Gobierno prepara mapa de violencia de género en Nicaragua

La ocurrencia de doce femicidios en menos de tres meses del 2018 parece haber sensibilizado al Gobierno, que anunció que preparará un mapa de la violencia de género y un documento “con los signos más comunes de la violencia”

Marcha del silencio en contra de crímenes hacia las mujer por movimientos de mujeres que piden que se haga justicia. Jader Flores/ LA PRENSA.

La ocurrencia de doce femicidios en menos de tres meses del 2018 parece haber sensibilizado al Gobierno, que anunció que preparará un mapa de la violencia de género y un documento “con los signos más comunes de la violencia”.

Un día después de ocurrido el femicidio de Johana Meza Morán, originaria de la comunidad Guácimo, en Santa María de Pantasma, Jinotega, perpetrado por su pareja Noel Cruz, la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, dijo observar “señales” que le preocupan.

“Aquí estamos viendo señales que nos preocupan, doce decían esta mañana en estos primeros meses del año”, afirmó Murillo. Pero a mediados de junio del año pasado el Gobierno promovió un paquete de reformas ante la Asamblea Nacional, y una de las leyes afectadas con las reformas fue la 779, Ley Integral Contra la Violencia Hacia la Mujer.

Le puede interesar: En Nicaragua uno de cada diez femicidios se comete contra una niña

En esa ocasión las organizaciones defensoras de mujeres, entre ellas la Red de Mujeres Contra la Violencia, demandaron a los legisladores detener el proceso de las reformas, pues les advirtieron “que la aprobación de la misma provocará indefensión e impunidad en los casos de violencia contra las mujeres, especialmente en los femicidios”. Y eso ha ocurrido.

Ahora Murillo anunció que los ministerios de la Familia y Salud preparan un folleto “que distribuiremos por miles, donde prevengamos sobre los signos y señales de violencia, de irrespeto, que pueden indicar una ruta hacia violencia y hacia violencia fatal o femicidio”.

Mientras la Policía, dijo, trabaja “en un mapa de la violencia machista en nuestro país, sobre todo cuando tiene consecuencias fatales para las mujeres”.

Lea además: Día de la Mujer en Nicaragua “está teñido de sangre”, aseguran defensoras

“Esto es muy importante porque es crear las alertas en nosotras las mujeres para identificar esas señales de alarma, esos signos de alerta que nos pueden proteger”, afirmó Murillo.

Es de destacar que fue desde la Policía que empezaron a promover que los crímenes contra mujeres únicamente serían considerados femicidios cuando fuesen cometidos dentro del ámbito privado, posteriormente fue suspendida la atención especializada a través de las Comisarías de la Mujer e igual la atención integral de las víctimas de violencia.

Murillo: menos crímenes que en otros países

Murillo siguió este viernes con su discurso de comparar las cifras a lo interno con las registradas en otros países.

“Gracias a Dios no tenemos las cifras de otros países, incluso del primer mundo. Vimos este jueves (8 de marzo) grandes movilizaciones en España por ejemplo, en Argentina, países mucho más grandes y con mejores condiciones de vida donde se denuncian crímenes contra las mujeres todos los días”, manifestó la también primera dama.

Lea también: Mujeres de Estelí son víctimas de la violencia

Murillo alegó que atenderán la problemática con educación, para lo cual una vez más buscarán apoyo de las iglesias, pues la Policía además de la parte investigativa y de captura del sospechoso, en estos casos “no podemos entrar, es el círculo íntimo, el círculo de la familia con derecho a la privacidad, pero sí podemos educarnos en la escuela y educarnos en la comunidad”.

No obstante, las organizaciones defensoras de mujeres han denunciado de forma reiterada que en la mayoría de los casos de femicidio la víctima había denunciado a su agresor o victimario por violencia, como sucedió con el caso de la víctima de Pantasma, según conoció la organización Católicas por el Derecho a Decidir.

Buscan a sospechoso

En Pantasma, las autoridades policiales aseguraron que rastrean al principal sospechoso Noel Cruz, quien antes de quitarle la vida a Meza Morán habría sostenido una discusión porque ella quería separarse de él a raíz de las agresiones físicas y verbales que recibía.

Meza Morán tenía tres meses de embarazo y dos hijos, uno de nueve meses y una de cinco años. Según lugareños del Guácimo, la víctima tenía un año de convivir con Cruz y ya lo había denunciado en dos ocasiones por las agresiones.

Le puede interesar: Movimiento feminista critica a Rosario Murillo por ocultar femicidios

Además de Meza Morán, Cruz también convivía con otra mujer a la que igual agredía físicamente, sin embargo, se desconoce su identidad.

“Estamos consternadas por la muerte de Johana, quien había decidido salir de una relación tóxica, esperamos que las autoridades puedan hacer justicia y le den pronta captura al femicida”, manifestó Eyling Zárates Montenegro, activista de la Asociación de Mujeres Luisa Amanda Espinoza (Amlae), de Jinotega.

Alerta por femicidio

La Red de Mujeres del Norte de Pantasma declaró alerta roja tras el femicidio contra Johana Meza. “Esto es una gran barbaridad que nos da tanta tristeza y arrechura que hagan tanta grosería con los cuerpos de las mujeres, por eso decimos que el machismo mata, empobrece y embrutece, porque los hombres hacen cosas terribles que destruyen a la mujer, a la familia y a ellos mismos”, comentó Nely Palacios, de la Red de Mujeres.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: