Por qué Daniel Ortega no es sandinista

Una de las premisas del general Augusto C. Sandino fue no lucrarse de los cargos públicos, porque “la política es para servir, no para beneficiarse de ella”. El ejemplo del héroe no tiene nada que ver con los gobernantes actuales.

A Daniel Ortega solo le interesa utilizar la figura de Sandino como propaganda, pero no profundiza en el pensamiento del héroe porque no le conviene, aseguran analistas. LA PRENSA/ ARCHIVO

El gobierno del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, conmemoró este miércoles el aniversario 84 de la muerte del General Augusto C. Sandino, principal símbolo del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Los funcionarios de todas instituciones del Estado desfilaron durante la mañana en el mausoleo de la Plaza de la Revolución, en Managua, para colocar ofrendas florales de manera simbólica.

Lea además: Pensamiento “traicionado”

Cada institución del Estado realizó además un acto particular para recordar su legado. Cayendo la noche, Ortega y su esposa, y vicepresidenta designada, Rosario Murillo, encabezaron un acto con todos los funcionarios del Estado, rodeados de la Juventud Sandinista.

“Los sueños de Sandino, sus ideales se vienen cumpliendo”, dijo Ortega . Pero sus principales críticos no creen su discurso y sienten que sus actos detentando el poder están a años luz de los ideales del “general de hombres libres”.

El excandidato presidencial Edmundo Jarquín, del Movimiento Renovador Sandinista(MRS), dijo que una de las premisas del general fue no lucrarse de los cargos públicos, porque “la política es para servir, no para beneficiarse de ella”.

Sobre Ortega, en este sentido, Jarquín manifestó que el caudillo sandinista lo ha hecho.

Falta de transparencia

Una de las características de Ortega, en sus años de gobierno desde 2007, cuando asumió el Ejecutivo después de 16 años en la oposición, ha sido la falta de transparencia. . Mientras el país recibió fondos, de un acuerdo petrolero con Venezuela, que superaron los 3, 500 millones de dólares, manejó la cooperación de manera discrecional.

Lea también: Si Sandino fuese orteguista

En estos años de bonanza, la familia presidencial empezó a dirigir canales de televisión, representados por allegados, y también se hicieron cargo de la distribución de combustible con la complicidad del Estado que nunca explicó cómo se hicieron con el negocio de la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo, la segunda red de gasolineras más grandes del país.

Víctor Hugo Tinoco, del MRS, dijo que la distancia mayor entre Sandino y Ortega es  “el afán de enriquecimiento ilícito” de éste último .

Tinoco señaló que Ortega tiene un “apego enfermizo al poder”, que contrasta totalmente con Sandino.

En 2009, durante una entrevista con el periodista David Frost, Ortega se mostró dispuesto a reelegirse continuamente en el poder. “Mi madre vivió 97 años”, amenazó entonces.

Tinoco explicó que aunque Sandino era un líder político, cuando intervino el país el gobierno norteramericano, procedió a retirarse de la vida política y pública.

Lea además: Nicaragua, entre los países más corruptos del mundo

Según Tinoco, la aspiración de Sandino era quedarse trabajando con las cooperativas. “La esencia de la lucha de Sandino fue preservar la soberanía nicaragüense, en aquel entonces, frente a Estados Unidos”, añadió.

El diputado del FSLN, Wilfredo Navarro, es defensor oficioso de la pareja presidencial. Según él, Sandino luchó por llevar beneficio a la población, es antiimperialista y nacionalista.

Lea además: Los tres peligros de la Ley 840, del Canal de Nicaragua

“Ortega y la vicepresidenta Murillo están dentro del proyecto de Sandino, de darle progreso y libertad a los nicaragüenses”, dijo Navarro.

Navarro también defiende el proyecto del Canal Interoceánico y dice que quienes lo critican son minoría, que además lo vende como una alternativa para el país con tal de salir de la pobreza, aunque las dudas sobre el financiamiento del proyecto nunca hayan sido resueltas.

La figura de Sandino

Augusto C. Sandino, nacido en Niquinomo (Masaya) en 1895, fue un líder político y militar que combatió contra el ejército de ocupación estadounidense en Nicaragua. Su lucha guerrillera logró que las tropas de los Estados Unidos salieran del país en 1933., pero los estadounidenses crearon su propio ejército. El asesino de Sandino, Anastasio Somoza García, fue director de la Guardia Nacional e instauró la dictadura .

Carlos Fonseca Amador retomó los ideales sandinistas para fundar el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que derrocó por las armas la dictadura somocista en 1979, cuando FSLN tomó el poder por primera vez. El último de los Somoza, el derrocado, fue Anastasio Somoza Debayle . En 1990, Ortega tomó el poder y lo retomó en 2007.

Desde entonces, el caudillo sandinista se ha reelegido. Ahora su esposa es su sucesora. Tiene su dinastía.