Los Pipitos diseñan guía para mejorar la educación inclusiva en Nicaragua

La Asociación de Padres de Familia con Hijos con Discapacidad, Los Pipitos, desarrolla un par de guías metodológicas para las familias y para los maestros de primero y segundo grado, con el objetivo de lograr una verdadera educación inclusiva en el país

Los Pipitos también impulsan la campaña Toquemos la Campana por la Educación Inclusiva en el mundo. LA PRENSA/I.MUNGUÍA

En Nicaragua –como en el resto del mundo– solamente uno de cada diez menores con discapacidad asisten a la escuela regular, por lo que la Asociación de Padres de Familia con Hijos con Discapacidad, Los Pipitos, desarrolla un par de guías metodológicas para las familias y para los maestros de primero y segundo grado, con el objetivo de lograr una verdadera educación inclusiva en el país.

La subdirectora ejecutiva de Los Pipitos, Rosa Romero, explicó que la educación inclusiva es parte de un proceso de inclusión social que inicia en la casa, ya que muchos padres de familias con hijos con discapacidad no los envían a clases. Por otro lado, en la escuela los maestros no tienen la capacitación necesaria para enseñarles.

“La primer guía está dirigida a docentes de primero y segundo grado, esta les provee a ellos mayor facilidad para hacer las adecuaciones curriculares y que puedan integrar en sus aulas de clases a personas con discapacidad. La otra guía se llama La Familia Educa y es una herramienta para padres de familias para que puedan desarrollar con sus hijos habilidades para la vida”, expresó Romero.

Le puede interesar: Educación inclusiva aún no avanza en Nicaragua

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la lucha por una educación inclusiva y de calidad se basa en el derecho de todos a recibir una educación que promueva el aprendizaje durante toda la vida. “Un sistema educativo es de calidad cuando presta atención a los grupos marginados y vulnerables y procura desarrollar su potencial”.

Aunque la guía metodológica aún no está lista para publicarse, ya se realizó un proyecto piloto en los centros educativos Roberto Clemente y Vicente Giuliani del municipio de Ciudad Sandino, en Managua, donde los maestros aplicaron la guía para validarla.

Una de las maestras que participó en el proyecto piloto fue Maribel Tinoco, quien asegura que fue una experiencia enriquecedora ya que le permitió adecuar sus planes de trabajo en base a las necesidades de los estudiantes.

“A mí me vino a fortalecer mi plan de trabajo diario y contextualizar a las necesidades del niño y la niña con diferentes capacidades y ritmos de trabajo. Entonces, la guía que me facilitaron para hacer esas actividades, estas estratégias metodológicas, para niños con discapacidad me vino a fortalecer y evidencia que los niños, (independientemente de) cual sea su discapacidad, pueden salir adelante”, dijo Tinoco.

Lea también: Sordos luchan por educación inclusiva

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: