Mitrab y Policía desmantelan paro laboral en Alcaldía de Chichigalpa

Alcaldía de Chichigalpa y Ministerio del Trabajo pasan por alto fuero sindical y despiden a siete sindicalistas sandinistas bajo el argumento de promover huelga laboral

Abogado del Cenidh, Salvador Marenco. LA PRENSA/E. ROMERO

Con ayuda de la Policía Nacional y del Ministerio del Trabajo (Mitrab) en unas horas, la Alcaldía de Chichigalpa, Chinandega,  logró sofocar una protesta laboral que demandaba el cumplimiento de la cláusula 37, del convenio colectivo que reconoce un reajuste salarial de hasta el seis por ciento por el deslizamiento de la moneda.

El argumento de la alcaldesa sandinista, Fanny Sambrana,  para despedir a los sindicalistas fue «que fuimos nosotros los que levantamos a la gente», dijo Sánchez cuando indicó fue una decisión junto a los trabajadores después que «nos cercenó un derecho adquirido».

LEA: Demandan liberación de presos por protestas en Chichigalpa

«Están tocando la comida de nuestros hijos», denunció la sindicalista Indira Sánchez, quien dijo que «por eso decidimos hacer un levantón».Sánchez presentó una denuncia ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Mientras a tempranas horas del martes el Mitrab declaró ilegal la huelga y autorizó el despido de siete miembros del sindicato Medardo Soto, afiliado a la Central Sandinista de Trabajadores José Benito escobar pese a contar con fuero sindical, por la madrugada de este miércoles unos sesenta policías antimotines a empujones y de forma violenta les obligaron a retirarse a un grupo de trabajadores en su mayoría de mujeres que permanecían en los alrededores de la comuna.

«Los antimotines nos golpearon a ocho mujeres, andamos pruebas de los moretones donde nos golpearon, decidimos retirarnos y vamos a las vías legales», dijo Sánchez, quien reconoció que pese a solicitar una inspección del Mitrab en tres ocasiones, los inspectores del trabajo acudieron pero para respaldar la posición de la parte empleadora.

«Ella dijo que era orden del Gobierno»

«Ella dijo que era orden del Gobierno, orden de la compañera Chayo y Daniel Ortega, que era orden de ellos que nos echaran los antimotines y nosotros gritábamos, decíamos que no éramos delincuentes (… ) y todos sandinistas y militantes y vea con qué nos salió la señora que según es sandinista, que mire, ni lo creemos», sostuvo Sánchez, tras insistir «nos sacaron como que éramos delincuentes, si apenas éramos como 18 que quedamos en la noche resguardando y nos cayeron como sesenta antimotines».  Sánchez, quien lamentó que incluso un jardinero que es sordomudo fue golpeado a garrotazos.

Sánchez indicó que demandan la destitución de la alcaldesa  Sambrana, así como del vicealcalde Henry Solís el vice y del funcionario Alejandro Espinoza.

«Están criminalizando la huelga, en vez de proteger a los trabajadores», cuestionó el abogado del Cenidh, Salvador Marenco, quien expuso que el Mitrab mostró beligerancia cuando lo denunció la patronal y se personaron de inmediato a las instalaciones el mismo día de la huelga, la declararon ilegal y aprobaron el despido.

LEA: En Nicaragua se criminaliza la protesta laboral

«Ahí podemos ver un trato desigual, un trato arbitrario, un trato ilegal que los pone en situación de vulnerabilidad», expuso el abogado del Cenidh.

Sánchez afirmó que también hay otras demandas como que los trabajadores del plantel no tienen ni escobas, trabajan con botas rotas y los camiones circulan con llantas malas «es un atentado que ellos anden así».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: