Así recibió Nicaragua al papa Juan Pablo II en su primera visita en 1983

Esta es la homilía que ofreció el papa el 4 de marzo de 1983 en la Plaza 19 de julio y que LA PRENSA publicó un día después

04/03/2018
Juan Pablo II

Esta fue la portada de La Prensa del 5 de marzo de 1983, un día después de la primera visita del papa Juan Pablo II a Nicaragua. LA PRENSA/ARCHIVO

Un día como hoy, hace 35 años, toda Nicaragua se desbordó por la primera visita del papa Juan Pablo II al país. El papa arribó a Nicaragua a las 9:15 a. m. del 4 de marzo de 1983.  Esta es la homilía que ofreció Juan Pablo II y que fue publicada por LA PRENSA el 5 de marzo de 1983.

Vigoroso llamado a unidad de la iglesia

Un vigoroso llamado a la unidad de la iglesia fue proclamado en forma energética ayer por Su Santidad Juan Pablo II durante su homilía dicha ante gigantesca multitud de católicos que rebasó la Plaza 19 de Julio. La iglesia es una, dijo el papa, al mismo tiempo que llamaba a los sacerdotes a la obediencia con los Obispos.

Queridos hermanos en el episcopado, amados hermanos y hermanas;

1.  Nos hallamos aquí reunidos junto al altar del Señor. ¡qué alegría encontrarme entre vosotros, mis queridos sacerdotes, religiosas, seminaristas, y laicos -congregados en torno a vuestros pastores- de esta amada tierra de Nicaragua, tan probada, tan heroica ante las calamidades naturales que la han azotado; tan vigorosa y activa para responder a los desafíos de la historia y procurar edificar una sociedad a la medida de las necesidades materiales y de la dimensión trascendente del hombre!

Te puede interesar: Así fue la segunda visita del papa Juan Pablo II a Nicaragua en 1996

Saludo en primer lugar, con sincero afecto y estima, al pastor y Arzobispo de esta ciudad de Managua, los otros Obispos, a todos y cada uno de vosotros, ancianos y jóvenes, ricos y pobres, obreros y empresarios, porque en todos vosotros está presente está presente Jesucristo, “primogénito entre muchos hermanos”, (Rom 8,29); de El “habéis sido revestidos” en vuestro bautismo (cf. Gal.3,22); así “todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (lb,28).

El papa Juan Pablo II besa suelo nicaragüense al llegar al aeropuerto Augusto C. Sandino. LA PRENSA/ARCHIVO

2. Los textos bíblicos que acaban de ser proclamados en esta Eucaristía nos hablan de la unidad.

Se trata, ante todo, de la unidad de la iglesia, del pueblo de Dios, del “rebaño”, del único pastor. Pero también, como enseña el Concilio Vaticano II, de la “unidad de todo el género humano”, de la cual, como de la íntima unión”, de todo hombre “con Dios”, la iglesia una es “como un sacramento o signo” (cf. Lumen Gentium, 1)

Lea además: Nicaragua bendita por Juan Pablo II

La triste herencia de la división entre los hombres, provocada por el pecado de soberbia (cf. Gen. 1,4.9), perdura a los de los siglos. Las consecuencias son las guerras, opresiones, persecuciones de unos por otros, odios, conflictos de toda clase.

Jesucristo, en cambio, vino para restablecer la unidad perdida, para que hubiese “un solo rebaño” y “un solo pastor” (Jn 10,16) un pastor cuya voz “conocen” las ovejas, mientras no conocen la de los extraños (Lb.1).

La unidad es hasta tal punto motivo del ministerio de Jesús, que él vino a morir para “reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos” (Jn.11,52). Así nos lo enseña el evangelista San Juan, quien nos muestra a Jesús orando al padre por la unidad de la comunidad que confiaba a sus apóstoles (Lb.17, 11-12).

Lea más en: “Nicaragua bendecida”

Jesucristo, con su madre y resurrección, y con el don de su Espíritu, ha restablecido la unidad entre los jóvenes, la ha dado a su iglesia y ha hecho de ésta, según dice el Concilio “como sacramento o signo de la unión íntima con Dios y la unidad de todo el género humano”, (Lumen Gentium, 1).

3. La iglesia es la familia de Dios (cf. Puebla,238-249). Como en una familia debe reinar la unidad en el orden; también en la iglesia. En ella, ninguno tiene más derecho de ciudadanía que otro; ni los judíos, ni los griegos, ni los esclavos, ni los libres, ni los hombres, ni las mujeres, ni los pobres, ni los ricos, porque todos “somos uno en Cristo Jesús” (cf. Gal.3,22).

Esa unidad se funda en “un solo señor, una sola fe, un solo Dios y padre que está sobre todos, por todos y en todos” como dice el texto de la carta de los Efesios que acabamos de escuchar. (Ef. 4,5) y como soléis cantar en vuestras celebraciones.

EL papa Juan Pablo II durante el discurso de bienvenida ofrecido por el comandante Daniel Ortega. LA PRENSA/ARCHIVO

Hemos de apreciar la profundidad y solidez de los fundamentos de la unidad de que disfrutamos en la iglesia universal, en la de toda América  Central, y a la que debe tender indeclinable mente esta iglesia local de Nicaragua. Precisamente por eso hemos de valorar también justamente los peligros que la amenazan y la exigencia de mantener y profundizar esa unidad, don de Dios en Jesucristo.

Lea también: Museo a JPII, obra del Gobierno

Porque, como decía en mi carta a los obispos de Nicaragua del mes de agosto último (Cf. L’Osservatore Romano, edición en lengua española del 8 de agosto 1982, p.9) este “don” es quizás más precioso precisamente porque es “frágil” y está “amenazado”.

4. En efecto, la unidad de la iglesia es puesta en cuestión cuando a los poderosos factores que la constituyen y mantienen la misma fe, la palabra revelada, los sacramentos, la obediencia a los obispos y al Papa, el sentido de una vocación y responsabilidad común en la tarea de Cristo en el mundo, se anteponen consideraciones terrenas, compromisos ideológicos inaceptables, opciones temporales, incluso concepciones de la iglesia que suplantan la verdadera.

Sí, mis queridos hermanos centroamericanos y nicaragüenses, cuando el cristiano, sea cual fuere su condición, prefiere cualquier otra doctrina o ideología a la enseñanza de los Apóstoles y de la iglesia; cuando se hace de esas doctrinas al criterio de nuestra vocación; cuando se intenta reinterpretar según sus categorías la catequesis, la enseñanza religiosa, la predicación; cuando se instalan “magisterios paralelos”, como dije en mi alocución inaugural de la Conferencia de Puebla (28 de enero 1979), entonces se debilita la unidad de la iglesia, se le hace más difícil el ejercicio de su misión de ser “sacramento de unidad” para todos los hombres.

Le puede interesar: Nicaragua tiene reliquias santas

La unidad de la iglesia significa   y exige de nosotros la superación radical de todas estas tendencias  de disociación; significa y exige la revisión de nuestra escala de valores. Significa y exige que sometamos nuestras concepciones doctrinales y nuestros proyectos pastorales al magisterio de la iglesia, representado por el Papa y los obispos. Esto se aplica también en el campo de la enseñanza social de la iglesia, elaborada por mis predecesores y por mi mismo.

Ningún cristiano, y menos aún cualquier persona con título de especial consagración en la iglesia, puede hacerse responsable de romper esa unidad, actuando al margen o contra la voluntad de los obispos, “a quienes el Espíritu Santo ha puesto para guiar la iglesia de Dios”, (He. 20, 20).

El papa Juan Pablo II saluda a los millares de nicaragüenses que llegaron a la plaza 19 de julio para presenciar la misa. LA PRENSA/ARCHIVO

Ello es válido en toda situación y país, sin que cualquier proceso de desarrollo o elevación social que se emprendan pueda legítimamente comprometer la identidad y libertad religiosa de un pueblo, la dimensión trascendente de la persona humana y el carácter sagrado de la misión de iglesia y de sus ministros.

5. La unidad de la iglesia es obra y don de Jesucristo. Se construye por referencia a él y en torno a él. Pero Cristo ha confiado a los obispos un importantísimo ministerio de unidad en sus iglesias locales (Cf. Lumen Gentium, 26). A ellos, en comunión con el Papa y nunca sin él (Ibi, 22), toca promover la unidad de la iglesia y de tal modo, construir en esa unidad las comunidades, los grupos, las diversas tendencias y las categorías de personas que existen en una iglesia local y en la gran comunidad de la iglesia universal. Yo os sostengo en ese esfuerzo unitario, que se reforzará con vuestra próxima visita ad limina.

Lea más en: La visita de Juan Pablo II

Una prueba de la unidad de la iglesia en un determinado lugar es el respeto a las orientaciones pastorales dadas por los obispos a su clero y fieles. Esa acción pastoral orgánica es una poderosa garantía de la unidad eclesial. Un deber que grava  especialmente sobre los sacerdotes, religiosos y demás agentes de la pastoral.

Pero el deber de construir y mantener la unidad es también una responsabilidad de todos los miembros de la iglesia, vinculados por un único bautismo, en la misma profesión de fe, en la obediencia al propio obispo y fieles al sucesor de Pedro.

Queridos hermano: Tened bien presente que hay casos en los cuales la unidad solo se salva cuando cada uno es capaz de renunciar a ideas, planes y compromisos propios, incluso buenos. —¡Cuánto más cuando carecen de la necesidad referencia eclesial!— por el bien superior de la comunión con el obispo, con el Papa, con toda la iglesia.

Lea también: Ya está abierto el Museo San Juan Pablo II

Una iglesia dividida, en efecto, como ya decía en mi carta a vuestros obispos, no podrá cumplir su misión “de sacramento, es decir, señal e instrumento de unidad en el país”. Por ello alertaba allí sobre lo “absurdo y peligroso que es imaginarse como al lado —por no decir en contra— de la iglesia construida en torno al obispo, otra iglesia concebida solo como “carismática” y no institucional, “nueva y no tradicional, alternativa y como se preconiza últimamente, una iglesia “popular”. Quiero hoy reafirmar estas palabras, aquí delante de vosotros.

La iglesia debe mantenerse unida para contrarrestar las diversas formas, directas e indirectas, de materialismo que su misión encuentra en el mundo.

Ha de estar unida para anunciar el verdadero mensaje del Evangelio —según las normas de la tradición y del magisterio— y que esté libre de deformaciones debidas a cualquier ideología humana o programa político.

El evangelio así entendido conduce al espíritu de verdad y de libertad de los hijos de Dios, para que no se dejen ofuscar por propagandas anti educadoras o coyunturales, a la vez que educa al hombre para la vida eterna.

Le puede interesar: Roban reliquia de Juan Pablo II en la catedral de Colonia

6. La eucaristía que estamos celebrando es en sí misma signo y causa de unidad. Somos todos uno, siendo muchos, “los que participamos de un solo pan” (I Cor. 10, 17) que es el cuerpo de Cristo. En la plegaria eucarística que pronunciaremos dentro de unos instantes, pediremos al padre que, por la participación del cuerpo y de la sangre de Cristo, haga de nosotros “un solo cuerpo y un solo espíritu” (III plegaria eucarística).

Para lograr ésto se requiere un compromiso serio y formal de respetar el carácter fundamental de la Eucaristía como signo de unidad y vínculo de caridad.

La Eucaristía, por ello, no se celebra sin el obispo —o el ministro legítimo, es decir, el sacerdote— que es en su diócesis el presidente nato de una celebración eucarística digan de tal nombre (Cf. Sacrosanctum concilium, 41). Ni se celebra adecuadamente cuando esta referencia eclesial se pierde o se pervierte porque no se respeta la estructura litúrgica de la celebración, tal como ha sido establecida por mis predecesores y por mi mismo. La Eucaristía que se pone al servicio de las propias ideas y opiniones o a finalidades ajenas a ella misma, no es ya una Eucaristía de la iglesia. En lugar de unir, divide.

Que esta Eucaristía que yo mismo, sucesor de San Pedro y “fundamento de la unidad visible” (Cf. Lumen Gentium, 18) presido, y en la que participan vuestros obispos en torno al Papa, os sirva de modelo y renovado impulso en vuestro comportamiento como cristianos.

Miles de personas llegaron a la Plaza 19 de julio para recibir al papa Juan Pablo II en su primera visita a Nicaragua el 4 de marzo de 1983. LA PRENSA/ARCHIVO

Amados sacerdotes: Renovad así la unidad entre vosotros y con vuestros obispos, a fin de conservarla y acrecentarla en vuestras comunidades. Y vosotros, religiosos, estad siempre unidos a la persona y a las directrices de vuestros obispos. Sea el servicio de todos a la unidad, un verdadero servicio pastoral a la grey de Jesucristo y en su nombre. Y vosotros, obispos, estad muy cercanos a vuestros sacerdotes.

7. En este contexto se debe insertar igualmente el verdadero ecumenismo, o sea el empeño por la unidad entre todos los cristianos y todas las comunidades cristianas. Una vez más os digo que esa unidad se puede fundar solamente en Jesucristo, en el único bautismo. (Cf. Ef. 4,5) y en la común profesión de fe. La tarea de reconstruir la plena comunión entre todos los cristianos no puede tener otra referencia y otros criterios y ha de usar siempre métodos de leal colaboración y búsqueda. No puede servir más que para dar testimonios de Jesucristo “para que el mundo crea” (cf.Jn. 17,21).

