Tratantes en activa labor en Nicaragua, según el Ieepp

El Ieep dice que en la zona de Nueva Guinea las organizaciones locales contabilizan unos 12 casos de mujeres que en los últimos años han sido sacadas de esas comunidades bajo el ofrecimiento de buenas oportunidades laborales

Trata de personas, Nicaragua, España

La trata es un delito muy común en países con mayores índices de pobreza. LA PRENSA/ARCHIVO

Algunos hechos en diferentes zonas de Nicaragua dejan entrever una activa labor de tratantes de personas, según investigadores del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).
Augusto Will, investigador del Ieepp, mencionó reportes de organizaciones locales a finales de 2017 e inicios de 2018 en zonas de Nueva Guinea, Corn Island, Caribe Sur o en Wiwilí, Jinotega, en el norte del país.

Estas informaciones, según el investigador del Ieepp, les hacen pensar que están ante hechos de trata de personas.

Por ejemplo, menciona que en la zona de Nueva Guinea las organizaciones locales contabilizan unos 12 casos de mujeres que en los últimos años han sido sacadas de esas comunidades bajo el ofrecimiento de buenas oportunidades laborales.

Lea además: Defensor alerta a migrantes nicas sobre riesgos de trata de personas en Panamá

En Corn Island, en tanto, las redes locales les reportaron el movimiento de personas con adolescentes miskitas, supuestamente trasladadas a otras zonas del país, pero que el investigador del Ieepp no descarta que esto sea solo una escala más, para luego sacarlas al extranjero.

Esto, porque también hace unos cuatro meses, Will conoció el caso de una mujer que fue llevada a Guatemala, de donde dice es probable que de allí o de otro país de la región las víctimas sean trasladadas a Europa, en este caso a España.

Will recordó que en 2015 el Ieepp conoció del caso de una mujer que junto con su hija recién nacida fue llevada primero a Guatemala, luego a México donde las autoridades perdieron el rastro tanto de ella como de su hija, lo que representa uno de los casos que las autoridades no pudieron rescatar.

Puede leer: Defensor alerta a migrantes nicas sobre riesgos de trata de personas en Panamá

Esto lleva a pensar al investigador que los tratantes mueven a las víctimas de un lugar a otro y muchas veces “el enganche” puede ser con ofertas laborales, probablemente ofertas para cuidar a niños o adultos mayores. Pero aclara que “las estadísticas refieren que en caso de mujeres (el fin) es para explotación sexual comercial”.

Asimismo agregó que la trata de personas es un delito bien complejo porque tiene “una cadena delictiva” en la que se involucran muchas personas y muchas veces el que las capta desconoce el verdadero motivo.

Y también es un delito muy común en países con mayores índices de pobreza y condiciones desfavorables para la población.

Sin datos fiables

Mencionó que hace un mes, organizaciones de jóvenes en Jinotega les compartieron que en Wiwilí se ha conocido el caso de supuestos vendedores de cosméticos que dejaban al crédito una caja del producto y al mes cuando la persona no la había vendido y ya endeudada le ofrecían como alternativa trasladarse a Managua para realizar otro tipo de trabajo.

Es por eso que el investigador del Ieepp recomienda a las personas desconfiar de las ofertas laborales que les hacen.

Lea también: Policía vincula a madre de migrante camerunés muerto en Nicaragua a red internacional de trata de personas

Uno de los problemas que menciona Will es la falta de operatividad de la Coalición Nacional Contra la Trata en la que debe estar incluida la sociedad civil de acuerdo con la ley, pero además no hay información oficial de casos de víctimas repatriadas y hasta ahora lo que se conoce son seis casos de delitos ocurridos en 2017, según el anuario estadístico de la Policía, cuando solo Casa Alianza que trabaja en la Costa Caribe detectó más de veinte casos en esa región.

Red en España

Este viernes se conoció que la Policía Nacional de España desarticuló una familia de nicaragüenses que residían en la región de Murcia, al sudoeste del país, y que se dedicaban a la trata de personas con fines de explotación laboral. Este operativo permitió el rescate de veinte nicaragüenses víctimas de ese delito. Este grupo tramitaba el traslado de mujeres desde Nicaragua, donde captaba a las víctimas a cambio de establecer una deuda económica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: