Mirada panorámica de la literatura nicaragüense del siglo XIX e inicios del XX

Este nuevo libro es “panorámico” y aborda el pensamiento de hombres ilustrados a partir de la independencia de España, y concluye en 1928 con la fundación de la Academia Nicaragüense de la Lengua

LA PRENSA/WILMER LÓPEZ

LA PRENSA/WILMER LÓPEZ

“Lo que aquí se conoce es a partir de la Vanguardia y lo que tiene es una idea vaga”, sostiene el historiador Jorge Eduardo Arellano, autor del reciente libro Literatura nicaragüense: siglo XIX e inicios del XX.

Al comentar el contenido de su estudio, precisó que es “panorámico” y aborda el pensamiento de hombres ilustrados a partir de la independencia de España, y concluye en 1928 con la fundación de la  Academia Nicaragüense de la Lengua.

La esencia de este libro expone el sentir de la nacionalidad y la razón de existir con identidad nicaragüense.

Le puede interesar: Jorge Eduardo Arellano perfila la vida del dictador Anastasio Somoza García

Sus páginas destacan las figuras de los fundadores de la historia nacional, entre ellos De la Rocha, Pérez, los Ayón, Gámez y Ortega Arancibia.

Por igual se refiere a Gustavo Guzmán, autor de seis novelas, la mayoría impresas en España. Rubén Darío lo ubicó como “un modesto señor de Granada que hace novelas”, dice Arellano.

Lea además: Un regreso apasionante del cine entre los nicas a lo largo del siglo XX

Pero a quien más cita en las páginas de esta memoria es a Darío, en sus inicios formativos en León y Managua, destaca el historiador.

Asimismo repasa sobre los primeros diarios, algunos de pensamientos católicos, otros relacionados con los movimientos obreros.

Salomón de la Selva: vanguardista

El libro  destaca el “vanguardismo fundacional” de Salomón de la Selva en Estados Unidos, en 1918; pero es en 1922, en México, con su obra El soldado desconocido que logra ser “reconocido internacionalmente”, subraya Arellano.

Lea también: El cine alimentó la imaginación, euforia y humor en los poetas vanguardistas de Granada

“De tal manera que (Salomón de la Selva) fue incluido en 1925 en la antología de la vanguardia que apareció publicada en Buenos Aires, pero esos datos fueron ignorados o lo desconocían”, señala el historiador.

Y cita al poeta Ernesto Cardenal, autor de una antología que hizo pública en 1949, pero no habla de ese reconocimiento a Salomón y su obra de vanguardia.

El interés de publicar este libro es rescatar del olvido tantas experiencias vitales, sobre la nacionalidad y el acervo intelectual, dice Arellano. El libro está disponible en librerías de Literato e Hispamer

Revistas literarias

Este texto antológico, Literatura nicaragüense: siglo XIX e inicios del XX, da a conocer poemas, fragmentos y canciones de contenido cívico, y pensamientos antifilibusteros.

Otros de sus capítulos hablan de los  inicios culturales  en el  siglo XX y  la divulgación de las revistas Patria. “Esta fue una revista modesta —en papel periódico— pero siempre salía”, dice Arellano.

También se conoció La Torre de Marfil , “esta era lujosa y con buen papel y bien diseñada para la época, aquí se publica por primera vez el Manifiesto futurista de Marinetti”, resalta el historiador.