Zona de Strikes: Yanquis haciendo ruido en el spring training

En el beisbol no se puede anticipar nada, pero si los fanáticos yanquistas están optimista con su equipo luego de varios años de sequía, es perfectamente comprensible, aunque nada será fácil

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

Las victorias en la primavera no ayudan a ganar los campeonatos en el otoño. Pero seguro el optimismo está mejor soportado cuando se acumulan más triunfos que tropiezos en la etapa de entrenamiento, aunque eso no sea garantía de nada.

Este miércoles los Yanquis cayeron por primera vez luego de seis encuentros en el spring training, pero el impacto fue un jonrón de Gary Sánchez que viajó sobre la pizarra del George M. Steinbrenner Field en Tampa, Florida.

Ese bambizado de Sánchez opacó incluso las expectativas generadas antes del partido por la presencia por primera vez en un mismo line up de Aaron Judge y Giancarlo Stanton, el dúo llamado a sembrar el pánico en la Liga Americana.

Ni Judge ni Stanton se volaron la cerca, pero lo logró Sánchez y de una manera tan brutal que pocos se percataron del marcador (9-6 a favor de Detroit) o del hecho que la temible mancuerna no pudo hacer explosión.

Durante esta etapa, hay días en los que Sánchez es también anulado, pero entonces truena Miguel Andújar, o Greg Bird, o Didi Gregorius, o Aaron Hicks, o Brett Gardner, o Gleyber Torres. Y esa podría ser una constante en la campaña.

Aún no han hecho nada, pero existe la sensación en el ambiente de que los Yanquis podrían ir hacia una grandiosa temporada. Han reunido una alineación poderosa, una defensa sólida y un staff de lanzadores que podría estar a la altura de las exigencias.

Luis Severino fue el brazo más consistente en el 2017, Masahiro Tanaka estuvo brillante en la postemporada y CC Sabathia fue un elemento valioso. Este año se espera algo similar de ellos y que Sonny Gray de un salto, al igual que Jordan Montgomery.

Al cuerpo de relevistas todos lo conocemos y aunque el picheo en general tiene margen para ser mejorado, con una alineación ofensiva como la que tiene, quizá Aaron Boone no pase por tantos dolores de cabeza.

En el beisbol no se puede anticipar nada, pero si los fanáticos yanquistas están optimista con su equipo luego de varios años de sequía, es perfectamente comprensible, aunque nada será fácil.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: