Una investigación filológica de Azul…

Zepeda-Henríquez, de larga y reconocida trayectoria en el culto intelectual a Darío, inicia su “Prólogo en dos lenguas”, aclarando: “Este es un trabajo de artesanía, sin trampa ni ordenador (léase computadora)

Anticipándose al 130 aniversario de la primera edición de Azul… (Valparaíso, Tipografía Excelsior, 1888), el académico, poeta, crítico y estudioso rubendariano Eduardo Zepeda-Henríquez (Granada, Nicaragua, 1930) publicó el año pasado una excelente investigación filológica. La Editorial Verbum, de Madrid, lo incluyó dentro de su colección Ensayo y consta de 210 páginas.

La imagen de la carátula es un retrato de Darío, trazado a plumilla por el ilustrador español Enrique Ochoa (Puerto de Santa María, Cádiz, abril, 1891-Palma de Mallorca, septiembre, 1978).

Puede leer: 10 curiosos momentos del entierro de Rubén Darío

En cuanto a sus fuentes, suman más de 250 las obras de autoridades en lengua española y francesa, y de autores griegos y latinos citados, más otros autores que se aducen en lenguas inglesa e italiano.

Además, fuera de los diccionarios y glosarios que se utilizan en los respectivos apartados, el autor tuvo a la vista el Dictionaire Anglais-Francais / English and French Dictionary (1844), aparte del diccionario de l’Académie Francaise (1694-1932) y del indispensable del inglés de Webster.

Léxico exótico y de autores franceses

Zepeda-Henríquez, de larga y reconocida trayectoria en el culto intelectual a Darío, inicia su “Prólogo en dos lenguas”, aclarando: “Este es un trabajo de artesanía, sin trampa ni ordenador (léase computadora).

Lea además: Azul, de Rubén Darío, será traducido al coreano

Se trata de notas que no son marginales, y cuyo medio de expresión está cuidado en el sentido de estilo. Un amigo las llamó ‘mini-ensayos’; yo las llamaría ensayos mínimos”.

Así, el léxico —que suma unas 200 entradas por orden alfabético— queda autenticado por dos caracteres modernistas, a saber: por su origen en vocabularios de autores franceses de la época (ananke, autumnal, céfiro, citizo, guarnida, hímnica, etc.); o bien por su precedencia exótica (como búfalos americanos, kanguro, Ramayanas, faquir, seda del Japón, Rajah, etc.).

Nota precedente

Una nota del suscrito precede este trabajo excepcional que apenas tiene de antecedente los ensayos —modelos de erudición— del dariano argentino Arturo Marasso (1890-1970).

Lea también: Rubén Darío su muerte, causas y circunstancias

Se titula “Zepeda-Henríquez / Pionero de la mitografía nicaragüense” y en ella destaco su aporte como introductor en Nicaragua de la Estilística y su coautoría con Julio Ycaza Tigerino del Estudio de la poética de Rubén Darío (1967), obra cumbre para la época.

Además, reconozco la calidad de su libro identitario Mitología nicaragüense (1987 y 2003), presidido por la articulación orgánica y la lucidez analítica del autor. Un libro que, como afirmó Álvaro Urtecho, es “el primer intento riguroso de fundamentar una filosofía del mito en nuestro país”.

Orgullo de Nicaragua

Admira el sabio despliegue erudito de esta obra insólita en nuestro medio, escrita por Zepeda-Henríquez, quien el pasado 6 de marzo cumplió 88 años. No todos los días a esa edad un escritor publica una obra como la presente.

En realidad, Zepeda-Henríquez mereció el reconocimiento de nuestro gobierno que le otorgó en 2017 el diploma Orgullo de Nicaragua.

*Académico e historiador

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: