¿En qué mercados compra Nicaragua?

Durante el 2016 Estados Unidos, China y México fueron los principales proveedores de los productos que Nicaragua trae del exterior

Exportaciones, exportación, Nicaragua

Está previsto que esta iniciativa sea aprobada la próxima semana, pero el sector privado mantiene que no debe concretarse. LA PRENSA/Archivo

Durante el 2016 Estados Unidos, China y México fueron los principales proveedores de los productos que Nicaragua trae del exterior, tendencia que se ha mantenido en los últimos cinco años, así lo reflejan las estadísticas de la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA).

Estados Unidos lidera el origen de las importaciones por encima de los otros 19 países donde se realizaron compras y provee a Nicaragua el 22.3 por ciento del total de las importaciones que el país hace en el mercado internacional.

En ese mercado se compraron 1,118 toneladas de productos con un valor de 1,178 millones de dólares; le siguió China con 421 toneladas a un costo de 897 millones de dólares, lo que representa el 17 por ciento de los productos extranjeros que ingresan al país. En tercer lugar se ubica México con el 11.7 por ciento de la importación de mercadería, alcanzando las 461 toneladas, a un costo de 614 millones de dólares.

Le puede interesar: Fed: 73 millones de adultos en EE.UU. tienen problemas financieros

En 2016 Nicaragua hizo compras en el mercado internacional por 5,827 millones de dólares.Medicina humana, petróleo crudo, vehículos para transporte de mercancías, diesel, aparatos eléctricos de telefonía, vehículos livianos, gasolina, billetes, desinfectantes, aceite comestible y artículos de envase de plástico son los diez principales productos que Nicaragua importó en el exterior durante 2016.

A criterio del economista Luis Murillo, después de los años ochenta Estados Unidos se ha posicionado como el principal proveedor del país y “lo ha logrado con los distintos acuerdos comerciales que ha subscrito”.

Según Murillo antes de los ochenta lo que activaba el comercio era la “Guerra Fría con la venta de armas”, pero después de 1989 con la caída del Muro de Berlín, Estados Unidos retoma “la estrategia de acuerdos comerciales” con una serie de países latinoamericanos, lo que ha facilitado que se ubique como principal proveedor de productos.

Matriz productiva afecta

La demanda de productos importados respecto a los nacionales “ha crecido desde hace décadas, porque se ha mantenido una matriz productiva que exporta pocos productos con valor agregado y hay un alto consumo de productos con valor agregado”, expresó Murillo.

Respecto al cambio en los patrones de consumo que tiene la población en Nicaragua, Murillo explicó que se dan de acuerdo con la oferta y la demanda que se va generando.

Refirió que “en la actualidad cambian cada dos años, debido a los efectos de la globalización, anteriormente era cada cinco años, ahora se están modificando bastante”, analizó.

Según Nielsen, empresa consultora en temas de consumo, el comportamiento del consumidor es una variable que depende tanto de procesos mentales y psicológicos que suceden en la mente de un comprador, como de diversos factores como la cultura, el estilo de vida de la persona y su entorno, además de la personalidad y la edad.

Lea además:
BCIE suelta a Nicaragua más préstamos millonarios

Es así que cuando se da una alteración en alguno de estos factores, puede suceder que el comportamiento cambie y el individuo opte por un producto y no por otro.

Tomando como referencia los estudios de Nielsen, en 2017 Nicaragua se ubicó como el país que más creció a nivel de consumo en la Región Centroamericana.

El incremento fue en 5.9 por ciento, seguido de Costa Rica que lo hizo a un ritmo de 5.3 por ciento, mientras que en Guatemala se experimentó una disminución del 1.4 por ciento.

Libre Comercio

Rosendo Mayorga, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN), aseguró que los Tratados de Libre Comercio han venido a agilizar el intercambio comercial entre los países, abaratando los precios de los productos y a la vez han forzado a ser más eficientes con la calidad de los productos nacionales.

Mayorga refirió que el objetivo de los Tratados de Libre Comercio es mantener un balance entre los países que los suscriben de manera que ambos aprovechen los beneficios.

Añadió que algunos productos que están entrando a Nicaragua libres de arancel también se producen en el país, entonces hay que buscar la forma de que los nacionales “salgan a igual precio o de mejor calidad que los importados”. Mayorga insistió en que los acuerdos comerciales “vienen a mejorar nuestra eficiencia y calidad en los productos”.

Lea también: Nicaragua busca establecerse como destino turístico en Alemania

Según el presidente de la CCSN, entre los productos que se traen del exterior hay algunos que no se elaboran en Nicaragua, por lo que deben ser adquiridos en el mercado internacional y “mientras no veamos a ningún empresario nicaragüense tratando de darle valor agregado o de producirlos en el país siempre vamos a estar importándolos” hasta que industrialicemos el país se va a ver la diferencia, enfatizó Mayorga.

Riesgo de desplazar a productos nacionales

A la necesidad de comprar artículos que no se producen en el país hay que sumarle según Nielsen que las marcas multinacionales y globales han ganado el corazón y la mente de los consumidores, pues el mundo es “cada vez más global”.

Además las marcas están disponibles a través de internet y las percepciones en torno a la calidad, la frescura y la confianza están firmemente arraigadas en productos producidos a nivel mundial. Esto obliga a las marcas locales a aumentar sus esfuerzos en fabricación, distribución y promoción para competir con sus contrapartes globales.

Las preferencias

La encuesta Global, de la consultora Nielsen sobre “Origen de Marca”, publicada en 2017, destaca las preferencias de los consumidores hacia productos fabricados por grandes marcas multinacionales, frente a productos locales.

Destaca los lácteos y alimentos frescos como dos bastiones de marcas locales “dado el deseo de los consumidores de comprar productos perecederos lo más cerca posible de la fuente y su preocupación sobre la frescura y la calidad”.
Según Nielsen, los latinoamericanos prefieren marcas locales cuando se trata de la compra de alimentos frescos, como leche, manteca, quesos y yogur; mientras que prefieren las globales cuando se trata especialmente de productos para bebés (como pañales y alimentos de fórmula).

Nicaragua vende
café en bruto e importa celulares, vende carne de ganado vacuno
y compra carros”.
Luis Murillo, economista