Ministerio de la Familia envió a los niños en riesgo a sus hogares

Las causas por las que los niños estaban bajo tutela del Estado eran: por pobreza, negligencia, situación de riesgo y deambulación; maltrato, violencia, desamparo y abandono

niños en riesgo, Mifan

En las calles de Managua cada vez es más notoria la presencia de niños trabajando a vista y paciencia de las autoridades de gobierno, que aseguran estar llevando acciones en contra del trabajo infantil. LA PRENSA/ C.VALLE

A diez años de la implementación del programa Amor, el Ministerio de la Familia Adolescencia y Niñez (Mifan) ha insertado en hogares a 2,884 niños en riesgo y adolescentes que se encontraban en centros de protección. Según esa misma institución, en 2007 habían 3,600 menores internados, y en 2017 sólo quedaban 716 infantes bajo la tutela del Estado.

La reintegración de la niñez a sus hogares o a familias adoptivas es parte de la Estrategia de Retorno Amoroso que implementa el Mifan desde el año 2013 y que fue presentada este jueves durante el Foro Centroamericano: Derecho de la Niñez a Crecer en una Familia, que realizó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

La ministra de la familia, Marcia Ramírez, argumentó durante su alocución que la estrategia pretende que los niños no pierdan el vínculo parental y justificó la salida de los menores de los albergues, diciendo que los infantes se encontraban internados debido a la pobreza de sus padres, pero no explicó cómo hicieron para que esas familias sin recursos se hicieran ahora, de nuevo responsables de los menores.

Lea también: Programa “Amor para los más chiquitos” está fragmentado en Nicaragua

“Los centros de protección tienen efectos adversos en el desarrollo y la estabilidad de los niños y las niñas. Crecer sin un vínculo afectivo seguro, sin ese sentido de pertenencia que sustenta la identidad. En síntesis, sin ese amor que sólo una familia puede brindar constituye sin lugar a duda un riesgo social que limita las posibilidades de crecimiento y el de desarrollo integral de los niños”, dijo Ramírez.

La estrategia del Ministerio de la Familia fue presentada durante un foro de Unicef. LA PRENSA/ I.MUNGUÍA

La estrategia fue presentada por la consultora de Unicef Nicaragua, Xiomara Bello Noguera, quien explicó que de los 716 niños y adolescentes que quedaron en centros de protección al finalizar el año pasado, 447 serán reintegrados a una familia durante este año 2018 y otros 19 jóvenes cumplirán la mayoría de edad.

Por otro lado, 189 niños y adolescentes que se encuentran en centros de protección tienen algún tipo de discapacidad y 61 adolescentes han sido diagnosticados con trastornos psiquiátrico producto del abandono de sus familias.

“La institucionalización (de los niños), es una situación que se debió evitar al máximo. Sacarlos de su entorno familiar, separarlos de sus familias, hizo que tuvieran una infancia distinta y no pudieran desarrollarse plenamente”, expresó Bello.

Le puede interesar: Ministerio de la Familia se queda sin dinero y sin Amor para los más Chiquitos

El 80 por ciento de los niños que estaban bajo tutela del Estado por pobreza, siete por ciento por negligencia, situación de riesgo y deambulación; cinco por ciento por maltrato, tres por ciento por violencia, tres por ciento por desamparo y dos por ciento por abandono.

Unicef elogia estrategia local

La directora regional de Unicef para América Latina, María Cristina Perceval, felicitó al Mifan por la estrategia de retorno de los niños a hogares. Elogio que resulta desconcertante ya que en Nicaragua cada vez es más notoria la presencia de niños en las calles.

Han logrado hacer realidad una utopía, encerrar a los niños y separarlos de sus familias no es la solución, ser pobres no es un delito, vivir con una discapacidad no te convierte en algo que acumule el volumen de los desperdicios, que vivir con VIH no es algo que merezca indiferencia sino cuidado”, expresó Perceval.

Lea además: Programa Amor es transferido del Ministerio de la Familia, al Minsa

“Vengo a decirles que Unicef reconoce en la experiencia, en la política pública, en la decisión social de desinstitucionalización de casi 4,000 niños, de casi 90 instituciones para reintegrarlos a sus espacios familiares, comunitarios, donde la vida ríe y la esperanza juega.. Venimos a decir que son un ejemplo”, agregó Perceval.

«Han logrado hacer realidad una utopía. Encerrar a los niños y separarlos de sus familias no es la solución, ser pobres no es un delito”. María Cristina Perceval, directora regional de Unicef para América Latina.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: