Galería | Managua, la ciudad plagada de árboles de la vida

Cada uno de los árboles de la vida, según cálculos estimados, gasta 1.7 millones de córdobas al año en energía. La factura la pagan los nicaragüenses.

Árboles de la vida en Managua. LA PRENSA

Los árboles de la vida están en todos lados. Pulseras, monumentitos, plazas, avenidas, rotondas, altares católicos, acompañando a Sandino en la Loma de Tiscapa, adornando las paredes de las instituciones del Estado y una vez hasta dibujaron uno en la tradicional Antorcha Centroamericana que recorre la región en septiembre.

Los árboles de la vida son árboles que no florecen y que no tienen vida. No crecen y no protegen de la lluvia. Están ahí, estáticos y coloridos, “decorando” Managua y gastando energía, según han criticado expertos del sector energético.

A la capital llegaron en 2013. Según publicaciones de LA PRENSA, en aquel entonces la vicepresidenta designada Rosario Murillo dijo en su acostumbrada intervención telefónica de mediodía que incluso desde África habían traído obsequios y “otras propuestas de árboles de la vida que responden a la cultura africana”.

En pleno 2018 hay más de 140 en toda la capital. Trabajadores de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), quienes se encargan de fabricar e instalar las estructuras, dijeron que cada una de ellas cuesta 25 mil dólares. Y no se necesita ser un genio para saber que 140 multiplicado por 25 mil es mucho dinero: 3 millones 500 mil dólares, para ser exactos. Esto en Nicaragua, un país de muchas necesidades. El país más pobre de América Latina, después de Haití.

Árboles de la vida en Avenida Bolívar. Uriel Molina/LAPRENSA


La Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) es la encargada de fabricar los árboles de la vida. En plena Avenida Bolívar está el taller. Enatrel también los instala. Sin embargo, los gastos de energía de los árboles corren a la cuenta del Presupuesto de Ingresos y Egresos de la Alcaldía de Managua.

 

En 2014, cuando se anunció que en Managua habría un total de 94 árboles de la vida, LA PRENSA consultó a expertos del sector energético y estos aseguraron que esta cantidad de árboles iban a consumir 20 millones 586 mil kilovatios hora de energía eléctrica, por lo cual se pagarían unos 162.6 millones de córdobas al año. Cada árbol, según cálculos estimados, gasta 1.7 millones de córdobas al año. Esta cantidad, multiplicada por 140 —que es el total de árboles que hay en Managua actualmente— equivale a 242.2 millones de córdobas al año en energía.

Cada uno de los árboles de lata mide unos 14 metros de alto y 6 de ancho y tiene entre 15,000 y 17,000 bombillos. Según expertos consultados, cada una de estas estructuras de metal puede costar unos 25 mil dólares. En esta cantidad, se incluye gastos de transporte, mano de obra y material. Pero no incluye vigilancia, ni mantenimiento ni gasto energético.

En una entrevista a Revista Domingo publicada en 2014, la especialista Addis Díaz Cárcamo, aseguró que, las volutas o “partes enrolladitas” que forman el árbol “tienen un centro y ese centro también podríamos decir que es el ojo de Horus. Eso nos somete a otro tipo de lectura, porque Horus es el ojo que todo lo ve, el ojo del misterio”.

 

Las estructuras de metal colocadas en Managua se asemejan a “El Árbol de la vida” (1905), uno de los cuadros más famosos del pintor austríaco Gustav Klimt. Además, el árbol de la vida es uno de los símbolos más importantes de la Cábala. Está compuesto por 22 senderos (que corresponden a las 22 letras del alfabeto hebreo) y 10 esferas, llamadas sefirot. Las sefirot, según el Sefer Yetzirah —uno de los libros más importantes sobre la Cábala—, son emanaciones de energía del Dios creador.

 


Lea también: La nueva cara de los parques de Managua


 

Al principio, en Managua solo se colocaban árboles de la vida de color amarillo, pero en los últimos años en la Avenida Bolívar y el Paseo de los Estudiantes, hay también árboles rojos, azules, rosados, morados, verdes, celestes y rojos. 

 

Al principio adornaban algunas avenidas y plazas de Managua. Sin embargo, también han sido utilizados para decorar altares cristianos durante las celebraciones de diciembre; también forman parte de la papelería oficial del Frente Sandinista, se usan en camisetas en las celebraciones del 19 de julio y unas versiones en miniatura se encuentran en algunas instituciones del Estado. Pero la más reciente polémica fue un vestido diseñado para Miss Nicaragua inspirado en un árbol de la vida.


Lea también: Moda a lo Rosario Murillo


 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: