Día de la Mujer en Nicaragua “está teñido de sangre”, aseguran defensoras

Este 8 de marzo mujeres demandan investigación, sanción y registro adecuado de los femicidios

Las mujeres organizadas ejercerán su derecho a movilizarse este 8 de marzo y no descartan que el Gobierno vuelva a sacar a mujeres policías para impedirlo como pasó el 25 de noviembre del 2017. LA PRENSA/ARCHIVO

Una vez más, las mujeres de Nicaragua reciben este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer “teñido de sangre”, por la ola de femicidios y la saña con que se cometen. Esto “es grave”, considera la dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), Juanita Jiménez.

Contra la violencia de género las mujeres de Nicaragua este jueves alzarán sus voces durante la marcha conmemorativa a esta fecha, dijo Jiménez.

Las mujeres de Nicaragua se sumarán de forma simbólica al paro internacional “donde una de las demandas más grande a nivel mundial es la sanción adecuada, la investigación adecuada, y el registro adecuado de los femicidios como una de las violencias más graves que vulneran y que atentan contra la condición humana da de las mujeres”, afirmó la dirigente del MAM.

El Observatorio Voces de Católicas por el Derecho a Decidir, que monitorea los temas de violencia y en particular los crímenes contra mujeres, registra en lo que va del año once femicidios, dos de los cuales han ocurrido en la primera semana de marzo.

Esto lleva a Jiménez y a la también defensora de mujeres Azahálea Solís a cuestionar declaraciones que en recientes días hizo la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, quien afirmó que en Nicaragua es donde menos mujeres son asesinadas en relación al resto de la región.

Jiménez consideró que con esto Murillo minimizó los hechos de violencia extrema contra las mujeres en el país. “O sea, somos el primer país entre los peores, es lo que está comparando y esa es una forma de descalificar también la vida y el derecho de las mujeres y es una ofensa para los familiares de las víctimas”, sostuvo Jiménez.

Solís criticó que “no podemos caer en el simplismo de que somos el país más seguro de Centroamérica, cuando en realidad lo que somos es el menos inseguro”.

“O decir no es tan complicado lo que pasa en Nicaragua, porque en Honduras o en El Salvador pasan más, pues ni Honduras, ni El Salvador tienen las circunstancias históricas que ha tenido Nicaragua, entonces es lógico que sea distinto”, expresó Solís.

“No podemos vanagloriarnos de que son pocos los femicidios es que no debería ocurrir la barbarie que ocurre constantemente”, dijo Solís, quien recordó que en los últimos meses en distintas ocasiones se han registrado tres femicidios en 72 horas en el país.

Y “lo dramático”, para ella, es que las detenciones de femicidas no estén en igual proporción con los femicidios registrados.

Violencia de género y pobreza en Nicaragua

Solís estimó que hay un femicidio de Estado por la destrucción de la Ley 779, Contra la Violencia Hacia la Mujer, el sistema de atención integral y de las Comisarías de la Mujer y la Niñez

11
femicidios han ocurrido en Nicaragua entre enero y lo que va de marzo del 2018, según los registros del programa Voces de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, aseguró Magaly Quintana.

Violencia en impunidad

Yamileth Mejía, integrante del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), dijo que este 8 de marzo las mujeres harán evidente “todas las barbaries que están cometiendo contra las mujeres y que quedan en total impunidad porque hay un Gobierno que les da permiso a los hombres para hacerlo”.

Recordó que las mujeres contaban con una de las mejores leyes a nivel Latinoamericano, que protegía a las mujeres y a la fecha está “casi desaparecida”, por decretos presidenciales.

“Al presidente parece que le dio la gana hacer cambios en la tipificación de delitos cono el femicidio, ahora aparecen más mujeres muertas”, sostuvo Mejía.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: