Zona de Strikes: Jake Arrieta pretende resurgir en Filadelfia

Jake Arrieta es un buen lanzador, pero sus cifras indican que hay un claro descenso en su nivel de dominio. Los Filis sin embargo, creen que los ayudará

Yanquis y Boston

Edgard Rodríguez C.

A juzgar por lo que muestra su historia, los Cachorros de Chicago se hicieron de los servicios del tirador derecho Jake Arrieta en el momento correcto. Pero da la impresión también, que lo han dejado irse cuando debía.

Aunque nadie puede adelantar el futuro, hay una serie de indicadores que muestran el descenso del otrora “as” de Chicago, que ahora se une a los Filis, en una movida bastante inesperada por la situación de este equipo.

Hasta antes del 2014, Arrieta era un lanzador con solo una campaña de 10 triunfos en su carrera de cuatro años en las Mayores. Había conseguido 10-8 y 5.05 en 2011. Solo eso.

Lea también: ¿Cuáles son los agentes libres más atractivos en el mercado?

Después cayó a 3-9 y 6.20 en 2012 y tenía 1-2 y 7.28 en el 2013, cuando los Cachorros lo adquirieron a medio año. Así que fue normal el asombro que causó en el 2015.

Ese año fue el mejor. Tuvo 22-6 y 1.77 con 236 ponches en 229 innings. Su whip fue 0.86, con promedio de 94.6 millas por hora en su recta, todo bueno para un Cy Young.

En 2016 logró 18-8 y 3.10, aún en un nivel estelar. Y el año pasado bajó a 14-10 y 3.53. El descenso más visible fue en su recta: 93.7 millas en 2016 y 92.1 el año pasado.

Un bajón de esa magnitud por lo general tiene que ver con la salud del brazo. Quizá eso explica el nulo interés de los Cachorros de al menos una reunión con su exastro.

Hay una estadística que se llama FIP (Picheo Independiente del Fildeo) y que para los expertos evalúa con más precisión el dominio de un lanzador y Arrieta ha bajado.

Le puede interesar: Max Scherzer sigue brillante y Jake Arrieta en año difícil en Grandes Ligas

Mediante una fórmula (eso será para otra columna) se analizan aspectos que son de exclusiva responsabilidad del lanzador (jonrones, bases y ponches) y Arrieta no salen bien.

Entre 2015 y 2016, toleró 26 jonrones en 426 innings. El año pasado le dieron 23 en 168.1 episodios. Eso hizo que su FIP saltara desde 2.35 en el 2015 a 4.16 en el 2017.

Arrieta es todavía un buen lanzador, pero seguro no volverá a los niveles de antes, aunque para los Filis cualquiera ayuda es valiosa. Así Aaron Nola no estará solo.

Ahora, los Filis no son los Cachorros. Parecen lejos de ser un equipo contendor y tampoco el Citizen Bank Park es el Wrigley Field, un estadio considerado neutral. El de los Filis es amistoso para los bateadores.

Pero ya veremos qué sucede. Lo que sí es claro, es que Arrieta quizá no pueda hacerlo todo en la Ciudad del Amor Fraternal.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: