Cámara empresarial: control de redes sociales serían un golpe para el libre comercio

La presidenta de Amcham, María Nelly Rivas, dijo que no respaldan que haya regulaciones de parte del Estado a las informaciones en las redes sociales.

AmCham, Nicaragua, Nica Act

María Nelly Rivas, presidenta de Amcham. LA PRENSA/U. MOLINA

La presidenta de Amcham, María Nelly Rivas, dijo que no respaldan que haya regulaciones de parte del Estado a las informaciones en las redes sociales, ya que supondría un daño al comercio de las empresas nicaragüenses.

“La misión de Amcham es promover el comercio y la inversión entre los Estados Unidos de América y Nicaragua a través del libre comercio, el libre mercado y la libre empresa. En la actualidad las redes sociales son parte esencial del mercadeo y la promoción de las empresas”, afirmó Rivas.

Rivas recomienda que lo que debe existir en las redes sociales es una autorregulación.

“A nivel internacional las redes mismas han establecido acciones de autorregulación. Debe ser responsabilidad de cada persona u organización la veracidad de la información publicada”, afirmó la presidenta de Amcham.

Lea también: Obispo Báez: “Estado no debe erigirse como árbitro moral” en el uso de las redes sociales

Ni Amcham ni el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) han sido invitados por los diputados al proceso de consulta que iniciaron esta semana para luego proponer reformas a varias leyes, con el objetivo de controlar o penalizar las publicaciones en las redes sociales.

“Hasta el momento no hemos sido invitados”, afirmó a LA PRENSA el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, vía mensaje de texto.

La Presidencia y los diputados del FSLN han afirmado que las modificaciones al marco jurídico serán resultado de un “debate nacional” al cual convocarían, además de las instituciones públicas, a representantes de los grupos religiosos católicos, evangélicos, sector privado y movimientos sociales.

Sin embargo, hasta ahora, los únicos, a excepción del Estado, que confirmaron que fueron convocados son los representantes de diferentes denominaciones evangélicas.

El cardenal Leopoldo Brenes y el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio José Báez, no han sido invitados a la consulta.

El argumento oficial para regular las redes es que se ocupan para denigrar, hacer bullying y transmitir noticias falsas; sin embargo, son los medios que controla el Gobierno los que más incurren en esa práctica.

Lea además: Al controlar las redes sociales Nicaragua se igualaría a regímenes totalitarios

“Son medios de comunicación que muchas veces contradicen y ponen en entredicho las políticas del Gobierno. Por ejemplo, aquí cuando el Gobierno dice que hay que hacer campaña en defensa de la dignidad de las mujeres en las redes sociales eso tendría coherencia, si y solo si, todos los medios de comunicación afines al Gobierno se mostraran un comportamiento ético, con ese comportamiento respetuoso de los derechos humanos de todas las personas y sobre todo las mujeres”, dijo el académico y experto en temas de Educación, Adrián Uriarte.

“En la práctica vemos que hay todo un discurso que lo que promueve es denigrar la imagen y la reputación de las mujeres en este país y esto queda en la impunidad, hay una incongruencia, un doble discurso entre lo que dice el Estado y lo que hacen los medios de comunicación afines al Gobierno”, resaltó Uriarte.

Los montajes del Gobierno

Uno de los argumentos enarbolados desde el Gobierno para dar pie al debate sobre la regulación de las redes sociales son las “noticias falsas” o montajes informativos que desde perfiles anónimos circulan en las redes sociales. Sin embargo, la política de Comunicación del Gobierno, controlada directamente por la primera dama y actual vicepresidenta designada por el poder electoral, Rosario Murillo, se ha caracterizado por llevar a cabo montajes informativos con el fin de revertir la opinión pública sobre eventos concretos. Estos son algunos ejemplos.

El meteorito: una poderosa explosión sacudió la noche de Managua el 6 de septiembre del 2014. El Gobierno aseguró que el incidente se debió a la caída de un meteorito. Agencias espaciales internacionales y expertos mundiales desmintieron esta versión. Tres años después, el Gobierno asegura que siguen investigando el incidente.

Impuesto de rodamiento: en noviembre del 2017, el Gobierno propuso un incremento de hasta un tres mil por ciento en el impuesto de rodamiento vehicular. La propuesta fue introducida en el sistema de la Asamblea Nacional. Sin embargo, cuando la misma fue revelada, provocando un rechazo general, el Gobierno negó que existiese dicha propuesta y poco después mandó a eliminar todo rastro de su existencia en el sistema parlamentario.

El Gran Canal: el Gobierno de Nicaragua y el inversionista chino Wang Jing iniciaron en diciembre del 2014, con un acto colorido en Rivas, el inicio de las obras del Canal Interoceánico, las que deberían estar concluidas, en su primera etapa, cinco años después. Tres años han pasado desde la inauguración y los animales pastan con tranquilidad en las zonas donde debería estarse desarrollando la denominada “mayor obra de ingeniería en el mundo”.

Las elecciones: los comicios nacionales del 2017 y municipales del 2017 se han caracterizado por un abstencionismo, que de acuerdo con organizaciones civiles y especialistas electorales, habrían superado el 60 por ciento. Sin embargo, el Gobierno aseguraba que se registraron “niveles de participación históricas” en las votaciones.

Lea también: Made in Nicaragua: Casos absolutamente insólitos que ocurrieron aquí

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: