Coyotes nicas piden rebaja de pena pese a que traficaban con 178 migrantes ilegales

Condenados trasladaban 178 migrantes ilegales en una rastra hermética, 18 eran niños que iban deshidratados

Traficar

Roberto Carlos Ruiz y los hermanos David Antonio y Yáder Rafael Sánchez Méndez, están presos desde septiembre de 2016. LA PRENSA / M. VÁSQUEZ

Roberto Carlos Ruiz y los hermanos David Antonio y Yáder Rafael Sánchez Méndez, condenados a seis años y seis meses de cárcel por traficar con 178 africanos migrantes ilegales, entre ellos 18 niños, en una rastra hermética, en septiembre del 2016, solicitaron ayer a los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia que les disminuyeran la pena porque no se tomó en cuenta como atenuante la admisión de hechos que realizaron en primera instancia.

Sin embargo, la fiscal Inés Miranda de la Unidad Especializada contra el Crimen Organizado del Ministerio Público se opuso, porque la pena impuesta a los acusados ya está atenuada, dijo Miranda, a pesar que existen agravantes porque puso en peligro la vida de los extranjeros ilegales, pues estos iban deshidratados, cuando la Policía hizo la detención.

“Solicito señores magistrados que mantenga la pena porque no hay fundamento legal para disminuirla. Ellos admitieron los hechos y se les tomó en cuenta en la pena a pesar que existen agravantes porque expusieron la vida de lo migrantes, de los 18 niños que iban deshidratados y salieron desesperados en busca de agua cuando la policía los detuvo”, dijo la fiscal.

Le puede interesar: Juzgados llenos de “coyotes”

Por el mar

En este caso los traficantes utilizaron la vía marítima para ingresar al territorio nacional, ya que según acusación, los 178 africanos -que habían pagado unos U$ 1,000 para llegar a Honduras- entraron al país en lanchas desde Costa Rica la madrugada del pasado 23 de septiembre.

Luego desembarcaron en la zona costera de Montegrande, Carazo, de acuerdo con la Fiscalía. Desde allí caminaron unos 500 metros entre veredas, acampando durante el día para reanudar la travesía por la noche.

En un lugar no precisado, los extranjeros abordaron la rastra color blanco, placa M 243213, halada por el cabezal matrícula M 069261, propiedad de Juan Ramón Loásiaga, quien tiene orden de captura. Ese mismo día 23 de septiembre, a eso de las 10:30 PM, la rastra fue interceptada por agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional en el kilómetro 28 de la Carretera Panamericana Sur.