy transparente.

Lea además: «América Latina mal; Nicaragua peor»

En el Índice de Transparencia de 2017, Nicaragua obtuvo 26 puntos, con los cuales se ubicó en el puesto 151 del ranking.

El puntaje ha sido casi el mismo desde 2012 para el país. Ese año, la nación centroamericana obtuvo 29; en 2013 y 2014, 28; en 27 durante 2015 y se mantiene en 26 puntos desde 2016.

El coordinador y asesor de TI en las Américas, Alejandro Urizar, habló con LA PRENSA vía telefónica, desde Alemania, sobre el caso de Nicaragua, señalando que los niveles de corrupción de este país tienen que ver con sus condiciones internas.

Lea también: Negocios y poder en el régimen de Ortega

“En Nicaragua existe un Gobierno que ha concentrado el poder, que ha restringido la libertad de expresión, que ha restringido el derecho de organización y la participación política de la sociedad civil. Sin duda, esa característica particular, tiene una relación directa con la nota negativa que obtuvo en el índice”, expresó Urizar.

Nicaragua es gobernada desde 2007 por el comandante Daniel Ortega y desde 2017, le acompaña como vicepresidenta su esposa Rosario Murillo, por lo que sus opositores le han señalado que instauró una dinastía igual que los Somoza, a quienes ayudó a derrocar.

Lea además: Nicaragua: paraíso de la corrupción

Venezuela, el peor

Venezuela, gobernado por Nicolás Maduro, es el país latinoamericano peor situado. Está ubicado en el puesto 169, al mismo nivel que Irak.

Si se trata de comparaciones, Nicaragua comparte honores con Uganda (África), mientras Guatemala está en el 143 y Honduras en el 135 de 180 naciones.

La situación de Nicaragua es peor incluso, de acuerdo con los datos, que países como Rusia, que tiene 135. Uruguay, en cambio, obtiene la mejor puntuación del grupo latinoamericano, situándose en el número 23. Costa Rica está en el 38, Panamá 96 y El Salvador 112 de 180 países.

Libertad de prensa

El informe relaciona los niveles de corrupción y la libertad de prensa, encontrando que en los últimos seis años más de nueve de cada diez periodistas fueron asesinados en países con alta percepción de corrupción.

A nivel general, Nueva Zelanda y Dinamarca están en el primer y segundo lugar, respectivamente, de los países con menos percepción de corrupción. Urizar, de TI, explicó que los países que tienen los índices de democracia más altos son los percibidos como menos corruptos.

Corrupción en Nicaragua

Transparencia Internacional lamentó la falta de esfuerzos en el mundo para combatir la corrupción, al publicar su informe.

En Nicaragua, desde hace diez años, no se ha investigado en el país ninguno de los grandes casos de corrupción publicados en los medios.

Uno de los más destacados es el de Roberto Rivas, presidente del poder electoral, señalado públicamente de enriquecimiento ilícito, de comprar mansiones de lujo, tanto en Nicaragua como en Costa Rica, así como la adquisición de jets. El pasado 21 de diciembre fue sancionado por Estados Unidos a través de la Ley Global Magnitsky, que castiga a corruptos y violadores de DD. HH.

Proteger la libertad

La directora general de Transparencia Internacional, Patricia Moreira, citada en el estudio, dijo que ningún activista o periodista debería temer por su vida al hablar en contra de la corrupción. Moreira dijo que dadas las medidas enérgicas actuales contra la sociedad civil y los medios de todo el mundo, “se debe hacer más para proteger”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: