Cafetaleros de Nicaragua agobiados por falta de legalización

Las instituciones financieras han cerrado el crédito a los productores que tienen sus fincas en las zonas fronterizas y las propiedades se ven afectadas en su valor debido a la indefinición de la Ley 749, Ley de Régimen Jurídico de Fronteras

defoliación en cafetales

Algunos cafetales están perdiendo sus hojas, lo que está provocando preocupación entre los productores pues el grano se madura rápidamente. LA PRENSA/CORTESÍA

Las instituciones financieras han cerrado el crédito a los productores que tienen sus fincas en las zonas fronterizas y las propiedades se ven afectadas en su valor debido a la indefinición de la Ley 749, Ley de Régimen Jurídico de Fronteras, “y esto agrava aún más la situación del sector”, manifestaron directivos de la Asociación de Cafetaleros de Nueva Segovia (Asocafens).

Desde hace año y medio los cafetaleros del país están planteando una reforma a la Ley de Fronteras, que permita la titulación de las propiedades en las zonas fronterizas y así poder tener acceso al crédito, ser objeto de garantía hipotecaria y tener seguridad jurídica en su propiedad, recalcó Luis Joaquín Lovo, directivo de Asocafens.

“Es parte de nuestras demandas urgentes, con el objetivo de que quienes tengamos escritura o título en dichas áreas podamos ser objeto de financiamiento y otorgarlas en garantía hipotecaria”, insistió por su lado Emilio Gutiérrez, directivo de Asocafens.

Lea además:  Llaman a proteger fronteras

El líder gremial lamenta que las reforma a la ley siguen pendientes de aprobación y “solo se nos informa que va avanzando, pero mientras tanto nosotros seguimos en total indefensión”.

Para los miembros de Asocafens, “es momento que la Asamblea Nacional apruebe la reforma a la Ley de Fronteras para que permitan tener derechos reales igual que todos los nicaragüenses, poder inscribir en registro y ser sujetos de crédito en la banca formal e instituciones de microcrédito”.

Lo que está en conflicto

En la Ley 749, el territorio fronterizo es el área del territorio nacional, comprendido entre el límite convencional y los 15 kilómetros hacia el interior del territorio nacional. El territorio fronterizo se clasifica en zona de desarrollo e integración fronteriza, que por su ubicación geográfica o por su cercanía con un Estado vecino, requiere un tratamiento especial para protección del medioambiente, la cultura y el desarrollo socioeconómico y turístico.

Lea también:  Nicaragua pierde casi 2.5 km2 de humedales y debe pagar a Costa Rica

También define la zona de seguridad fronteriza, área inalienable del Estado de Nicaragua, comprendida desde el límite fronterizo convencional y los cinco kilómetros hacia el interior del territorio nacional sometida a un régimen especial, y zona especial de protección fronteriza, es el área del Estado de Nicaragua comprendida desde el límite fronterizo convencional y los 15 kilómetros hacia el interior del territorio nacional que están reguladas por regímenes especiales.

Las plantaciones de café en Nueva Segovia se encuentran a lo largo de la cordillera Dipilto-Jalapa, dentro de los 15 kilómetros delimitados en la zona de desarrollo e integración fronteriza.

La Ley fue aprobada hace diez años, pero desde hace tres años las instituciones financieras empezaron a negar los créditos para los propietarios de fincas que están en ese territorio.

Lea más en: Nicaragua y Costa Rica: cronología de una lejana crisis diplomática

Además el Registro de la Propiedad empezó a negarse a inscribir títulos de propiedad o legalizar los trámites de traspaso de dominio, herencias y compraventas por las restricciones propias de la Ley, recordó Gutiérrez.

El Registro y la Procuraduría de la Propiedad emiten muy pocas constancias para trámites de traspaso de propiedades por herencia, compraventa e hipoteca situadas en las zonas fronterizas.

Lea: Reforma a ley de frontera a la vista

Gutiérrez consideró preocupante que la ley mande al Estado a entregar una concesión en arrendamiento a todo aquel nicaragüense que no tenga una escritura pública de la propiedad, es decir, “no se le da el valor a los documentos de compraventa, herencia e hipoteca, cuando en realidad, la mayoría de las personas que viven en esa zona solo cuentan con escrituras privadas”.

 

La situación es alarmante porque los 15 kilómetros se traga poblaciones enteras, y todo el que vive dentro de esa área es dueño y no es dueño de nada, no pueden vender, heredar, traspasar e hipotecar”

Alberto Ramos, productor de cafetalero.

Impacta la inversión en las fincas

Emilio Gutiérrez, directivo de la Asociación de Cafetaleros de Nueva Segovia (Asocafens), recalcó que el cafetalero segoviano que “mientras no se reforme la Ley estaremos en una situación complicada, afectando a la inversión, la seguridad jurídica y por consiguiente, el desarrollo productivo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: