Grupos financieros quieren comprar el Banco de Finanzas de Nicaragua

Al menos cuatro grupos financieros, en su mayoría hondureños, estarían haciendo ofertas de compra a los dueños del Banco de Finanzas (BDF)

BDF, Nicaragua, Banco de Finanzas de Nicaragua

Maqueta del nuevo edificio corporativo del BDF. Cortesía

Al menos cuatro grupos financieros, en su mayoría hondureños, estarían haciendo ofertas de compra a los dueños del Banco de Finanzas (BDF), cuyo accionista mayoritario es el empresario panameño Stanley A. Motta, según confirmaron a LA PRENSA distintas fuentes conocedoras del tema, que prefirieron no ser citadas.

“Hay interesados en comprar el banco en su totalidad… hay gente interesada en comprar el banco”, afirmaron varias fuentes, quienes no creen que sea Motta quien haya puesto en venta sus acciones en el BDF, tal como se ha comentado en el seno empresarial y financiero.

LA PRENSA intentó en reiteradas ocasiones vía correo electrónico, llamadas y visitas a las instalaciones centrales del BDF conversar con Juan Carlos Argüello, gerente general del BDF, sobre este tema, pero no respondió los llamados hasta el cierre de esta edición.

Le puede interesar: BCIE-BDF renuevan línea de crédito

LA PRENSA se contactó vía telefónica con el empresario Juan Bautista Sacasa Gómez, accionista y presidente de la junta directiva del BDF, quien aseguró que llevaba más de diez días fuera de la oficina por situación médica y aseguró que desconocía dicho tema. De hecho, indicó que le sorprendía la información, pero que consultaría con Argüello. Sacasa no negó ni confirmó dicha información.

Entre los accionistas de este banco también está el Instituto de Previsión Social Militar, que es propiedad del Ejército de Nicaragua y que tiene a su cargo la administración de la asistencia social de los miembros del cuerpo castrense y de sus familiares.

Grupos callan

Entre los interesados estaría el Grupo Atlántida, que en noviembre del año pasado recibió la aprobación de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) para operar como banco en Nicaragua, bajo la figura de sociedad anónima la que debía estar constituida en un plazo de 180 días.

Lea además: Bancos de Nicaragua obligados a cerrar cuentas de Roberto Rivas

Atlántida, de capital hondureño, actualmente está en proceso de expansión en Centroamérica. Además de Nicaragua, dicho banco está en El Salvador y Honduras, su casa matriz.
LA PRENSA contactó con la casa matriz de Atlántida, en Honduras, y ellos pidieron que se enviara las consultas a Gabriela María Delgado, gerente de Imagen Corporativa en Banco Atlántida, pero no respondió las consultas.

También se habló con Carlos Girón Valladares, gerente de Mercadeo e Imagen Corporativa en Banco Atlántida, en Honduras, pero dijo que en ese momento no podía atender, ni dar información al respecto.

Otros de los grupos que también estarían haciendo oferta de compra son Grupo Terra y el Grupo Financiero Ficohsa, a cuyos representantes se les envío consultas vía correo electrónico la semana pasada.

En Nicaragua el Grupo Terra opera con las distribuidoras de combustible UNO. Fernando Cáceres, gerente de marca de UNO de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, respondió: “No tengo ningún conocimiento del tema de dicha transacción”.

Lea también: Bancos nicaragüenses niegan relación con lavado de dinero en Guatemala

Terra, de capital hondureño, tiene negocios principalmente en el área inmobiliaria, aeropuertos, energía y petrolero. Tiene presencia en toda Centroamérica, así como Colombia y Perú, según se lee en el sitio web del grupo empresarial.

LA PRENSA contactó con la oficina de mercadeo y relaciones públicas del Banco Ficohsa en Nicaragua, pero aunque se envió la consulta vía correo electrónico, hasta este lunes no se obtuvo una respuesta.

BDF, banco en crecimiento

El interés de adquirir el BDF, según coincidieron las fuentes vinculadas al sector bancario y empresarial, es porque este tiene oportunidad de crecimiento no solo en Nicaragua sino también a nivel regional, donde aún no tiene presencia.

Fundado en Nicaragua el 2 de junio de 1992, a finales de 2006, el Grupo ASSA de Panamá adquirió una participación mayoritaria del banco, “fortaleciendo así su presencia en Nicaragua y expandiendo sus horizontes de crecimiento hacia Centroamérica”, según se lee en el sitio web del BDF.

Le puede interesar: ¿Por qué fracasan las pymes de Centroamérica al pedir crédito al banco?

El Grupo ASSA es accionista mayoritario de Grupo BDF, con una participación accionaria de 59.60 por ciento y el resto de las acciones se reparte entre inversionistas privados e institucionales, según el último reporte de Fitch Ratings publicado en febrero pasado.

“Es el único banco con el que se puede crecer en Nicaragua. Ya todos son grandes y están en Centroamérica. Tendrían que comprar toda Centroamérica”, dijeron las fuentes y recordaron que ProCredit, que es otro banco con potencial de expansión, ya fue adquirido por el Grupo Pellas.

Fitch ratifica crecimiento

En su última evaluación, el pasado 22 de febrero, la calificadora de riesgo Fitch Ratings asignó la nota AAA a largo plazo con perspectiva estable y F1+ a corto plazo.

Hasta septiembre de 2017, el BDF representaba el 28 por ciento de los activos totales del Grupo ASSA, según Fitch. Los activos totales del BDF ascendieron a 24,108 millones de córdobas, superior a los 21,802 millones de córdobas acumulados hasta diciembre de 2016.

Lea más en: Hogares depositaron a menor ritmo dinero en el sistema financiero nacional

Además en el periodo de referencia su patrimonio ascendía a 2,172 millones de córdobas, ligeramente superior a los 2,038 millones al término de 2016.

“A septiembre de 2017, el deterioro de la cartera de préstamos era razonable de 1.21 por ciento (2016: 1.3 por ciento), considerando su orientación hacia el sector minorista. BDF mantiene coberturas de reservas adecuadas para créditos vencidos, aunque está por debajo del promedio del sistema financiero”, indica.

“Para 2018, BDF proyecta mejorar sus niveles de rentabilidad centrándose en el crecimiento moderado de su cartera de préstamos repartido casi equitativamente en los diferentes segmentos. El banco prevé mantener la mezcla de negocio actual, con participación en el segmento de vivienda, suficiente para sostener una participación de mercado alrededor de 30 por ciento y conservar su liderazgo”, afirma Fitch en su reporte.

Lea además: Papeles de Panamá: EE.UU. pide información a bancos

El BDF está orientado principalmente al mercado de consumo y pequeños negocios. Hasta septiembre del año pasado, este banco ocupaba la cuarta posición dentro del sistema bancario nicaragüense, con participaciones de mercado por activos y pasivos de 10.5 por ciento y 10.7 por ciento, respectivamente.

“El fondeo del banco se basa principalmente en los depósitos del público que, si bien están creciendo, lo hacen a un ritmo menor que los préstamos, manteniendo el mismo comportamiento que el sistema financiero local”, indica Fitch.

Gerente del BDF no da su versión

Conocer la versión oficial del Banco de Finanzas ha sido casi imposible, porque desde que se conoció la noticia, se buscó al gerente general de esa entidad financiera, Juan Carlos Argüello, a quien también se le escribió por WhatsApp, pero solo leyó los mensajes y no contestó.

La semana pasada se le buscó en las oficinas centrales en Villa Fontana. Al llegar al edificio, la recepcionista consultó el motivo de la visita e inmediatamente tomó los datos del reportero y se los pasó a la asistente personal de Argüello.

Desde la recepción, la asistente de Argüello, que se identificó como Margarita Sánchez, dijo a LA PRENSA que Argüello no estaba y pidió información sobre la consulta que se le haría al gerente bancario.

Lea también: Tasas de interés, de cambio y comisiones por transferencias ACH en Nicaragua

Sánchez contestó: “Déjeme sus datos para decirle a él que se comunique con usted, porque él no se encuentra ahorita y no tengo información a qué hora regrese”.

Al notificarle a Sánchez que LA PRENSA esperaría la llegada de Argüello, minutos después la asistente llamó a la recepción notificando que este no llegaría en todo el día.