Lea además: Católicos veneran sangre de San Juan Pablo II

Otra finalidad u otro uso del empeño ecuménico no puede llevar más que a crear unidades ilusorias y en última instancia, a causar nuevas divisiones. ¡Qué penoso sería que lo que debe ayudar a reconstruir la unidad cristiana y constituye una de las prioridades pastorales de la iglesia en este momento de la historia, se convierte por miopía de los hombres, en virtud de criterios errados, en fuente de nuevas y peores rupturas!

San Pablo nos exhorta por ello, en el pasaje recién leído, a “conservar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz”. (Ef.4,3).

Yo os repito esta exhortación y os señalo una vez más las bases y las meta de esa unidad. “Un solo cuerpo y un solo espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y padre de todos, que está sobre todos y en todos” (Lb 4,5).
8. Amados hermanos: Os he hablado de corazón a corazón. Os he encarecido y encomendado esta vocación y mi misión de la unidad eclesial. Estoy cierto de que vosotros pueblo de Nicaragua, que habéis sido siempre fieles a la iglesia, continuaréis siéndolo también en el futuro.

Lea también: Libro del papa revela sus esperanzas sobre Cuba

El Papa, la iglesia, así lo esperan de vosotros. Y esto pido a Dios para vosotros, con gran afecto y confianza. Que la intercesión de María, la Purísima, como vosotros la llamáis con tan hermoso nombre, que ella que es la Patrona de Nicaragua, os ayude a ser siempre constantes a esta vocación de unidad y fidelidad eclesial. Así sea.

También amo a la gente miskit. Amo a la gente miskita, sea alabado Jesucristo. Creemos en un solo Dios, padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra y de todo lo visible e invisible.

Creemos en un solo Señor Jesucristo, hijo único de Dios, nacido del padre antes de todos los siglos, Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero engendrado, procreando de la misma naturaleza del padre, por quien todo fue hecho que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo.

Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempo de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado y resucitó al tercer día según las escrituras.

Le puede interesar: Papa donará reliquias de Juan Pablo II

Y subió al cielo y está sentado a la derecha del padre y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y a muertos y su reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del padre y el hijo recibe una misma adoración y gloria y que habló por los profetas.

Y en la iglesia que es una, Santa, Católica y Apostólica, reconocemos en un solo bautismo para el perdón de los pecados. Esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro, amén.

Animados por la presencia, en medio de vosotros del sucesor de Pedro, invoquemos hermanos la misericordia de Dios padre, para que mire con bondad a su pueblo.

Oye señor a tu pueblo, para que consigamos lo que le pedimos por Jesucristo hijo, y señor nuestro, amén.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.


Recientes
20/06/2018 12:00 AM

Anarquía en las redes sociales

Opinión
Anarquía en las redes sociales

La adjudicación absolutamente falsa es el producto de la asiduidad patológica que aparece en las redes sociales, tan susceptibles de extenderse en el mundo receptor..

20/06/2018 12:00 AM

Paramilitares amenazan y roban con armas de fuego a periodistas

Nacionales
Paramilitares amenazan y roban con armas de fuego a periodistas

Equipos periodísticos de 100% Noticias y Canal 12 fueron encañonados y robados por paramilitares, mientras que dos radios sufrieron ataques..

20/06/2018 12:00 AM

Siembra de primera en riesgo por incremento de las tomas de tierras

Economía
Siembra de primera en riesgo por incremento de las tomas de tierras

Como una “anarquía total” promovida por el Gobierno contra el sector privado, en represalia por la posición que ha tomado ante la crisis sociopolítica que enfrenta el país, califican los produc..

20/06/2018 12:00 AM

El temor de Ortega a Masaya

Editorial
El temor de Ortega a Masaya

Ortega quiere aplastar a Masaya a como sea, para impedir que sea proclamada sede de un gobierno democrático transitorio de Nicaragua..

20/06/2018 12:00 AM

Obispo Abelardo Mata a Daniel Ortega: “No puede matar a todo un pueblo”

Política
Obispo Abelardo Mata a Daniel Ortega: “No puede matar a todo un pueblo”

Monseñor Abelardo Mata Guevara, portavoz de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), calificó a Daniel Ortega como una persona malvada e inhumana por ordenar la represión en Nicaragua...

20/06/2018 12:00 AM

Crédito se deteriora rápidamente en medio de las crisis que enfrenta Nicaragua

Economía
Crédito se deteriora rápidamente en medio de las crisis que enfrenta Nicaragua

En mayo las cifras de la Siboif revelan que el crédito neto se ha reducido 1,672 millones de córdobas, al pasar de 168,250 a 166,578 millones de córdobas..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}